Tiroiditis

¿Qué es la tiroiditis?

La tiroiditis se refiere a un grupo de trastornos que causan la inflamación de la tiroides. La tiroides es la glándula ubicada en la parte delantera del cuello debajo de la nuez. La tiroides produce hormonas que controlan el metabolismo y afectan el funcionamiento del cuerpo. El metabolismo es la forma en que el cuerpo procesa las sustancias para producir energía o quemar calorías.

Existen varios tipos de tiroiditis:

  • Tiroiditis de Hashimoto
    • Es consecuencia de los anticuerpos que atacan la tiroides.
    • Los síntomas son los del hipotiroidismo.
    • El hipotiroidismo es permanente, pero puede tratarse.
  • Tiroiditis subaguda (Tiroiditis de Quervain)
    • La posible causa es una infección viral.
    • Los síntomas incluyen dolor en la tiroides y los del hipertiroidismo, seguido de hipotiroidismo.
    • Los síntomas mejoran en unos pocos meses.
    • El hipotiroidismo rara vez es permanente, pero puede tratarse.
  • Tiroiditis aguda (tiroiditis supurativa)
    • La causa es una bacteria o una infección.
    • Los síntomas incluyen dolor en la tiroides, enfermedad leve y otros síntomas del hipotiroidismo.
    • Los síntomas mejoran después del tratamiento de la causa infecciosa.
  • Tiroiditis silenciosa
    • Las causas pueden ser anticuerpos que atacan la tiroides o un trastorno autoinmune.
    • Los síntomas son los del hipertiroidismo, seguidos de hipotiroidismo.
    • Los síntomas mejoran en 12 a 18 meses.
    • El hipotiroidismo puede ser permanente, pero puede tratarse.
  • Tiroiditis posparto
    • La causa son los anticuerpos que atacan la tiroides después del parto de un niño.
    • Los síntomas de hipertiroidismo aparecen de 1 a 3 meses después del parto. Los síntomas de hipotiroidismo comienzan aproximadamente de 4 a 8 meses después del parto.
    • Los síntomas mejoran en 12 a 18 meses.
    • El hipotiroidismo puede ser permanente, pero puede tratarse.
  • Tiroiditis inducida por radiación
    • La causa es el uso de yodo radiactivo para el tratamiento del hipertiroidismo o la radioterapia para el tratamiento de ciertos cánceres.
    • Los síntomas son los del hipotiroidismo.
    • El hipertiroidismo, puede mejorar pero luego regresar. El hipotiroidismo suele ser permanente, pero puede tratarse.
  • Tiroiditis inducida por medicamentos
    • La causa es el uso de medicamentos recetados, como amiodarona, litio, interferonas y citoquinas.
    • Los síntomas son los de hipertiroidismo o hipotiroidismo.
    • Los síntomas continúan mientras se tome el medicamento.

Síntomas de la tiroiditis

Los síntomas de la tiroiditis varían ya que es un grupo de trastornos con varios tipos.

La tiroiditis puede desencadenar un daño rápido en las células tiroideas. Esto hace que la hormona tiroidea se filtre en la sangre y aumenten los niveles de esta. Cuando esto sucede, tiene síntomas de hipertiroidismo (tiroides hiperactiva). Los posibles síntomas incluyen:

  • pérdida de peso;
  • nerviosismo, ansiedad o irritabilidad;
  • problemas para conciliar el sueño;
  • frecuencia cardíaca acelerada;
  • fatiga;
  • debilidad muscular;
  • temblores (sacudir las manos o los dedos).

La tiroiditis también puede provocar un daño lento y prolongado en las células tiroideas. Esto hace que los niveles de la hormona tiroidea en la sangre sean bajos. Cuando esto sucede, tiene síntomas de hipotiroidismo (tiroides hipoactiva). Los posibles síntomas incluyen:

  • aumento de peso inesperado;
  • fatiga;
  • estreñimiento;
  • piel seca;
  • depresión;
  • dolores musculares.

Las personas que tienen tiroiditis también pueden tener dolor e inflamación en la glándula tiroides (en la parte frontal del cuello).

¿Qué causa la tiroiditis?

