Cáncer colorrectal | Diagnóstico y pruebas

Compartir:

¿Qué son las pruebas de detección del cáncer colorrectal?

Las pruebas de detección pueden descubrir pólipos o cáncer antes de que alcancen el tamaño suficiente para provocar síntomas. Las pruebas de detección son importantes porque la detección temprana significa que el cáncer puede tratarse en forma más eficaz. Su médico elegirá las pruebas que son adecuadas para usted. A continuación, se incluyen algunas pruebas de detección del cáncer colorrectal:

Examen de tacto rectal. En este examen, su médico le coloca el dedo enguantado en el recto para encontrar cualquier crecimiento. Este examen es simple de realizar y no es doloroso. Sin embargo, dado que este examen puede detectar menos del 10% de los casos de cáncer colorrectal, debe realizarse junto con otra prueba de detección.

Enema de bario. Para esta prueba, se le hace un enema (inyección de líquido en el recto) con un líquido que hace que el colon aparezca en una radiografía. Su médico observa la radiografía para encontrar los puntos anormales en todo el colon. Si usted tiene un punto anormal o si el radiólogo le detecta pólipos en el colon, es probable que su médico le recomiende realizarse una colonoscopia.

Análisis de sangre oculta en las heces. Mediante esta prueba se busca en las heces sangre que usted que no puede ver. Su médico le da un kit de la prueba e instrucciones sobre cómo usarlo en el hogar. Después, usted le entrega una muestra de heces a su médico para que realice la prueba. Si se encuentra sangre, se realiza otra prueba para buscar un pólipo, un cáncer u otra causa del sangrado. Su médico también le pedirá que no coma determinados alimentos ni tome determinados medicamentos que puedan interferir en los resultados de la prueba algunos días antes de la prueba.

Determinados alimentos y medicamentos pueden hacer que esta prueba dé resultados positivos, aunque no tenga realmente sangre en las heces. Esto se llama prueba "positiva falsa". Estos incluyen algunas verduras crudas, rábano picante, carnes rojas, fármacos antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno), anticoagulantes, suplementos de vitamina C, suplementos de hierro y aspirina. Algunas afecciones médicas, como las hemorroides, también pueden arrojar un resultado positivo falso de la prueba.

Análisis de ADN de las heces. Mediante esta prueba se buscan en las heces células que son liberadas por el cáncer de colon o los pólipos precancerosos. Su médico le dará un kit de la prueba con instrucciones sobre cómo recolectar una muestra de heces. También es posible que su médico le pida que no coma determinados alimentos ni tome determinados medicamentos que puedan interferir en los resultados de la prueba algunos días antes de la prueba. Si su prueba da resultado positivo, es probable que su médico le recomiende realizarse una prueba de detección, que se llama colonoscopia.

Colonoscopia. Antes de hacerle esta prueba, le dan un medicamento para hacer que se relaje y sienta sueño. Se introduce en el recto un tubo delgado y flexible conectado a una cámara de video, que permite que el médico observe todo el colon. Este tubo también puede usarse para extraer pólipos y cáncer durante el examen. La colonoscopia podría provocar incomodidad, pero, por lo general, no es dolorosa.

Colonoscopia virtual. Esta es una nueva prueba en la que se usa una máquina para hacer tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés) que toma imágenes del colon. De esta manera, su médico puede ver todas las imágenes combinadas en una computadora para determinar si tiene pólipos o cáncer. Si su médico le detecta pólipos u otras anormalidades en el colon, deberá realizarse una colonoscopia tradicional para examinarlos en más detalle o extraerlos.

Sigmoidoscopia flexible. En esta prueba, su médico introduce en el recto un tubo hueco delgado y flexible que tiene una luz en la punta. El tubo se conecta a una diminuta cámara de video de modo tal que el médico pueda observar el recto y la parte inferior del colon.

Esta prueba puede provocar un poco de incomodidad, pero permite a su médico ver los pólipos cuando son muy pequeños (antes de que puedan detectarse con un análisis de sangre oculta en las heces). Dado que la sigmoidoscopia flexible podría no detectar los pólipos cancerosos que se encuentran en la parte superior del colon, algunos médicos prefieren la colonoscopia. Su médico analizará con usted estas opciones.

Fuente

Update on Colorectal Cancer by DR Rudy, MJ Zdon (American Family Physician marzo 15, 2000, http://www.aafp.org/afp/20000315/1759.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 04/14
Creado: 09/00

Compartir: