Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

Última actualización octubre 2020 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Daron Gersch, MD, FAAFP

¿Qué es la enfermedad inflamatoria pélvica?

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una infección de los órganos reproductivos femeninos. Incluyen el útero, las trompas de Falopio y los ovarios. Si no se trata, la EIP puede dañar los órganos reproductivos de la mujer. Puede causarle problemas para quedar embarazada, problemas durante el embarazo y dolor pélvico a largo plazo.

Síntomas de la enfermedad inflamatoria pélvica

La enfermedad inflamatoria pélvica causa diferentes síntomas en diferentes mujeres. Estos pueden incluir:

  • Un dolor sordo y sensibilidad en la parte inferior del abdomen
  • Secreción vaginal de color amarillo o verde, y que puede tener un olor desagradable
  • Períodos menstruales irregulares, como períodos extra largos, manchado o calambres durante todo el mes
  • Escalofríos, fiebre, náuseas, diarrea y vómitos
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor lumbar
  • Micción dolorosa

Algunas mujeres que tienen EIP no experimentan síntomas y no saben que tienen la enfermedad. Por eso es importante realizarse controles y pruebas de rutina.

Si tiene los síntomas anteriores o si cree que ha estado expuesto a una ITS, llame a su médico. Cuanto antes vea a su médico, mejor. Esperar puede permitir que la infección se propague y cause más dolor y daño.

¿Qué causa la enfermedad inflamatoria pélvica?

La enfermedad inflamatoria pélvica es causada por diferentes tipos de bacterias. Muchas veces, es causada por bacterias de una infección de transmisión sexual (ITS). Las dos ITS más comunes que causan EIP son la clamidia y la gonorrea. Pero la EIP también puede ser causada por bacterias normales que se encuentran en la vagina. Puede contraer EPI si las bacterias se mueven de su vagina a sus órganos reproductivos.

Hay varias formas en que las mujeres pueden contraer EPI. La forma más común es tener relaciones sexuales con una persona que tiene una ITS. Estas enfermedades se transmiten en el semen y otros fluidos corporales de las personas infectadas. Durante el contacto sexual, los gérmenes se propagan al cuello uterino de la mujer. Los gérmenes también pueden infectar las glándulas en la abertura de la vagina, la uretra (pasaje para la orina) o el ano.

A veces, la EPI puede ocurrir después de que se trata el cuello uterino con una prueba de Papanicolaou anormal o después de la inserción de un dispositivo intrauterino (DIU). Sin embargo, esto eso es poco frecuente. En raras ocasiones, la EPI puede ocurrir como resultado de un parto o un aborto espontáneo, o un procedimiento para tomar una muestra del interior del útero para análisis de laboratorio.

Además, las mismas cosas que la ponen en riesgo de contraer una ITS también la ponen en riesgo de una EPI. Su riesgo de EPI es mayor si:

  • Ha tenido una ITS
  • Ha tenido EPI antes
  • Es una mujer sexualmente activa menor de 25 años
  • Ha tenido múltiples parejas sexuales
  • Tiene hábitos sexuales peligrosos
  • Ducha vaginal (puede hacer que las bacterias entren en el tracto genital)

¿Cómo se diagnostica la enfermedad pélvica inflamatoria?

No hay una prueba única para detectar la EPI. Su médico diagnosticará la afección según sus antecedentes médicos, sus síntomas y un examen pélvico. Este examen puede ayudarlo a saber si alguno de sus órganos reproductivos está sensible. Su médico puede hacer un hisopado del área para obtener una muestra y hacer que se analice la muestra para detectar ITS. Es posible que realice pruebas para detectar una infección del tracto urinario u otras afecciones que puedan causar dolor pélvico. También podría realizar pruebas de diagnóstico por imágenes, como una ecografía. Esta prueba usa ondas sonoras para crear imágenes de sus órganos. Puede ayudar a su médico a buscar signos de EPI.

¿Se puede prevenir o evitar la enfermedad pélvica inflamatoria?

