Cáncer de pulmón

¿Qué es el cáncer de pulmón?

El cáncer de pulmón es un crecimiento anormal de células en los pulmones. Es una de las formas más comunes de cáncer en el mundo. Más personas en los Estados Unidos mueren de cáncer de pulmón que de cualquier otro cáncer. La mayoría de los casos de cáncer de pulmón son causados por fumar.

Hay 2 tipos de cáncer de pulmón:

De células no pequeñas: esta es la forma más común de cáncer de pulmón. Más del 85% de las personas con cáncer de pulmón tienen células no pequeñas.

De células pequeñas: las células de esta forma de cáncer son pequeñas. Las células crecen y se propagan más rápido que en el cáncer de pulmón de células no pequeñas. Se trata de manera diferente.

Síntomas del cáncer de pulmón

Los síntomas del cáncer de pulmón pueden diferir de una persona a otra. Los síntomas comunes incluyen:

  • Una tos que empeora o que no desaparece.
  • Dolor en el pecho.
  • Falta de aliento o sibilancias.
  • Problemas continuos por neumonía o bronquitis.
  • Tos con sangre.
  • Sentirse cansado todo el tiempo.
  • Pérdida de peso inexplicable.

Algunas personas informan que no se sienten bien. Si el cáncer se ha diseminado, puede sentir dolor o tener problemas con la parte del cuerpo a la que se ha diseminado. Muchas personas con cáncer de pulmón no experimentan síntomas hasta que la enfermedad se encuentra en una etapa avanzada. Esa es una de las razones por la que muere más gente.

¿Qué causa el cáncer de pulmón?

Hay varias causas conocidas de cáncer de pulmón.

Tabaquismo

En la mayoría de los casos (80% a 90%), fumar causa cáncer de pulmón. El humo del cigarrillo contiene miles de productos químicos. Muchos de estos se sabe que son cancerígenos. Los fumadores tienen entre 15 y 30 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón que los no fumadores. Las personas que usan otros productos de tabaco también tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de pulmón. Estos productos incluyen cigarros, pipas y cigarrillos electrónicos (vaporizadores).

Su riesgo de contraer cáncer de pulmón es mayor cuanto antes haya comenzado a fumar y más cigarrillos fume por día. Si solía fumar pero ya no lo hace, su riesgo de cáncer de pulmón disminuye. Pero todavía es más alto que si nunca hubiese fumado.

Humo de segunda mano

El humo de segunda mano es el humo que producen otras personas cuando fuman productos de tabaco. Cuando uno lo inhala, recibe los efectos nocivos del humo. Miles de personas que nunca fumaron mueren cada año de cáncer de pulmón porque han estado cerca del humo de segunda mano.

Radón

El radón es un gas que aparece naturalmente en la tierra. Queda atrapado en casas y edificios. Allí, puede alcanzar niveles altos que pueden causar cáncer. La exposición al radón es la segunda causa principal de cáncer de pulmón en los EE. UU.

Otras sustancias

Se ha relacionado una variedad de otras sustancias con el cáncer de pulmón. Estos incluyen asbesto, arsénico, escape de diésel y ciertas formas de sílice y cromo.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de pulmón?

El cáncer de pulmón a menudo se encuentra en una radiografía o tomografía computarizada que se realiza por otra razón. Si tiene síntomas de cáncer de pulmón, su médico le hará un examen físico. Escuchará su pecho. Si escucha líquido alrededor de los pulmones, puede sospechar de cáncer de pulmón. Su médico le preguntará sobre sus antecedentes médicos y si fuma. También le preguntarán si ha estado expuesto a otras cosas que pueden causar cáncer, como el asbesto.

Es probable que su médico ordene pruebas que puedan detectar el cáncer de pulmón. Estas pueden incluir:

  • radiografía de tórax
  • tomografía computarizada
  • resonancia magnética
  • PET (tomografía por emisión de positrones)
  • prueba de esputo
  • toracocentesis (muestras de líquido que se ha acumulado alrededor de los pulmones)

Si alguna de estas pruebas indica que el cáncer puede estar presente, su médico probablemente ordenará una biopsia. Extraerá un pedazo de tejido de su pulmón. Observará el tejido bajo un microscopio y buscará células cancerosas.

Si se encuentran células cancerosas en una biopsia, su médico realizará más pruebas. Esto lo ayudará a descubrir qué tan rápido puede crecer el cáncer, con qué probabilidad se ha diseminado o diseminará y cómo podrían funcionar ciertos tratamientos.

