Neuropatía diabética

Descripción general

¿Qué es la neuropatía diabética?

La neuropatía diabética es un tipo de daño en los nervios que ocurre en las personas que tienen diabetes. Este daño hace difícil que los nervios lleven mensajes al cerebro y a otras partes del cuerpo.

¿Cómo puedo aprender más?

Para obtener más información, hable con su médico de familia.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la neuropatía diabética?

La neuropatía diabética puede provocar los siguientes síntomas:

  • Entumecimiento (pérdida de sensibilidad) u hormigueo doloroso, y ardor en partes del cuerpo, en especial en los dedos de las manos, los dedos de los pies, las manos y los pies.

  • Debilidad muscular y dificultad para caminar.

  • Cortes, llagas o ampollas en los pies que no duelen tanto como usted creería, y que también se curan muy lentamente.

  • Problemas de vejiga, como infecciones del tracto urinario e incontinencia urinaria (la pérdida del control de la vejiga).

  • Problemas digestivos, como el abotagamiento, el dolor abdominal, el estreñimiento, las náuseas, los vómitos y la diarrea.

  • Disfunción eréctil (en los hombres) y sequedad vaginal (en las mujeres).

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de la neuropatía diabética?

La diabetes hace que el nivel de azúcar en la sangre sea más alto que lo normal. Con el tiempo, los niveles altos de azúcar en la sangre dañan los vasos sanguíneos y los nervios. Es por eso que las personas que no controlan (o no pueden controlar) muy bien su nivel de azúcar en la sangre parecen ser más propensos a tener neuropatía diabética.

Los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de tener neuropatía diabética. Los niveles altos de colesterol y fumar también aumentan el riesgo.

Tratamiento

¿Cómo se trata la neuropatía diabética?

No existe una cura para la neuropatía diabética. El tratamiento se concentra en retrasar el desarrollo de la afección controlando los niveles de azúcar en la sangre y haciendo cambios en el estilo de vida. Estos cambios en el estilo de vida no solo ayudan a retrasar el daño en los nervios, sino que también ayudan a fomentar el estado de salud general. Estos incluyen:

El tratamiento para la neuropatía diabética también se concentra en aliviar el dolor y las molestias. Existen varios medicamentos disponibles que ayudan a calmar el dolor que causa la neuropatía. Su médico lo ayudará a decidir qué es lo mejor para usted.

  • Seguir una dieta saludable.

  • Hacer ejercicio en forma regular.

  • Mantener un peso saludable.

  • Controlar la presión arterial.

  • No fumar.

  • Limitar el consumo del alcohol.

Complicaciones

¿Qué sucederá si se dañan los nervios en mis piernas y pies?

Si la neuropatía diabética ha dañado los nervios en sus piernas y pies, es posible que no pueda sentir dolor en esas partes del cuerpo. Esto es un problema porque el dolor puede ser una señal de utilidad. Si no siente nada en los pies, podría tener una lesión y no saberlo. Además, los músculos podrían atrofiarse (disminuir en tamaño), y hacer que le sea más difícil caminar. La piel de sus pies podría agrietarse y desarrollar llagas. Si estas llagas no se curan o se infectan, podría necesitar recibir tratamiento en un hospital. En casos graves, es posible que se deba amputar el pie (extirparlo). Dado que la diabetes hace que sea más difícil que se cure una lesión, es importante que cuide bien sus pies y, en primer lugar, prevenir las lesiones.

Prevención

¿Qué puedo hacer para evitar la neuropatía diabética?

Lo más importante es mantener el nivel de azúcar en la sangre bajo control Tome sus medicamentos y/o aplíquese la insulina exactamente como se lo indique su médico. Siga una dieta saludable. Si tiene sobrepeso, pida ayuda a su médico para bajar de peso. Haga mucho ejercicio.

¿Qué puedo hacer para prevenir los problemas en los pies provocados por la neuropatía diabética?

Mantenga el nivel de azúcar en la sangre lo más cerca posible de los niveles normales. Además, siga las indicaciones de su médico con respecto a la dieta y el ejercicio. Aplíquese la insulina o tome su medicamento exactamente como le fue indicado. A continuación presentamos algunas otras maneras de proteger sus pies:

  • Lávese los pies todos los días con agua tibia (no caliente) y jabón suave.

  • Séquese bien los pies, en especial, entre los dedos de los pies. Use una toalla suave y séquese dándose suaves palmadas; no se refriegue.

  • Mantenga suave la piel de sus pies aplicando una crema o loción de lanolina, en especial en los talones. Si la piel se agrieta, hable con su médico sobre cómo tratarla.

  • Mantenga los pies secos poniéndose talco no medicinal antes de ponerse el calzado, los calcetines o las medias.

  • Examínese los pies todos los días. Es posible que necesite un espejo para mirar la parte de abajo de los pies. Llame a su médico si tiene enrojecimiento, hinchazón, dolor que no desaparece, entumecimiento u hormigueo en cualquier parte del pie.

  • No trate callosidades, callos o juanetes sin hablar primero con su médico.

  • Córtese las uñas de los pies en forma recta para evitar las uñas encarnadas. Remojar las uñas de los pies en agua tibia podría ayudar a ablandarlas antes de cortarlas. Lime los bordes de las uñas de los pies cuidadosamente.

  • No permita que los pies estén muy fríos ni muy calientes.

  • No ande descalzo.

¿Qué debo buscar cuando elijo calzado y calcetines?

  • No use el calzado sin calcetines.

  • No use sandalias ni calzado con puntera abierta.

  • Evite el calzado de tacón alto y el calzado en punta.

  • Use calcetines bien acolchados, o medias que tengan 1/2 pulgada más de longitud que su dedo más largo del pie. No use calcetines elastizados, calcetines de nailon, calcetines con una banda elástica o una liga en la parte superior, ni calcetines con costuras internas.

  • No use calzado incómodo o ajustado que le roce o corte los pies. Si ya ha tenido problemas antes debido a calzado que no le quedaba bien, podría convenirle utilizar calzado hecho a medida.

  • Hable con su médico antes de comprar calzado especial o plantillas.

  • Compre calzado nuevo al final del día, cuando sus pies estén un poco hinchados. Si el calzado es cómodo cuando sus pies están hinchados, probablemente sea cómodo todo el día.

  • Moldee el calzado nuevo poco a poco usándolo no más de una hora al día durante varios días.

  • Cámbiese los calcetines y el calzado todos los días. Tenga al menos 2 pares de calzado para poder cambiarlos día por medio.

  • Mire dentro del calzado todos los días para comprobar que no tengan cosas como grava o forros rotos. Estas cosas podrían rozar los pies y provocar ampollas o llagas.

¿Con qué frecuencia mi médico me examinará los pies?

Su médico o enfermero deben examinarle los pies periódicamente cuando va a una cita. Si está teniendo algún problema, como entumecimiento, llagas o uñas de los pies encarnadas, informe a su médico de inmediato.

Otras organizaciones

Preguntas que debe realizar a su médico

  • No me han diagnosticado diabetes, pero mis pies están entumecidos y, a veces, siento hormigueo. ¿Debo realizarme pruebas para detectar diabetes?

  • ¿Debo usar calzado de tacón alto?

  • Si tengo una llaga en el pie, ¿debo consultar a mi médico de inmediato o puedo monitorearla yo mismo?

  • ¿Puede recomendarme una buena loción para los pies?

  • He tenido algunos problemas con el control de la vejiga. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar a controlarla?

  • ¿Mejorará alguna vez la neuropatía?

  • ¿Existe algún medicamento que pueda tomar para parar el dolor?