Problemas y afecciones benignos del seno

¿Qué es una afección benigna del seno?

Una afección benigna del seno hace referencia a una protuberancia, un quiste o una secreción (líquido) del pezón, tanto de la mama femenina como masculina que no es canceroso. Existen numerosas afecciones benignas del seno. En el caso de las mujeres, las más comunes son las siguientes:

  • Cambios fibroquísticos. La fibrosis se siente como tejido cicatricial y puede ser gomoso y firme. Los quistes son sacos llenos de líquido. Pueden agrandarse y estar sensibles justo antes de la menstruación.
  • Fibroadenomas. Son las protuberancias más comunes en los senos de las mujeres más jóvenes y suelen ser muy pequeñas.
  • Mastitis. La mama puede aumentar de tamaño debido a una infección. Esto puede sucederle a cualquier persona, pero por lo general ocurre durante la lactancia.
  • Necrosis grasa. Estas protuberancias se forman cuando las áreas de tejido graso del pecho están dañadas.
  • Calcificación. Pueden aparecer pequeñas manchas de sales de calcio en cualquier parte del tejido mamario. Por lo general, no se sienten y no son dolorosas.
  • Secreción del pezón. Los pezones pueden presentar pérdidas de líquido por una serie de razones.

Los tipos de afecciones benignas del seno menos comunes incluyen:

  • Hiperplasia. Es un aumento anormal en el crecimiento celular en el seno.
  • Adenosis. Los lóbulos de los senos pueden aumentar de tamaño y contener más glándulas de lo normal.
  • Papilomas intraductales. Se pueden formar tumores pequeños en los conductos lácteos del pezón.
  • Lipoma. Son comunes y están compuestos principalmente por tejido graso.

Son poco frecuentes en los hombres. Los hombres poseen conductos lácteos no desarrollados. La afección benigna del seno más común en los hombres se llama ginecomastia. Esta afección hace que el tejido mamario se agrande.

Los senos femeninos son muy complejos. La mama de la mujer está llena de partes llamadas glándulas (órganos que producen leche en mujeres que han dado a luz), grasa y tejido fibroso (conectivo). Dentro de cada mama hay entre 15 y 20 lóbulos (pequeñas secciones) de glándulas y tejido fibroso. La mayoría de la gente asocia las anormalidades en el seno con el cáncer de mama. Sin embargo, no todos los trastornos de la mama son cancerosos.

Síntomas de afecciones benignas del seno

  • Cambios fibroquísticos: Sentirá que hay protuberancias en sus senos y que se encuentran sensibles. Dentro de los senos, las protuberancias están compuestas por un tejido grueso, fibroso y de aspecto gomoso, o un quiste lleno de líquido.
  • Fibroadenomas: La persona tiene la sensación de tener una bolita pequeña y redonda que se mueve dentro del seno.
  • Quistes: Son protuberancias llenas de líquido en los senos que pueden ser sensibles al tacto. Se puede notar que aparecen y desaparecen cada vez que una mujer tiene el período.
  • Mastitis: Es posible que sienta una protuberancia en el pecho. Esta protuberancia puede ser de color rojo y estar caliente. Generalmente las personas a las que se les diagnostica mastitis suelen tener fiebre.
  • Necrosis grasa: Es una protuberancia que puede ser redonda y dura al tacto. Esto ocurre cuando el tejido adiposo se endurece. Es común en las mujeres que tienen un sobrepeso extremo. A veces estas protuberancias aparecen como resultado de una lesión en el seno. Pueden estar llenas de grasa.
  • Secreción del pezón: El líquido que sale del pezón puede ser de diferentes colores. Un color claro o de aspecto lechoso representa un problema hormonal. Si la secreción es de color verde/negro, puede significar que hay un conducto lácteo obstruido. Si la secreción contiene sangre, podría estar relacionada con una lesión, una infección o un tumor benigno. También puede estar asociado con un cáncer de seno.
  • Calcificación: Usted pueden o no sentir estos pequeños puntos duros en el seno. Se deben a depósitos de calcio sobrante que se ha endurecido en el seno. No se produce por comer o beber demasiado calcio. La mayoría son de tipo benigno. Sin embargo, algunas calcificaciones pueden ser signos de un cáncer.
  • Hiperplasia, adenosis, papiloma intraductal y lipoma: Si una persona presenta estas afecciones benignas del seno, menos comunes, es probable que sienta dolor en los senos y detecte protuberancias.
  • Ginecomastia masculina: Un hombre al que se le haya diagnosticado esta afección benigna del seno, lo sentirá hinchado y sensible.

Algunas afecciones benignas del seno causan dolor. Algunas son imposibles de detectar, a menos que la persona descubra una protuberancia o su médico la observe en una mamografía de rutina (una prueba diseñada para hacer una radiografía de los senos).

¿Qué causa las afecciones benignas del seno?

Las afecciones benignas del seno generalmente son causadas por una serie de factores. Esos factores incluyen la composición de los senos (tejido graso vs. tejido denso o grueso), la edad de la persona, problemas hormonales, terapia hormonal, consumo de píldoras anticonceptivas, embarazo, menopausia, sobrepeso, presencia de infecciones y lactancia materna. A menudo la causa exacta se remonta al diagnóstico específico.

La afección benigna de la mama masculina, llamada ginecomastia, es causada por un desequilibrio hormonal. También puede ser causada por una terapia hormonal, algunas enfermedades y por presentar un sobrepeso excesivo.

¿Cómo se diagnostica una afección benigna del seno?

A veces la persona nota que existe un problema relacionado con su seno. A veces el médico detecta el problema durante un examen físico de rutina o una prueba de detección. Al encontrarse con el médico para tratar el problema, el profesional le preguntará qué sensaciones está experimentando, le hará preguntas relacionadas con sus antecedentes familiares de cáncer de mama y de otros tipos y ​​realizará un examen físico de los senos (utilizando las manos).

