Ataque isquémico transitorio (AIT)

Última actualización febrero 2021 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Peter Rippey, MD, CAQSM

¿Qué es un ataque isquémico transitorio (AIT)?

Un ataque isquémico transitorio (AIT) es un accidente cerebrovascular. Se considera un accidente cerebrovascular «de advertencia». Durante este tipo de accidente cerebrovascular, el flujo de sangre al cerebro se bloquea durante unos minutos a unas horas. El tiempo medio es de un minuto. La mayoría de los síntomas desaparecen en 24 horas. Eso es mucho menos que un accidente cerebrovascular importante. Por lo general, no hay daños a largo plazo después de un AIT. Este tipo de accidente cerebrovascular aumenta significativamente el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular grave.

Síntomas del ataque isquémico transitorio (AIT)

Los síntomas de un AIT son similares a los de un accidente cerebrovascular grave. Estos incluyen:

  • Debilidad/pérdida de sensibilidad en la cara, el brazo o la pierna
  • Los síntomas aparecen en un lado de su cuerpo
  • Dificultad para sonreír o hablar
  • Confusión
  • Dolor de cabeza intenso y repentino
  • Dificultad para caminar o mantener el equilibrio

¿Qué causa el ataque isquémico transitorio (AIT)?

La causa de todos los accidentes cerebrovasculares es la reducción o pérdida del flujo sanguíneo. La causa más común es un coágulo de sangre. Esto es lo mismo para un accidente cerebrovascular grave. Los coágulos sanguíneos son causados por la acumulación de colesterol. Cuando el colesterol bloquea las arterias, forma un coágulo de sangre. Finalmente, el coágulo se suelta. El coágulo viaja a su cerebro. Ahí es donde ocurre el AIT. Controlar sus niveles de colesterol a través de la dieta, el ejercicio y los medicamentos reduce su riesgo.

Otras afecciones médicas pueden aumentar sus probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular. Estas incluyen presión arterial alta, diabetes y obesidad. Los cambios en el estilo de vida pueden reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Estos incluyen no fumar y limitar el consumo de alcohol. Entre los demás riesgos están la edad, la herencia, el género y la etnia. Si ha tenido un accidente cerebrovascular, tiene un mayor riesgo de padecer otro.

¿Cómo se diagnostica el ataque isquémico transitorio (AIT)?

Es difícil distinguir un AIT de un accidente cerebrovascular grave mientras está sucediendo. La conciencia de uno mismo es importante. También es importante llegar a un hospital o llamar al 911. Esto se debe a que el tratamiento rápido de un AIT o de un accidente cerebrovascular grave evita daños mayores. El médico le realizará un examen físico. Le preguntará acerca de sus antecedentes médicos. Esto incluye preguntas sobre otras afecciones médicas y su estilo de vida. Un AIT puede durar solo unos minutos, pero podría durar más. Usted, un familiar o amigo debe recordar sus síntomas y la hora a la que comenzaron. Todas las pruebas y exámenes se realizarán después de que haya tenido el AIT.

El médico realizará un examen que incluirá escuchar su corazón y pulmones, y analizarlo para detectar signos de entumecimiento, debilidad u otros problemas neurológicos.

Ciertas pruebas por imágenes pueden diagnosticar un accidente cerebrovascular. Estas incluyen:

  • Ecografía carotídea
  • TC (tomografía computarizada)
  • ATC (angiografía por tomografía computarizada)
  • IRM (imagen por resonancia magnética)
  • ARM (angiografía por resonancia magnética)
  • ETT (ecocardiograma transtorácico)
  • ETE (ecocardiograma transesofágico)

A veces, se usa una arteriografía para diagnosticar un AIT o un accidente cerebrovascular leve.

Tratamiento del ataque isquémico transitorio (AIT)

La mayoría de las veces, su cuerpo trata un AIT por sí solo. El coágulo de sangre se disuelve rápidamente. De todas maneras, un AIT requiere atención inmediata. Vaya a una sala de emergencias cuando reconozca los síntomas. El tiempo es crítico en el tratamiento de todos los accidentes cerebrovasculares. Cuanto antes sea tratado, mejor será su recuperación y el resultado.