La causa de la tiroiditis depende del tipo de enfermedad que tenga. La mayoría de los tipos ocurren cuando su sistema inmune ataca la glándula tiroides. Esto causa inflamación (la respuesta del cuerpo a una lesión) y daña las células tiroideas. La razón del ataque suele ser una enfermedad autoinmune, como la de Hashimoto.

Otros tipos de tiroiditis ocurren por el uso de radiación o ciertos medicamentos. Las infecciones virales o bacterianas también pueden causar tiroiditis.

¿Cómo se diagnostica la tiroiditis?

Con frecuencia, las pruebas de laboratorio pueden diagnosticar tiroiditis, incluido el tipo que tiene. Su médico comenzará con un análisis de sangre. Esto mide la cantidad de hormona tiroidea en la sangre. Mostrará si sus niveles de hormonas son demasiado altos o demasiado bajos. Los análisis de sangre también verifican su nivel de hormona estimulante de la tiroides (TSH). La TSH se produce en la glándula pituitaria y puede afectar los niveles de la hormona tiroidea. Los análisis de sangre también pueden mostrar si tiene anticuerpos presentes en el cuerpo.

El médico también puede realizar una prueba de captación de yodo radioactivo. Esto mide la capacidad de su tiroides para absorber el yodo, un mineral que se necesita para producir la hormona tiroidea.

En algunos casos, es posible que necesite una biopsia para determinar qué está atacando la tiroides.

¿Se puede prevenir o evitar la tiroiditis?

La mayoría de los casos de tiroiditis no se pueden prevenir. Si tiene un problema de salud que requiere tratamiento con yodo radiactivo o radioterapia, hable con su médico sobre el riesgo de contraer tiroiditis. Es posible que pueda comenzar con otros tratamientos para evitar la posibilidad de una tiroiditis. Si toma medicamentos recetados que pueden causar tiroiditis, hable con el médico sobre su riesgo y si puede deje de tomarlos. Es posible que aún no pueda evitar la tiroiditis.

Tratamiento de la tiroiditis

El tratamiento para la tiroiditis depende de su tipo y de los síntomas que tenga.

Si tiene síntomas de hipertiroidismo, el médico puede recetarle un medicamento llamado betabloqueante. Esto ayuda a reducir su ritmo cardíaco y reduce los temblores. Debido a que el hipertiroidismo suele ser temporal, es probable que el médico disminuya la dosis de este medicamento a medida que mejoren sus síntomas.

Si tiene síntomas de hipotiroidismo, el médico puede recetarle reemplazos de hormona tiroidea. Estos ayudan a restablecer los niveles hormonales del cuerpo y hacen que su metabolismo vuelva a la normalidad. Puede ser necesario realizar varios intentos para obtener la dosis correcta de hormona tiroidea sintética. Es posible que su médico disminuya gradualmente la dosis de este medicamento a medida que mejoren sus síntomas.

Hable con su médico si tiene dolor en la tiroides. Puede recomendarle un antiinflamatorio suave, como aspirina o ibuprofeno para controlar el dolor. El dolor de tiroides intenso puede requerir tratamiento con terapia con esteroides.

Vivir con tiroiditis

La tiroiditis y sus síntomas pueden ser temporales. En este caso, podrá vivir una vida normal después del tratamiento. Si la afección regresa o es permanente, colabore con su médico para controlar los síntomas.

Si no recibe tratamiento, el daño a la tiroides puede continuar y podría ocasionar más problemas de salud. Para las mujeres, puede tener problemas con la fertilidad o sus hijos podrían nacer con defectos congénitos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de tiroiditis tengo?
  • ¿Cuál es la causa probable de mi tiroiditis?
  • ¿Cuáles son los resultados de mis análisis de sangre? ¿Qué significan estos resultados?
  • ¿Voy a tener que tomar medicamentos? Si es así, ¿por cuánto tiempo y cuáles son los efectos secundarios?
  • ¿Hay algún cambio en el estilo de vida o la dieta que pueda hacer para controlar los síntomas?
  • ¿Cuál es mi riesgo de tener problemas de salud a largo plazo?