Es posible que se requiera una prueba adicional para descartar un cáncer. Eso podría implicar una mamografía, una ecografía (tecnología que le permite al médico observar el interior de la mama moviendo un pequeño dispositivo que tiene aspecto de varita por la superficie externa de los senos), una cirugía para extirpar la protuberancia o una biopsia con aguja fina o por aspiración (un procedimiento que consiste en inyectar una aguja fina conectada a una jeringa en la protuberancia para extraer una muestra de tejido o líquido de la protuberancia) o una combinación de los 3 métodos. La cirugía y las biopsias se realizan en un hospital. Su biopsia se envía a un laboratorio para analizarla. Todos los resultados de la prueba se envían a su médico. Este la llamará para comunicarle los resultados.

La Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda lo siguiente:

  • Una mamografía de rutina cada dos años para las mujeres entre las edades de 50 y 74 años.
  • Realizar un ultrasonido en lugar de una mamografía en mujeres jóvenes con tejido mamario denso y una protuberancia.
  • Mamografías para mujeres mayores de 40 años si la biopsia con aguja fina muestra una protuberancia sólida. Si un quiste se puede drenar con éxito realizando una biopsia con aguja fina, no se necesita una evaluación adicional de ese quiste.
  • Si los resultados de un examen físico y una biopsia con aguja fina diagnostican que la afección del seno es benigna, se debería realizar un examen físico de seguimiento entre 4 y 6 semanas después.

Las afecciones benignas del seno, ¿pueden prevenirse o evitarse?

Las afecciones benignas del seno no pueden prevenirse ni evitarse. Los genes de la familia son los que más afectan la salud de sus senos. Sin embargo, se puede reducir el riesgo de sufrir ciertas afecciones. Por ejemplo, si su afección benigna del seno se debe a un exceso de peso, la pérdida de peso puede reducir sus riesgos. Si es debido al consumo de hormonas o a la toma de píldoras anticonceptivas, hable con su médico acerca de las opciones para reducir sus riesgos. En algunos casos, el médico puede sugerirle que tome píldoras anticonceptivas para reducir el riesgo de sufrir un determinado tipo de afección benigna del seno.

Tratamientos para afecciones benignas del seno

  • Cambios fibroquísticos: El médico puede recomendar píldoras anticonceptivas para reducir la acumulación de líquido debido a este tipo de afecciones benignas del seno.
  • Fibroadenomas: Dado que esto a menudo se relaciona con la toma de píldoras anticonceptivas, el médico puede recomendar un método anticonceptivo alternativo. Si hay dolor, el médico puede extirparlo quirúrgicamente. Si no hay dolor ni crecimiento, el médico puede dejarlo como está.
  • Quistes: Su médico puede utilizar un método de aspiración con aguja fina para extraer parte del líquido que esté causando dolor. Si se trata de un problema crónico, el médico puede extirpar el quiste mediante una cirugía.
  • Mastitis: Dado que se trata de una infección, el médico recetará antibióticos, recomendará un analgésico de venta libre para la fiebre, tal como paracetamol, y sugerirá colocar un paño caliente sobre la protuberancia para calmar la sensación de sensibilidad en el seno.
  • Necrosis grasa: Por lo general, la necrosis grasa no requiere tratamiento adicional. Si contiene líquido (lo que se conoce como quiste oleoso), el médico probablemente drenará el líquido del quiste utilizando la técnica de aspiración con aguja fina.
  • Secreción del pezón: El tratamiento dependerá de la causa subyacente de la secreción del pezón (protuberancia, infección o cáncer).
  • Calcificación: Seguramente su médico observará estas pequeñas manchas blancas en su mamografía. Si las manchas no parecen tener relación con un cáncer, probablemente no haga nada más. Si parecen tener relación con un cáncer, el médico puede realizar (o recomendar) una biopsia con aguja fina o quirúrgica.
  • Hiperplasia, adenosis, papiloma intraductal y lipoma: En función de su sensación de dolor y malestar, el médico puede recomendar la extirpación quirúrgica.
  • Ginecomastia masculina: No es necesario tratar esta afección, a menos que cause dolor. Algunos hombres optan por hacer que el tejido se reduzca mediante un procedimiento quirúrgico o con hormonas.

Vivir con afecciones benignas del seno

El dolor y la sensibilidad producidos por una afección benigna del seno pueden ser incómodos. La posición en la que duerme y la vestimenta que utiliza pueden influir en su nivel de dolor. Además, vivir con una afección benigna del seno puede ser difícil a nivel emocional. Muchas mujeres temen que una protuberancia no cancerosa se convierta en cáncer. Si bien esto no sucede en la mayoría de los casos, existe una pequeña posibilidad de que aumente el riesgo de desarrollar cáncer de seno. El médico puede recomendar realizar exámenes regulares de la afección benigna del seno. Eso podría hacer que su preocupación y ansiedad aumenten. También puede ser costoso. Las mamografías regulares aumentan su exposición a la radiación.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Después de descubrir una protuberancia, ¿cuánto tiempo debo esperar para ver a mi médico?
  • ¿Las afecciones benignas del seno son hereditarias?
  • ¿Existen pruebas genéticas que deba considerar?
  • ¿La mamografía me expone a una cantidad significativa de radiación?
  • ¿Debo preocuparme si el área alrededor de la parte extraída para realizar mi biopsia está enrojecida y duele unos días después?
  • ¿Una reducción de senos puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir una afección benigna del seno?
  • ¿Cómo se pueden detectar protuberancias si la persona tiene implantes mamarios?