Virus del papiloma humano (VPH)

¿Qué es el virus del papiloma humano (VPH)?

El virus del papiloma humano (VPH) es un virus común de transmisión sexual. Es la infección de transmisión sexual (ITS) más común en los Estados Unidos. Hay más de cien tipos de VPH. Algunos tipos no causan ningún síntoma. Otros tipos causan verrugas genitales. Los tipos más agresivos de VPH pueden causar cáncer tanto en mujeres como en hombres. Esto incluye cáncer de cuello uterino, vagina, vulva, ano, pene y garganta.

El VPH se transmite entre las personas a través del contacto genital o de piel a piel. Tanto los hombres como las mujeres pueden contraer el VPH y transmitirlo. A menudo, no saben que lo tienen, por lo que no se dan cuenta de que lo están transmitiendo a otras personas. Casi todas las personas que han tenido relaciones sexuales contraerán el VPH en algún momento de su vida.

Síntomas del VPH

En la mayoría de los casos, el VPH, incluidos los tipos que causan cáncer, no tiene síntomas.

El síntoma principal que las personas ven con algunos tipos de infección por VPH son las verrugas genitales. Las verrugas genitales pueden ser pequeñas o grandes, planas o elevadas. A veces se las describe como una especie de coliflor. Puede haber solo una, o pueden aparecer en grupos. Pueden aparecer en el ano, el cuello uterino, el escroto, el pene, la ingle o el muslo.

Otro tipo de VPH puede hacer que se desarrollen verrugas en otras partes del cuerpo, como las manos y los pies. Los tipos de VPH que causan verrugas por lo general no causan cáncer.

¿Que causa el VPH?

La infección por VPH ocurre cuando el virus ingresa al cuerpo. Esto ocurre con mayor frecuencia durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una persona que ya está infectada. El VPH se transmite a través del contacto de piel a piel, no a través de fluidos corporales.

¿Cómo se diagnostica el VPH?

Si cree que tiene verrugas en el área genital, llame a su médico de familia, que podrá diagnosticarlo con un examen.

Para las mujeres, el diagnóstico de VPH a menudo comienza con resultados anormales de una prueba de Papanicolaou de rutina. Cuando se hace una prueba de Papanicolaou (o «frotis»), el médico toma una muestra de células del cuello uterino. La muestra se envía a un laboratorio y se examina con un microscopio. Si se encuentran células anormales, el médico puede hacer otra prueba de Papanicolaou e incluir una prueba de VPH cervical. Esta prueba puede identificar muchos de los tipos de VPH que pueden causar cáncer cervical. Esta es la única prueba de VPH aprobada por la FDA.

Si tiene un tipo de VPH que puede causar cáncer, es posible que su médico quiera realizar una colposcopia. En esta prueba, usará una lente de aumento especial para ver más de cerca el cuello uterino. Si el tejido se ve anormal, cortará un poco para realizar una biopsia. Esta prueba verificará si hay signos de cáncer.

No existe una prueba de VPH aprobada por la FDA para hombres. Los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres o que son VIH positivos pueden ser candidatos para una prueba de Papanicolaou anal. Esta prueba no confirmará el VPH, pero se pueden encontrar células cutáneas anormales.

¿Se puede prevenir o evitar el VPH?

Debido a que el VPH es un virus muy común, es difícil evitarlo por completo. Pero hay pasos que puede seguir para reducir el riesgo.

  • Tener pocas parejas sexuales.
  • Evitar las relaciones sexuales con personas que hayan tenido muchas parejas sexuales.
  • Usar condones de manera consistente y correcta, aunque es posible que no cubran todas las áreas de la piel donde vive el virus.

El VPH a menudo no muestra síntomas. A veces, los síntomas aparecen semanas o meses después de haber sido infectado. Esto hace que sea más difícil no propagar la infección. Es menos común que los hombres desarrollen complicaciones por el VPH, pero pueden transmitir el virus a las mujeres, donde el cáncer a partir del virus es más común. Por lo tanto, es importante hacer todo lo posible para evitar el VPH.

Vacuna contra el VPH

Hay una vacuna contra el VPH disponible que puede proteger contra las enfermedades causadas por el VPH, incluidos los cánceres. Está aprobada por la FDA.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) disponen que las niñas y los niños entre las edades de 11 y 12 años deben recibir la vacuna. Es más efectiva cuando la persona se vacuna antes de volverse sexualmente activa. Los adolescentes y los adultos jóvenes también pueden recibir la vacuna. Está aprobada para cualquier persona de entre 9 años y 26 años.

Los CDC también recomiendan la vacuna para hombres de 26 años y menores que tienen sexo con otros hombres o son VIH positivos.

La vacuna se administra en múltiples dosis (inyecciones) durante 6 a 12 meses. Los niños de 9 a 14 años reciben dos dosis. Los mayores de 15 años reciben tres dosis. Es importante recibir todas las dosis para asegurarse de que usted o su hijo estén recibiendo la mayor protección contra la infección por VPH.

Sin seguro de salud, las vacunas pueden ser costosas. El Programa Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en inglés) de los CDC proporciona vacunas gratuitas para algunas familias. Si es una persona de bajos ingresos y no tiene seguro para las vacunas, usted puede calificar.

Tratamiento del VPH

No existe cura o tratamiento para el virus en sí. En muchos hombres y mujeres, el VPH desaparece por sí solo sin causar ningún problema de salud. Existen tratamientos para las afecciones que causa el virus, que incluyen verrugas genitales, células precancerosas y cáncer.

Las verrugas genitales deben ser tratadas por su médico. No intente tratar las verrugas usted mismo. No utilice productos de venta libre para eliminar las verrugas. Se supone que estos productos químicos no se usan para las verrugas genitales y pueden irritar la piel.

Si se encuentran células precancerosas, se extrae el tejido anormal para que no se convierta en cáncer. Si se encuentra cáncer, el tratamiento variará y dependerá del tipo de cáncer, el estadio y la edad del paciente.

Vivir con VPH

Usted puede dar positivo para el VPH sin tener signos de cáncer o verrugas genitales. Es probable que su médico quiera que se haga una prueba de Papanicolaou cada cuatro a seis meses hasta que desaparezca la infección. Esto podría tomar hasta dos años.

La mayoría de las mujeres que se hacen las pruebas de Papanicolaou de rutina y siguen los consejos de su médico no contraerán cáncer cervical. Necesita mucho tiempo para desarrollarse, y los controles regulares ayudan a encontrar los problemas temprano, antes de que se vuelvan más graves.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tratamiento es el mejor para mí?
  • ¿Cómo puedo evitar contraer el VPH?
  • ¿Es posible tener relaciones sexuales con mi novio/novia sin transmitirle VPH?
  • Si tengo VPH, ¿tengo mayor riesgo de contraer otra infección de transmisión sexual?
  • ¿Cuánto tiempo durará el tratamiento?
  • ¿El tratamiento tiene efectos secundarios?
  • ¿Hay grupos de apoyo por mi zona?
  • Si los síntomas empeoran, ¿cuándo debo llamar a mi médico?
  • ¿Debo vacunar a mi hijo contra el VPH?