Displasia cervical

¿Qué es la displasia cervical?

La displasia cervical es cuando hay células anormales o precancerosas en el cuello uterino y alrededor del mismo. La vagina se abre hacia el cuello uterino, que es la parte inferior del útero.

La displasia cervical se detecta mediante una prueba de Papanicolaou. Se diagnostica con una biopsia. Los cambios anormales en las células pueden ser leves, moderados o graves. La presencia de displasia cervical no significa que una persona tenga cáncer de cuello uterino. Pero las células podrían provocar cáncer si no se tratan.

Síntomas de la displasia cervical

Las personas con displasia cervical por lo general no tienen ningún síntoma. Es por eso que es importante examinarse en forma regular. La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda pruebas de Papanicolaou de rutina para diagnosticar el cáncer de cuello uterino de forma temprana. Para saber cuándo y con qué frecuencia se debe realizar la prueba, se puede recurrir a las guías clínicas de la AAFP.

¿Qué causa la displasia cervical?

Las células del cuello uterino pueden cambiar con el tiempo. Esto significa que se puede desarrollar displasia cervical a cualquier edad.

El virus del papiloma humano (VPH) es la causa principal de la displasia cervical. Hay más de 200 virus de VPH diferentes. Aproximadamente 40 de estos afectan los genitales. Estos se transmiten a través del contacto sexual. La mayoría de los virus tienen bajo riesgo de cáncer. Alrededor de 12 son de alto riesgo. Los tipos de VPH 16 y 18 de alto riesgo causan alrededor del 70 por ciento de los cánceres de cuello uterino.

En los Estados Unidos, el VPH es la infección de transmisión sexual más común.

Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de presentar una displasia cervical:

  • comenzar a mantener relaciones sexuales antes de los 18 años de edad;
  • tener una gran cantidad de compañeros sexuales;
  • tener enfermedades o consumir medicamentos que debiliten la actividad del sistema inmunitario;
  • fumar o mascar tabaco;
  • no usar condones (si bien ayudan a prevenir el VPH, no brindan una protección completa);
  • dar a luz antes de los 16 años de edad.

La presencia de displasia cervical y/o VPH no significa que una persona tenga cáncer de cuello uterino. Sin embargo, las células precancerosas pueden convertirse en cancerosas.

¿Cómo se diagnostica la displasia cervical?

La displasia cervical normalmente se detecta con una prueba de Papanicolaou de rutina. Para esta prueba, el médico tomará una muestra del cuello uterino para recoger una muestra de células. Esto generalmente no es doloroso. Las células se envían a un laboratorio. El laboratorio se puede tomar hasta 3 semanas para procesar la prueba.

Los resultados de la prueba de Papanicolaou pueden ser normales, anormales o no concluyentes. Si son normales, se deben seguir las recomendaciones de la AAFP con respecto a realizar pruebas de Papanicolaou en forma regular.

Los resultados no concluyentes no indican una displasia cervical. Usted podría tener una infección simple en el cuello del útero o en la vagina. Su médico puede ordenar repetir la prueba. Otras acciones o diagnósticos dependerán de su edad y antecedentes médicos.

Un resultado anormal se conoce como displasia cervical. Se llama lesión escamosa intraepitelial (SIL, por sus siglas en inglés). En la prueba de Papanicolaou, las células precancerosas pueden clasificarse como:

  • SIL de bajo grado (LSIL), que indica una anomalía leve
  • SIL de alto grado (HSIL), que indica una anomalía de moderada a grave
  • Células glandulares o escamosas atípicas

Se necesitan pruebas adicionales para descubrir si los cambios celulares son leves, moderados o graves. Una colposcopia es un procedimiento que se realiza en el consultorio y le permite a su médico observar el cuello uterino más de cerca. Tomará una muestra más grande de tejido o células anormales para realizar una biopsia. Estas biopsias son pequeñas y no causan mucho malestar.

La displasia cervical que se encuentra en una biopsia se llama neoplasia intraepitelial cervical (NIC). Hay 3 niveles:

  • CIN I (displasia leve)
  • CIN II (displasia moderada a marcada)
  • CIN III (displasia severa a carcinoma in situ)

Una prueba de VPH se puede realizar al mismo tiempo o por separado como la prueba de Papanicolaou. Se identificará la presencia y el tipo de VPH.

¿Se puede prevenir o evitar la displasia cervical?

La mejor manera de prevenir la displasia cervical es vacunarse contra el VPH. Se ha demostrado que la vacuna contra el VPH reduce el riesgo de contraerlo. No elimina el riesgo de presentar displasia cervical por completo. Consulte al médico para saber si cumple con todos los criterios necesarios para vacunarse. Las persones entre 9 y 26 años de edad deberían vacunarse antes de comenzar su actividad sexual.

También puede tomar los siguientes pasos para reducir el riesgo de desarrollar displasia cervical:

  • obtener la vacuna contra el VPH si tiene entre 9 y 26 años de edad;
  • no fumar;
  • no tener relaciones sexuales hasta tener 18 años o más;
  • siempre usar condón al tener relaciones sexuales;
  • solo tener una pareja sexual a la vez (monogamia).

Tratamiento para la displasia cervical

El tratamiento de la displasia cervical dependerá del grado de células anormales y de sus antecedentes médicos. La mayoría de los casos leves desaparecerán sin tratamiento. El médico puede sugerir que se realice una prueba de Papanicolaou cada 6 a 12 meses, en lugar de cada 3 a 5 años. Pero si los cambios no desaparecen o empeoran, se necesitará tratamiento.

Los casos de displasia cervical moderada o grave podrían requerir un tratamiento inmediato. Las opciones pueden ser las siguientes:

  • criocirugía para congelar el tejido cervical anormal;
  • LEEP (procedimiento de escisión electroquirúrgica) para quemar las células anormales con un asa de alambre en bucle que transmite corriente eléctrica;
  • cirugía para extirpar las células anormales con láser, bisturí, o ambos;

Algunos casos raros de displasia cervical grave pueden requerir una histerectomía para extraer el cuello uterino por completo.

Vivir con displasia cervical

El diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno curan la mayoría de los casos de displasia cervical. Siga las recomendaciones de su médico y de la AAFP en relación con las pruebas de detección temprana.

Una vez tratada, la displasia cervical puede volver. Una persona que tiene displasia cervical grave debido a un VPH de alto riesgo, o cuya afección no se trate podría desarrollar un cáncer de cuello uterino.

Preguntas para hacer al médico

  • ¿La displasia cervical, o el VPH, son hereditarios?
  • ¿La displasia cervical o el VPH afectan mis posibilidades de quedar embarazada?
  • ¿Existe una prueba de VPH para los hombres?
  • Si el resultado de la prueba de detección del VPH de mi pareja fue positivo, ¿es posible que me lo transmita? ¿Qué sucede en el caso de las parejas del mismo sexo?