Enfermedad de Hashimoto

Enfermedad de Hashimoto

¿Qué es la enfermedad de Hashimoto?

La enfermedad de Hashimoto es una enfermedad autoinmune que afecta a la glándula tiroides. La glándula tiroides está situada en la parte frontal del cuello, debajo de la laringe. Produce hormonas que controlan el metabolismo. Esto incluye cosas como el ritmo cardíaco y la rapidez con que se queman las calorías. Cuando se tiene la enfermedad de Hashimoto, su sistema inmune ataca la glándula tiroides. Esto hace que se hinche e irrite. Cuando esto sucede, su tiroides no puede producir hormonas como lo hace normalmente.

Síntomas de la enfermedad de Hashimoto

Muchas personas que tienen la enfermedad de Hashimoto tienen ningún síntoma en absoluto. Si la enfermedad hace suficiente daño a la tiroides, puede causar hipotiroidismo (enfermedad de la tiroides hipoactiva). Esto se debe a que el ataque a la tiroides hace que la glándula produzca menos hormonas. Los síntomas de la enfermedad de Hashimoto incluyen:

  • fatiga;
  • aumento de peso;
  • aumento de la sensibilidad al frío;
  • dolor o rigidez articular y muscular;
  • piel pálida y seca;
  • cara hinchada;
  • voz ronca;
  • estreñimiento;
  • menstruación más copiosa que lo normal en mujeres;
  • colesterol en sangre elevado;
  • depresión;
  • tiroides visiblemente agrandada;
  • olvido o problemas de memoria.

¿Qué causa la enfermedad de Hashimoto?

La enfermedad de Hashimoto es una enfermedad autoinmune. Normalmente, el sistema inmune produce anticuerpos. Estos ayudan a proteger al cuerpo contra los virus, bacterias y otras sustancias extrañas. En ocasiones, su sistema inmune produce anticuerpos que atacan los tejidos y/o órganos de su cuerpo. Esto es una enfermedad autoinmune. Con la enfermedad de Hashimoto, los anticuerpos atacan la tiroides. Los médicos no están seguros de por qué las personas contraen esta enfermedad.

¿Quién contrae la enfermedad de Hashimoto?

Esta enfermedad puede afectar a personas de todas las edades. Es más común en mujeres entre 30 y 50 años de edad. Si alguien en su familia ha tenido enfermedad de la tiroides, puede tener un mayor riesgo de padecer la enfermedad de Hashimoto.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Hashimoto?

Su médico le hará un examen físico. Le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes médicos. Se le pedirá un análisis de sangre, el cual puede demostrar si su glándula tiroides está funcionando de manera correcta. Las pruebas pueden medir los niveles de hormonas en busca de la enfermedad de Hashimoto.

Su médico también puede solicitar pruebas de imagen. Estas podrían incluir un ultrasonido o tomografía computarizada. Estas pruebas le permiten al médico ver imágenes de su glándula tiroides para buscar problemas. Las pruebas de imagen, por lo general, no son necesarias para diagnosticar la enfermedad de Hashimoto.

¿Se puede prevenir o evitar la enfermedad de Hashimoto?

No existe una forma conocida de prevenir o evitar la enfermedad de Hashimoto.

Tratamiento de la enfermedad de Hashimoto

La enfermedad de Hashimoto no tiene cura. A menudo, se puede tratar con medicamentos. Esto reducirá al mínimo cualquier efecto a largo plazo. Se trata con una hormona tiroidea sintética. Esta hormona reemplaza las hormonas que su glándula tiroides por lo general produce. El medicamento se toma en forma de píldora diaria. Regula los niveles de hormonas y hace que su metabolismo vuelva a la normalidad. También reduce el colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés). Puede ayudar a revertir el aumento de peso. Cuánto tiempo necesita tomar el medicamento dependerá de los resultados de sus análisis de sangre. Para la mayoría de la gente, tomar el medicamento de hormona tiroidea no causa ningún problema.

Para ayudar a prevenir los síntomas, siempre tome su medicamento para la tiroides. A su vez, realice un análisis de sangre de forma periódica para verificar el funcionamiento de su glándula tiroidea. Algunos medicamentos, suplementos y alimentos pueden afectar la capacidad del cuerpo para absorber la hormona tiroidea sintética. Coméntele a su médico si:

  • Come grandes cantidades de productos de soja.
  • Está en una dieta con alto contenido de fibra.
  • Toma otros medicamentos. Estos podrían incluir suplementos de hierro o de calcio, colestiramina o hidróxido de aluminio (que se encuentran en algunos antiácidos).

Vivir con la enfermedad de Hashimoto

La enfermedad de Hashimoto se mantiene estable durante muchos años. Si progresa hasta convertirse en hipotiroidismo, es fácil de tratar.

Si se le diagnostica la enfermedad de Hashimoto y planea quedar embarazada, debe hablar con su médico. El hipotiroidismo puede afectar tanto a usted como a su bebé si no se trata. Tendrá que ser cuidadosa y estar atenta a los síntomas de hipotiroidismo durante el embarazo. Por lo general, los medicamentos para la tiroides son seguros de tomar durante el embarazo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mi enfermedad de Hashimoto mí?
  • ¿Cuáles son los resultados de mi(s) análisis de sangre? ¿Qué significan estos resultados?
  • ¿Cuál es la mejor opción de tratamiento? ¿Necesitaré medicamentos?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de este medicamento? ¿Cuánto tiempo tendré que tomarlos?
  • ¿Cuándo desaparecerán los síntomas?
  • ¿Estoy en riesgo de sufrir problemas de salud a largo plazo?