Quiste de la glándula de Bartolino

Descripción general

¿Qué es la glándula de Bartolino?

La glándula de Bartolino es un órgano diminuto que se encuentra en cada uno de los labios (labios vaginales), cerca de la abertura de la vagina. Si comparamos la vagina con un reloj, estas glándulas se encontrarían alrededor de las 4 y las 8 en punto. Normalmente, son invisibles. Producen una pequeña cantidad de líquido que lubrica los labios vaginales. Si crece un colgajo de piel sobre la abertura de una de estas glándulas, el líquido se acumula. Provoca una hinchazón redonda que se llama quiste. El quiste puede crecer, desde el tamaño de una moneda un centavo hasta el tamaño de una naranja o más, aunque la mayoría no crece más que el tamaño de una pelota de golf. Los quistes pueden ser sensibles al tacto.

Síntomas

¿Cómo sé si tengo un quiste de la glándula de Bartolino?

Es posible que note una protuberancia levemente sensible, redonda e indolora en uno de los labios vaginales, cerca de la abertura de la vagina. Es posible que se quede del mismo tamaño o que siga creciendo lentamente. Los quistes que se infectan son, por lo general, muy sensibles al tacto. En los casos más graves, es posible que caminar o tener relaciones sexuales sea doloroso. Su médico mirará el área para ver si tiene un quiste y para determinar si este está infectado o no.

Causas y factores de riesgo

¿Los quistes de la glándula de Bartolino son provocados por una infección?

La mayoría de las veces, los quistes de la glándula de Bartolino no están infectados. En algunos casos, sin embargo, pueden estar provocados por una infección, o es posible que se infecten. Es posible que su médico desee examinar el líquido presente en el quiste. La mayoría de los quistes infectados, que se llaman abscesos, contienen las bacterias normales (que también se llaman gérmenes) que se encuentran en la piel. Algunos quistes infectados, sin embargo, son provocados por bacterias de transmisión sexual.

Tratamiento

¿Cómo se tratan los quistes de la glándula de Bartolino?

El tratamiento puede depender del tamaño del quiste, de cuán doloroso sea, de si está infectado y de su edad. En algunos casos, un quiste pequeño puede tratarse sumergiéndose en unas pocas pulgadas de agua tibia (que se llama baño de asiento) varias veces al día, por 3 ó 4 días. Esto permite que el quiste se rompa y drene con poco dolor o molestias. En otros casos, el médico puede realizar un procedimiento menor en el consultorio. Durante este procedimiento, el médico hace una incisión y coloca un tubo pequeño, que se llama catéter, dentro del quiste. El catéter permanece en ese lugar de 4 a 6 semanas y drena el líquido. Luego, el catéter se quita con facilidad en el consultorio del médico. Si tiene colocado el catéter, puede continuar con sus actividades normales, aunque debe hablar con su médico sobre la actividad sexual mientras el catéter está colocado.

Otro procedimiento que también puede realizarse en el consultorio del médico es hacer un pequeño corte en el quiste para drenar el líquido. Se colocan puntos en el borde del quiste para permitir que se forme una pequeña abertura. Este procedimiento se llama marsupialización. Es posible que tenga una secreción leve por algunas semanas. Los protectores diarios deberían ser lo único que necesita para cuidar de esta secreción.

Procedimientos menos comunes suponen el uso de un láser o la extracción quirúrgica de la glándula entera. Ambos procedimientos se realizan, por lo general, en un quirófano ambulatorio como cirugía sin hospitalización.

¿Volverá a salir el quiste?

Es posible que los quistes de la glándula de Bartolino vuelvan a salir después del tratamiento, a menudo, años después. Los quistes pueden tratarse nuevamente, y las glándulas de Bartolino pueden extraerse por completo si los quistes se repiten a menudo.

Prevención

¿Cómo puedo prevenir los quistes de la glándula de Bartolino?

No hay manera de prevenir que se forme un quiste de la glándula de Bartolino. Si cree que tiene un quiste de la glándula de Bartolino, informe a su médico de inmediato, para que pueda recibir un tratamiento temprano y eficaz.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • Tengo una protuberancia en uno de mis labios vaginales. ¿Podría ser un quiste de la glándula de Bartolino?

  • ¿Necesito realizarme pruebas, como por ejemplo pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual?

  • ¿Cuán grave es el quiste? ¿Está infectado?

  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento? ¿Qué tratamiento me recomienda?

  • ¿Es seguro para mí tener relaciones sexuales?