Síndrome del piriforme

Descripción general

¿Qué es el síndrome del piriforme?

El músculo piriforme se extiende desde la parte inferior de la columna vertebral hasta la parte superior del fémur. El síndrome del piriforme se produce cuando este músculo presiona el nervio ciático (el nervio que se extiende desde la médula espinal hasta los glúteos y la parte trasera de cada pierna). Esto puede provocar dolor y entumecimiento en la parte inferior del cuerpo.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del piriforme?

El síntoma más común del síndrome del piriforme es la ciática. Este término describe dolor, hormigueo o entumecimiento que empieza en los glúteos y se extiende por la parte trasera de la pierna. La ciática podría empezar como un dolor intenso o ardor en los glúteos. El dolor empeora durante actividades que hacen que el músculo piriforme presione el nervio ciático, como sentarse, subir las escaleras o correr.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Hable con su médico si algunas de las siguientes afirmaciones son ciertas:

  • El dolor dura más de algunas semanas.

  • Usted tiene un dolor intenso y repentino en la parte baja de la espalda o en la pierna, y tiene debilidad muscular o entumecimiento en la pierna.

  • El dolor empieza después de haber sido lesionado en un evento traumático.

  • Usted tiene problemas para controlar los intestinos o la vejiga.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa del síndrome del piriforme?

Usted puede desarrollar el síndrome del piriforme por realizar actividades cotidianas, como permanecer sentado por períodos prolongados, subir escaleras, caminar o correr. Usted también puede desarrollarlo después de un evento traumático, como un accidente automovilístico o una caída.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica el síndrome del piriforme?

Su médico le realizará un examen físico. Moverá la pierna afectada a varias posiciones diferentes para examinar su nivel de dolor.

Si su médico piensa que otra cosa distinta del síndrome del piriforme está provocando la ciática, es posible que le indique realizar pruebas adicionales. La tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés) y la resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) no pueden diagnosticar el síndrome del piriforme, pero podrían mostrarle a su médico si otra cosa está presionando el nervio ciático.

Tratamiento

¿Cómo se trata el síndrome del piriforme?

La mayoría de las personas que tienen el síndrome del piriforme mejoran con tratamiento y cambios en el estilo de vida. No tratar esta afección puede provocar daño permanente en los nervios. Por lo tanto, asegúrese de seguir las instrucciones de su médico.

Los consejos de cuidado personal para el síndrome del piriforme incluyen los siguientes:

Si el dolor no mejora con el tratamiento por cuenta propia, es posible que su médico le inyecte un medicamento corticosteroide donde el músculo piriforme y el nervio ciático se unen. Esto podría ayudar a reducir el dolor.

Si usted tiene síndrome del piriforme grave, es posible que usted necesite someterse a una cirugía para aliviar la presión en el nervio ciático.

  • Deje temporalmente de hacer actividades que provoquen dolor, como correr o montar en bicicleta.

  • Si tiene que permanecer sentado por un período prolongado, tome descansos regulares para caminar un poco y estirarse.

  • Utilice compresas frías y tibias. Empiece utilizando una compresa fría en el área afectada varias veces al día durante alrededor de 15 minutos por vez. Después de utilizar una compresa fría durante un par de días, cambie a una compresa tibia o a una almohadilla térmica. Si usted continúa teniendo dolor, alterne entre una compresa fría y una compresa tibia.

  • Tome un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (que también se llama AINE), como el ibuprofeno (dos marcas: Advil, Motrin), la aspirina o el naproxeno (una marca: Aleve), para ayudar a aliviar el dolor. Usted también puede tomar acetaminofén (marca: Tylenol) para el alivio de dolor.

  • Haga ejercicios para estirar el músculo piriforme. Su médico le puede dar información sobre qué ejercicios de estiramiento lo ayudarán.

  • Hágase masajes en el área afectada.

Prevención

¿Qué puedo hacer para prevenir el síndrome del piriforme?

Una vez que los síntomas mejoran, es posible que usted necesite cambiar sus actividades para evitar desarrollar el síndrome del piriforme de nuevo. A continuación, se incluyen algunos consejos para ayudar a prevenir el síndrome del piriforme:

  • Haga ejercicio en forma regular.

  • Mantenga una buena postura cuando se sienta, maneja o está parado.

  • No levante un objeto inclinándose. Levante un objeto flexionando las rodillas y poniéndose en cuclillas para agarrar el objeto. Mantenga derecha la espalda y sostenga el objeto cerca del cuerpo. Evite girar el cuerpo mientras levanta el objeto.

  • Evite permanecer sentado o acostado por períodos prolongados en una posición que ponga demasiada presión en los glúteos.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mi dolor?

  • ¿Necesito alguna prueba para confirmar que tengo el síndrome del piriforme?

  • ¿Es seguro para mí hacer ejercicio? ¿Qué tipo de ejercicio debo hacer?

  • ¿Las terapias alternativas, como el yoga o los masajes, me ayudarán a aliviar el dolor?

  • ¿Necesito tomar algún medicamento?

  • ¿Qué debo hacer si mi dolor no desaparece?