Dolor de espalda durante el embarazo

De acuerdo con la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés), el dolor en la espalda baja es la quinta causa más común de las visitas al médico. La mayoría de las mujeres embarazadas tienen algún grado de dolor de espalda. Las mujeres que tenían dolor de espalda antes o tienen sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer dolor de espalda durante el embarazo. A continuación, se presentan posibles causas, así como formas de prevenir y aliviar el dolor de espalda.

El camino hacia una mejor salud

Hay varias causas de dolor de espalda durante el embarazo. Estos son debido a los cambios que se producen en su cuerpo.

Presión sobre los músculos de la espalda

A medida que el bebé crece, el útero se expande y se vuelve más pesado. Esto pone más peso en los músculos de su espalda. Es posible que se encuentre inclinándose hacia atrás o arqueando la espalda baja. La presión puede provocar dolor de espalda o rigidez.

Debilidad en los músculos del estómago

Su bebé en crecimiento también ejerce presión sobre los músculos del estómago. Esto puede hacer que se estiren y debiliten. Los músculos del estómago y la espalda están conectados. Los músculos de su espalda tienen que trabajar más para compensar su vientre.

Postura

El embarazo puede alterar su centro de gravedad. La forma de moverse, sentarse y pararse puede causar dolor en la espalda y otras partes de su cuerpo. Un nervio comprimido debido a la mala postura también puede causar dolor.

Hormonas del embarazo

Muchas hormonas cambian durante el embarazo por diferentes razones. Más adelante en su embarazo, las hormonas aumentan para relajar los músculos de la pelvis. Esto prepara el cuerpo para el parto. Si sus músculos se vuelven demasiado flojos, puede conducir a dolor de espalda.

Estrés

La ansiedad y la tensión acumulada pueden hacer que sus músculos de la espalda se sientan apretados o rígidos.

Para ayudar a prevenir el dolor de espalda, sea consciente de cómo se sienta, se para, duerme y se mueve.

  • Siéntese de manera que apoye su espalda. Elija una silla lumbar o coloque una almohada detrás de la espalda baja. Intente colocar los pies hacia arriba para aumentar el flujo sanguíneo y evitar encorvarse.
  • Siéntese y párese derecho. Trate de mantener la espalda en línea con las nalgas y las piernas en lugar de arquear la espalda baja. No se siente ni se pare en una misma posición durante un tiempo prolongado. Podría pellizcar un nervio.
  • Use zapatos que sean cómodos y proporcionen soporte a todo el cuerpo. Puede ayudar el uso de plantillas de soporte para el arco. Evite los zapatos con tacones que pueden hacerle perder el equilibrio.
  • Duerma sobre un colchón que no sea demasiado suave y ofrezca soporte. Cuando está embarazada, lo mejor es dormir de lado. Coloque almohadas debajo de su estómago y entre las piernas para mayor soporte. Trate de evitar dormir sobre su espalda. Esto puede ejercer presión sobre el útero y cortar el flujo de sangre a su bebé.
  • No se tuerza ni realice movimientos bruscos que podría forzar la musculatura de la espalda o el estómago.
  • No levante cosas agachándose hacia adelante. En su lugar, mantenga la espalda recta y levante con las piernas en lugar de la espalda. Tenga cuidado de no levantar o cargar demasiado peso a la vez.
  • Haga mucha actividad física. Esto ayudará a fortalecer los músculos de la espalda y el estómago y mejorar su postura. Hable con su médico acerca de qué tipo de ejercicio es seguro. Caminar y nadar a menudo están bien. Si usted era muy activa antes del embarazo, es posible que pueda hacer más. Ciertos movimientos y estiramientos, tales como ejercicios de Kegel, también la preparan para el parto.

Si usted tiene dolor de espalda, estos consejos pueden ayudar a aliviar el dolor y la rigidez.

  • Aplique calor o una compresa fría en la espalda. Evite poner temperaturas extremas sobre su estómago.
  • Tome paracetamol (nombre de marca: Tylenol).
  • Encuentre maneras de aliviar el estrés. Aprenda ejercicios de respiración o tome una clase de yoga prenatal.
  • Reciba un masaje prenatal de un terapeuta certificado.
  • Pregúntele a su médico acerca de la medicina alternativa. Esto podría incluir acupuntura o un ajuste quiropráctico. También podría incluir la manipulación osteopática. Los músculos y las articulaciones se mueven por medio de estiramientos y el uso de una presión suave.

Aspectos a tener en cuenta

La AAFP recomienda no realizar pruebas de imagen cuando el dolor de espalda baja ha estado presente durante menos de 6 semanas. La excepción es si existe un riesgo grave, como una cuestión neurológica. La investigación muestra que las imágenes realizadas antes de las 6 semanas no mejoran los resultados. Por el contrario, aumentan los costos de salud. Además, algunas pruebas de imágenes pueden no ser seguras durante el embarazo. Hable con su médico acerca de los beneficios y riesgos.

Cuándo consultar al médico

Comuníquese con su médico de cabecera si:

  • su dolor empeora o no desaparece después de 2 semanas. El dolor de espalda puede ser un signo de parto prematuro.
  • pierde sensibilidad en la espalda, las piernas, la pelvis o el área genital.
  • tiene fiebre, una sensación de ardor al orinar, o sangrado vaginal. Es posible que tenga una infección del tracto urinario (UTI, por sus siglas en inglés) o infección renal.
  • tiene una lesión o trauma que resulta en dolor de espalda.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo sé si mi dolor de espalda es grave o no?
  • ¿Qué tipo de ejercicio es seguro durante el embarazo?
  • ¿Es seguro recibir un masaje durante el embarazo?
  • ¿Desaparecerá mi dolor de espalda después de dar a luz?