Enfermedad inflamatoria pélvica

Descripción general

¿Qué es la enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés)?

La enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés) es una infección de los órganos reproductores femeninos (el útero, las trompas de Falopio y los ovarios). Normalmente, el cuello uterino (la abertura hacia la matriz) evita que las bacterias en la vagina se propaguen a estos órganos. Sin embargo, si el cuello uterino está expuesto a una infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés), como la gonorrea o la clamidia, se infecta. Esto puede permitir que las bacterias asciendan a los órganos internos, y que estos se inflamen y se infecten. Si esto se produce, es posible que las trompas de Falopio de la mujer se dañen y que sea difícil para ella quedar embarazada.

Síntomas

¿Cómo sé si tengo PID?

La PID provoca distintos síntomas en distintas mujeres. Estos incluyen los siguientes:

Algunas mujeres con PID no experimentan estos síntomas ni saben que tienen la enfermedad.

  • Un dolor sordo y dolor al tacto en la parte baja del abdomen.

  • Flujo vaginal que, por lo general, es amarillo o verde y que podría tener un olor desagradable.

  • Periodos menstruales irregulares, como periodos muy prolongados, manchado o retortijones durante todo el mes.

  • Escalofríos, fiebre alta, náuseas, diarrea y vómitos.

  • Dolor durante las relaciones sexuales.

  • Dolor en la parte baja de la espalda (lumbalgia).

  • Dolor al orinar.

¿Qué debo hacer si tengo síntomas de PID?

Las mujeres que tienen estos síntomas o que creen que se han visto expuestas a una STI deben consultar a su médico de inmediato. Su médico solo puede diagnosticar la PID realizando un examen pélvico, pasando un hisopo por el área y haciendo un examen de la muestra obtenida. Cuanto antes consulte a su médico, mejor. La demora puede permitir que se propague la infección y provocar más dolor y más daños.

Causas y factores de riesgo

¿Cómo contrae PID una mujer?

Existen varias maneras en las que las mujeres pueden contraer la PID. La manera más común es tener relaciones sexuales con una persona que tiene gonorrea o clamidia. Estas enfermedades se transmiten en el semen y otros líquidos corporales de las personas infectadas. Durante el contacto sexual, los gérmenes se propagan al cuello uterino de la mujer. Los gérmenes también pueden transmitir la infección a las glándulas que se encuentran en la abertura de la vagina, la uretra (el conductor por el que sale la orina) o el ano.

A veces, las mujeres contraen la PID sin haberse expuesto a la gonorrea o la clamidia. En estos casos, los médicos no están seguros de por qué las bacterias de la vagina se propagan al útero y las trompas de Falopio, y causan la PID.

Rara vez, la PID también puede producirse si hay bacterias que transmiten la infección a los órganos internos como resultado de haber dado a luz, de haber tenido un aborto espontáneo o un aborto inducido o de haberse sometido a un procedimiento en el que se tomó una muestra del interior de la matriz para realizar análisis de laboratorio. A veces, la PID puede producirse después de haberse tratado el cuello uterino como consecuencia de una prueba de Papanicolaou con resultados anormales o después de la inserción de un dispositivo intrauterino (DIU). Sin embargo, esto no es común.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la PID?

Los mismos factores que la ponen en riesgo de contraer STI también la ponen en riesgo de contraer una PID. Los factores de riesgo de PID incluyen:

  • Ser una mujer sexualmente activa menor de 25 años.

  • Tener múltiples parejas sexuales.

  • Tener hábitos sexuales poco seguros.

  • Realizarse lavados vaginales en forma regular (esto puede llevar a las bacterias hacia arriba por el tracto genital).

Tratamiento

¿Cómo se trata la PID?

No hay medicamentos de venta libre para la PID. La PID puede curarse, por lo general, con antibióticos. La mayoría de las mujeres no necesitan ser ingresadas en el hospital y pueden recibir tratamiento ambulatorio. Si usted recibe tratamiento ambulatorio, debe tomar el medicamento exactamente como se lo indique su médico. Si no toma todo el medicamento, sus síntomas podrían empeorar y usted podría tener que ir al hospital. Pocos días después de que comience a tomar el medicamento, su médico querrá verla para realizarle un control.

Es posible que se recomiende la hospitalización si usted está muy enferma a causa de la PID o si está embarazada, tiene menos de 18 años o tiene el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

¿Debe recibir tratamiento mi pareja si yo tengo PID?

Si usted recibe tratamiento para la PID, en especial si es provocada por una STI, su pareja también debe recibir tratamiento. A menos que su pareja reciba tratamiento, usted podría contraer nuevamente la infección. Es importante realizar buenas elecciones con respecto al contacto sexual. Si usted cree que podría tener PID, hable con su médico de familia de inmediato.

Complicaciones

¿Qué puede pasarle a mi cuerpo si desarrollo la PID?

Un tratamiento temprano y completo puede ayudar a prevenir las complicaciones de la PID. Sin embargo, si no se trata la PID, puede provocar daño permanente a los órganos internos. Puede formarse tejido cicatricial en las trompas de Falopio y en la zona alrededor del abdomen. Este tejido puede impedir que usted quede embarazada o hacer que el embarazo se forme fuera del útero (esto se llama embarazo tubárico o ectópico). El tejido cicatricial puede provocar dolor que dura meses o, incluso, años. En ocasiones, los efectos de la PID pueden ser tan graves que se requiere cirugía para extraer el pus, eliminar el tejido cicatricial o extraer los órganos dañados.

Es más probable que la PID reaparezca si usted se expone nuevamente a una STI. Cada vez que usted tiene PID, esta provoca más daño y hay una mayor posibilidad de que se presenten complicaciones.

Prevención

¿Cómo debo hacer para tener relaciones sexuales seguras?

Evite tener contacto sexual con personas con riesgo de tener infecciones. Si decide tener relaciones sexuales, primero pregunte a su pareja si tiene algún riesgo de infección. Tanto hombres como mujeres pueden tener STI sin tener ningún síntoma, por lo cual es importante realizarse exámenes periódicos para detectar STI. La pareja de sexo masculino debe siempre usar un condón durante la actividad sexual. A pesar de que el condón no prevendrá el 100% de las STI, reducirá bastante sus probabilidades de contraer infecciones.

Recuerde: solo un condón puede brindar algún grado de protección contra las STI. Hay otras formas de métodos anticonceptivos que no brindan esta protección.

Otras organizaciones

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mi enfermedad inflamatoria pélvica?

  • ¿Necesito hacerme alguna prueba?

  • ¿Qué significan los resultados de mi prueba?

  • ¿Qué opción de tratamiento recomienda?

  • ¿Necesita también mi pareja sexual recibir tratamiento?

  • ¿Es seguro para mí tener relaciones sexuales ahora o necesito esperar hasta después del tratamiento?

  • ¿Tengo tejido cicatricial o algún otro daño en los órganos?

  • ¿Tendré problemas para quedar embarazada?