El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos antiplaquetarios. Los medicamentos antiplaquetarios ayudan a prevenir los coágulos de sangre. No permiten que ciertas células de la sangre (llamadas plaquetas) se agrupen. Esto reduce el riesgo de obstrucciones en las cardíaco.» rel=»tooltip»>arterias coronarias, que pueden provocar un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular. A veces se prescriben junto con una terapia con aspirina.
  • Anticoagulantes (diluyentes sanguíneos). Los anticoagulantes en realidad no diluyen la sangre. Disminuyen la capacidad de la sangre de coagularse. Esto ayuda a prevenir la formación de coágulos en los vasos sanguíneos. También pueden evitar que los coágulos se vuelvan más grandes. Los coágulos grandes pueden causar problemas más serios.

La cirugía es otra opción de tratamiento. La cirugía abriría una arteria obstruida. Es posible que necesite medicamentos y cirugía. La cirugía de endarterectomía es necesaria para las personas con una arteria de cuello estrecha. Esta cirugía limpia el colesterol graso de esa arteria.

¿Se puede prevenir o evitar el ataque isquémico transitorio (AIT)?

Después de un AIT, su médico puede recomendarle que tome aspirina. La aspirina puede ayudar a evitar que su sangre forme coágulos que obstruyen sus arterias. Si tomar aspirina en dosis bajas es lo adecuado para usted, es importante seguir las instrucciones de su médico. Su médico también puede recetarle una estatina. Las estatinas (también llamadas inhibidores de la HMG-CoA reductasa) disminuyen la producción de colesterol en su cuerpo. Estos medicamentos también eliminan la acumulación de colesterol de las arterias (vasos sanguíneos).

También puede reducir el riesgo a través de una vida saludable y del manejo de enfermedades que causan accidentes cerebrovasculares. Mantenga una dieta saludable, haga ejercicio, no fume, limite el consumo de alcohol y tome sus medicamentos. Este es un buen consejo aunque usted esté o no en riesgo. Consulte a su médico si tiene antecedentes médicos, antecedentes familiares u otros factores de riesgo. Un AIT es una advertencia para un accidente cerebrovascular futuro y mayor. Sin cambios en el estilo de vida ni en los medicamentos, puede ocurrir un segundo AIT o un accidente cerebrovascular grave dentro del año del primer AIT. Incluso con cambios saludables, no hay garantía de que no sufra un accidente cerebrovascular.

Vivir con un ataque isquémico transitorio (AIT)

Los AIT no causan daños a largo plazo (caminar, hablar). Es común sentir ansiedad y preocupación por sufrir otro accidente cerebrovascular. Esto es cierto incluso después de realizar cambios en el estilo de vida y tomar los medicamentos. Aprenda y enseñe a sus familiares y amigos a reconocer los signos de un accidente cerebrovascular. La frase FAST ayuda a recordar los síntomas.

  • F – Face (cara). No puede sonreír. Su cara o boca están caídas. Esto se limita a un lado de la cara.
  • A – Arms (brazos). No puede levantar uno o ambos brazos.
  • S – Speech (habla). No puede hablar, repetir una frase sencilla. Arrastra las palabras al hablar.
  • T – Time (tiempo). El tiempo es el factor más importante en el tratamiento de un accidente cerebrovascular. Recibir tratamiento dentro de las 4.5 horas posteriores a sus síntomas proporciona el mejor resultado y recuperación. Cuanto antes, mejor.

Enséñeles a sus familiares y amigos la regla FAST en caso de que no pueda comunicarse.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuánto aumenta su riesgo de accidente cerebrovascular por antecedentes familiares?
  • ¿Pueden los medicamentos causar un accidente cerebrovascular?
  • ¿Puede la cafeína causar un accidente cerebrovascular?
  • ¿Existen otras afecciones que podrían causar estos síntomas?
  • ¿Qué debo hacer si estoy a más de 4.5 horas de un hospital para recibir tratamiento?
  • ¿Cuáles son las complicaciones de un accidente cerebrovascular que no ha sido tratado?
  • ¿Puedo morir a causa de un AIT?