¿Se puede evitar o prevenir el cáncer de pulmón?

En la mayoría de los casos se puede prevenir el cáncer de pulmón.

  • No fume. Si no fuma, no empiece. Si fuma, intente dejarlo. Si vapea, déjelo. Si necesita ayuda para dejar de fumar, hable con su médico. Hay muchos métodos disponibles para ayudarlo. Estos incluyen parches de nicotina, goma de mascar y medicamentos.
  • Evite el humo de segunda mano. Si pasa tiempo con personas que fuman, pídales que no fumen cerca suyo. Evite los lugares donde habrá humo de segunda mano.
  • Haga que examinen su casa para detectar radón. Esta es una recomendación de la Agencia de Protección Ambiental.
  • Evite los carcinógenos. Los carcinógenos son cosas que causan cáncer. Otros carcinógenos comunes (además del humo, el radón y el asbesto) que pueden causar cáncer de pulmón incluyen el escape de diésel, el polvo de carbón y otros hollines.

Si fuma y tiene entre 55 y 80 años, puede hacerse una prueba de detección de cáncer de pulmón. Esto se realiza a través de una tomografía computarizada de dosis baja. La detección ayuda a encontrar el cáncer más temprano o antes de que se propague. Esto mejora sus posibilidades de un tratamiento exitoso.

Tratamiento contra el cáncer de pulmón

Hay varias opciones de tratamiento para el cáncer de pulmón. El médico puede recomendar más de un tipo de tratamiento. Lo que es mejor para una persona puede no ser el mejor tratamiento para usted. El médico tomará la decisión en función de varias cosas, que incluyen:

  • Su salud general.
  • El tipo de cáncer de pulmón.
  • Dónde se ha propagado el cáncer.

Los tratamientos comunes disponibles incluyen:

  • Cirugía: un cirujano corta el tumor o cualquier tejido canceroso.
  • Radioterapia: se usan rayos de alta energía para eliminar las células cancerosas. Se puede usar después de la cirugía para destruir las células cancerosas que quedaron.
  • Quimioterapia: se usan medicamentos potentes para matar las células cancerosas. Se administran por vía intravenosa (directamente en la vena) o en forma de píldora. La quimioterapia puede causar efectos secundarios desagradables. Estos incluyen debilidad, cansancio y pérdida del cabello.
  • Terapia dirigida: los medicamentos especiales bloquean el crecimiento y la propagación de células cancerosas específicas. Se pueden administrar por vía intravenosa o en forma de píldora.

Las personas con cáncer de pulmón de células no pequeñas pueden ser tratadas con cualquiera de estas terapias o con una combinación de ellas. Las personas con cáncer de pulmón de células pequeñas generalmente son tratadas con radiación y quimioterapia. También hay otras terapias disponibles. Pregúntele a su médico cuál es el tratamiento adecuado para usted.

Vivir con cáncer de pulmón

Con tratamiento, su cáncer de pulmón puede entrar en remisión. Qué tan bien le vaya después del tratamiento depende de muchos factores. Entre ellos, cuán a tiempo se le diagnosticó el cáncer. Si no se trata o no se detecta, el cáncer puede extenderse a otras partes del cuerpo. Estas incluyen los ganglios linfáticos y otros órganos. En muchos casos el cáncer no se diagnostica hasta que ya se ha propagado. Esto podría causar serios problemas de salud o ser mortal. Es muy importante recibir tratamiento lo antes posible.

Vivir con cáncer durante el tratamiento puede ser estresante. Los tratamientos pueden tener diferentes efectos secundarios en su cuerpo. Cuídese bien. Lleve una dieta saludable, duerma lo suficiente y trate de mantener su energía alta manteniéndose ligeramente activo. Vivir con cáncer de pulmón también puede afectar sus emociones. Obtenga apoyo cuando lo necesite. Familiares, amigos, consejeros o grupos de apoyo pueden ayudarlo emocionalmente.

Incluso después de que el cáncer entre en remisión, tiene un mayor riesgo de que el cáncer regrese al cuerpo. Tendrá que obtener atención de seguimiento y controles regulares durante años después del tratamiento.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de cáncer de pulmón tengo?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer para prepararme para el tratamiento?
  • ¿Habrá algún efecto secundario?
  • ¿Cómo puedo manejar los efectos secundarios?
  • ¿Podré trabajar mientras estoy recibiendo tratamiento?
  • ¿Debería considerar participar en un ensayo clínico para recibir tratamiento?