Muchos casos de enfermedad pélvica inflamatoria se pueden prevenir de la misma manera que se previenen las ITS. La única forma de evitar una ITS es no tener sexo vaginal, oral o anal.

Si es sexualmente activo, puede reducir su riesgo de contraer una ITS al:

  • Usar preservativos.Aunque el condón no evitará el 100% de las ITS, reducirá en gran medida sus posibilidades de infectarse. Recuerde, solo un condón puede brindar cierta protección contra las ITS. Otras formas de control de la natalidad no brindan esta protección.
  • Hacerse análisis.Asegúrese de que usted y su pareja se hagan pruebas de detección de ITS antes de tener relaciones sexuales. Cuéntense los resultados.
  • Limitar sus parejas sexuales.Su riesgo de contraer una ITS aumenta con la cantidad de parejas sexuales que tenga.
  • Ser monógamo.Esto significa tener relaciones sexuales con una sola pareja.
  • No abusar del alcohol o las drogas.Beber demasiado o consumir drogas puede llevar a comportamientos de riesgo. Puede aumentar su riesgo de estar expuesto a las ITS.
  • No usar duchas vaginales. Las duchas vaginales eliminan las bacterias normales de la vagina, que ayudan a combatir las infecciones. También ayuda a las bacterias a viajar a otras áreas del tracto reproductivo donde pueden causar infecciones.

Tratamiento de la enfermedad inflamatoria pélvica

La enfermedad inflamatoria pélvica se puede tratar, especialmente si se diagnostica a tiempo. Por lo general, se puede curar con antibióticos. Es muy importante que tome todos sus medicamentos exactamente como le indique su médico, incluso si sus síntomas desaparecen. Si no toma todo el medicamento, sus síntomas pueden empeorar. Unos días después de que comience a tomar el medicamento, es posible que su médico quiera volver a verla para un chequeo.

Cuanto antes se trate su EPI, mejor. Cuanto más tiempo pase sin tratar la EPI, más daño puede causar y es más probable que haya complicaciones.

Se puede recomendar la hospitalización si su EPI la pone muy enferma. También puede ser necesario si está embarazada, es menor de 18 años o tiene VIH.

Si tengo una EPI, ¿debería tratarse a mi pareja?

Si recibe tratamiento por enfermedad inflamatoria pélvica, especialmente si es causada por una ITS, su pareja también debe recibir tratamiento. A menos que su pareja reciba tratamiento, puede volver a infectarse. Es importante tomar buenas decisiones sobre el contacto sexual. Si cree que puede tener EIP, hable con su médico de familia de inmediato.

Vivir con una enfermedad pélvica inflamatoria

El tratamiento temprano y completo puede ayudar a prevenir las complicaciones de la enfermedad pélvica inflamatoria. Sin embargo, si no se trata la EPI, puede causar daño permanente a sus órganos internos. Se puede formar tejido cicatricial en las trompas de Falopio y alrededor del abdomen. Este tejido puede impedir el embarazo. También puede hacer que el embarazo se forme fuera del útero. Esto se llama embarazo tubárico o ectópico. La cicatrización puede causar un dolor que dura meses o, incluso, años. En ocasiones, los efectos de la EPI pueden ser tan graves que requerirán cirugía para eliminar el pus, el tejido cicatricial o extirpar órganos dañados.

Es más probable que la EPI reaparezca si está expuesta nuevamente a las ITS. Cada vez que tiene EIP, causa más daño y una mayor posibilidad de complicaciones.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mi enfermedad pélvica inflamatoria?
  • ¿Necesito hacerme alguna prueba?
  • ¿Qué significan los resultados de mi prueba?
  • ¿Qué opción de tratamiento me recomienda?
  • ¿Mi pareja sexual también necesita tratamiento?
  • ¿Es seguro que tenga relaciones sexuales ahora o debo esperar hasta después del tratamiento?
  • ¿Es seguro que intente quedar embarazada antes de terminar mi tratamiento?
  • ¿Tendré problemas para quedar embarazada?
  • ¿Tengo tejido cicatricial u otros daños en mis órganos?