Alergia al látex

El látex de caucho natural proviene de un líquido que se encuentra en los árboles de caucho tropical. Este líquido se procesa para fabricar muchos de los siguientes productos de caucho, que se usan en el hogar y en el trabajo:

  • globos
  • guantes para lavar platos
  • cintos para la ropa
  • juguetes de goma
  • chupetes y tetinas para biberones
  • bandas de goma
  • cinta adhesiva y vendajes
  • pañales y toallas sanitarias
  • condones.

Además, muchos suministros médicos y dentales contienen látex, entre ellos:

  • guantes
  • brazaletes para tomar la presión
  • catéteres urinarios
  • diques dentales y material utilizado para rellenar conductos
  • torniquetes
  • equipo para reanimación.

Puede encontrar sustitutos que no sean látex para todos estos artículos que contienen este material.

¿Qué es la alergia al látex?

La proteína del caucho puede causar una reacción alérgica en algunas personas. Esta reacción puede variar desde estornudos hasta shock anafiláctico. Este tipo de shock es una afección grave que requiere atención médica inmediata.

El látex delgado y elástico presente en guantes, condones y globos tiene altas cantidades de esta proteína. Provoca más reacciones alérgicas que los productos hechos con caucho de látex duro (como los neumáticos). Algunos guantes de látex están cubiertos con polvo de almidón de maíz. Las partículas de proteína de látex pueden adherirse al almidón y volar al aire cuando se quitan los guantes. En lugares donde se colocan y se quitan los guantes con frecuencia, el aire puede contener muchas partículas de látex.

Síntomas de la alergia al látex

La alergia al látex puede ser leve o grave, con síntomas como los siguientes:

  • picazón, enrojecimiento y lagrimeo de los ojos
  • estornudos o secreción nasal
  • tos
  • sarpullido o urticaria
  • opresión en el pecho
  • dificultad para respirar.

Algunas personas que usan guantes de látex tienen protuberancias, llagas, grietas o zonas rojas elevadas en las manos. Estos síntomas generalmente aparecen de 12 a 36 horas después del contacto con el látex. Usar guantes sin látex, usar fundas para guantes y prestar más atención al cuidado de las manos puede aliviar estos síntomas.

Una persona que es muy alérgica al látex también puede tener una reacción alérgica potencialmente mortal, llamada shock anafiláctico. Los síntomas incluyen:

  • dificultad para respirar
  • mareos
  • confusión
  • sonido sibilante al respirar
  • náuseas
  • vómitos
  • pulso rápido o débil
  • pérdida de la consciencia.

Alguien que tiene una reacción anafiláctica necesita atención médica inmediata.

¿Cuáles son las causas de la alergia al látex?

Los productos con látex están en todas partes. Cualquiera puede padecer una alergia al látex. Los trabajadores de la salud y los trabajadores de la industria del caucho parecen tener el mayor riesgo de alergia al látex. Los trabajadores de la salud que tienen fiebre del heno tienen más probabilidades de padecer una alergia al látex. Esto se debe a que el 25 % de todos los trabajadores de la salud que tienen fiebre del heno muestran signos de ser sensibles al látex.

Otras personas con mayor riesgo de alergia al látex son las siguientes:

  • Personas que han tenido muchas operaciones (especialmente en la infancia).
  • Personas que tienen espina bífida (un defecto de nacimiento que afecta el desarrollo de la columna vertebral).
  • Personas que tienen alergias alimentarias.

¿Existe una relación entre la alergia al látex y las alergias alimentarias?

Algunas proteínas del caucho son similares a las proteínas de los alimentos. Por lo tanto, algunos alimentos también pueden causar una reacción alérgica en personas que son alérgicas al látex. Los alimentos más comunes son el plátano, el aguacate, la castaña, el kiwi y la fruta de la pasión. Aunque muchos otros alimentos pueden causar una reacción alérgica, evitarlos podría causar problemas de nutrición. Por lo tanto, se recomienda que evite solo los alimentos que ya le hayan provocado una reacción alérgica.

¿Cómo se diagnostica la alergia al látex?

Si cree que tiene alergia al látex, consulte a un médico. En lo posible, consulte a uno que tenga experiencia en el tratamiento de la alergia al látex. Su médico analizará el detalle de sus antecedentes y puede confirmar el diagnóstico con un análisis de sangre. Generalmente no se usan pruebas cutáneas para evaluar la alergia al látex, excepto en algunos centros especializados. Estas pueden causar reacciones graves si no las hace una persona con experiencia.

¿Se puede prevenir o evitar la alergia al látex?

Si usted es un trabajador de la salud o un paciente, todos a su alrededor deben usar guantes de látex sin polvo o guantes que no sean de látex. Si trabaja en el área de la salud, compare diferentes tipos de guantes que no sean de látex para encontrar los que sean mejores para usted.

Siempre use o lleve un brazalete, un collar o un llavero de alerta médica. Esto advertirá a los técnicos médicos de emergencia (EMT) y a los médicos que usted es alérgico al látex. Hable con su médico acerca de obtener una receta para una pluma de autoinyección de epinefrina. Puede utilizar esta pluma en caso de una reacción grave. Es posible que desee llevar guantes que no sean de látex con usted todo el tiempo. El personal de emergencia puede usarlos si necesita atención médica.

Si está expuesto al látex en su trabajo, cuéntele a su empleador y a sus compañeros de trabajo sobre su alergia al látex. Evite los guantes de látex por completo si no está en riesgo de contaminación por sangre y fluidos corporales. Use guantes sin polvo si los guantes de látex son preferibles. Estas medidas ayudarán a evitar que otros se vuelvan alérgicos al látex.

Tratamiento de la alergia al látex

Aunque no hay tratamiento para la alergia al látex, puede reducir su riesgo de reacción al evitar el contacto directo con el látex. Tome medidas para descubrir qué productos de su entorno contienen látex. Luego, encuentre sustitutos que pueda usar para esos productos. También es importante evitar inhalar partículas de látex de guantes en polvo u otras fuentes.

Vivir con alergia al látex

Tome medidas para aprender e informar a los demás sobre la alergia al látex. Trabaje para apoyar políticas laborales, prácticas de la industria y leyes gubernamentales que promuevan el uso seguro de alternativas con y sin látex.

Preguntas para hacerle a su médico

  • El látex es un producto derivado del caucho. ¿Estoy en riesgo de tener otras alergias al caucho?
  • ¿Qué productos contienen látex? ¿Cómo puedo evitarlos?
  • ¿Cómo me aseguro de que todos los miembros de mi equipo de atención médica sepan sobre mi alergia al látex?
  • ¿Cómo puedo saber si mis reacciones alérgicas empeoran?
  • ¿Podría estar en riesgo sufrir anafilaxia? ¿Necesito llevar epinefrina?
  • ¿Necesito usar un brazalete de alerta médica? ¿Dónde consigo uno?
  • Soy sexualmente activo. ¿Cuál es una buena alternativa a los condones de látex?