Tratamiento para el cáncer

Si recientemente ha sido diagnosticado con cáncer, es probable que tenga muchas preguntas en la cabeza. La más común entre ellas es, ¿y ahora qué? El siguiente paso después del diagnóstico puede ser un tratamiento. El tratamiento tiene como objetivo eliminar las células cancerosas o destruirlas. Aquí hay información sobre los tipos de tratamiento y qué puede esperar durante éstos.

Camino hacia una mejor salud

Los tres tipos más comunes de tratamiento para el cáncer son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

Intervención quirúrgica

La cirugía es una forma de eliminar físicamente el cáncer. La cirugía puede ser muy exitosa en el tratamiento de algunos tipos de cáncer. Pero no es una opción en todos los casos. Puede ser posible eliminar de forma segura un tumor y cualquier tejido circundante afectado. Esto puede suceder si:

  • el cáncer aparece en forma de un tumor maligno (un tumor que se extiende), pero
  • el tumor está todavía en un lugar (localizado).

La cirugía puede no ser posible si:

  • el cáncer se ha extendido a otras áreas del cuerpo;
  • el tumor no se puede extraer sin dañar los órganos vitales.

Diferentes tipos de cirugía pueden eliminar el cáncer. Además de la cirugía estándar, algunas de ellas son:

  • Cirugía láser.Rayos de luz y a veces calor que parten desde un objetivo láser y destruyen las células cancerosas.
  • Cirugía de Mohs.Las capas de células cancerosas se eliminan una a la vez. El médico examina cada capa antes de retirar la capa siguiente. De esta manera, solo las capas enfermas se eliminan. El tejido sano se mantiene intacto.
  • Criocirugía.Las células cancerosas se congelan y destruyen. Se utiliza un material muy frío, tal como nitrógeno líquido.
  • Cirugía laparoscópica. El médico hace incisiones muy pequeñas en el cuerpo. Inserta una pequeña cámara para observar el interior. La cámara envía señales a una pantalla de video para que su médico pueda ver el tumor y los órganos. Utiliza una herramienta quirúrgica para extirpar el tumor.

Radioterapia

La radioterapia utiliza radiación para dañar las células cancerosas de manera que no se puedan multiplicar. La radiación es en forma de rayos X, rayos gamma o electrones. Generalmente no hay dolor durante este tipo de terapia. Dependiendo de la zona a tratar, la radiación puede dañar los tejidos normales. Esto podría causar efectos secundarios. Su médico puede decirle qué esperar. A veces el único tratamiento necesario es la radioterapia. Ésta también se utiliza con otras terapias. Una combinación de cirugía y radioterapia puede usarse también para los tumores que crecen en un lugar.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza medicamentos fuertes para atacar las células cancerosas. La palabra “quimioterapia” a veces causa mucho miedo. Los efectos secundarios pueden ser graves. Sin embargo, no todas las personas experimentan efectos secundarios graves. A menudo se pueden tratar los efectos secundarios con otros medicamentos.

La quimioterapia a menudo es la mejor opción cuando el cáncer se ha extendido a otras áreas del cuerpo. También se puede utilizar con la cirugía y la radiación. A veces el tumor se extirpa quirúrgicamente. Luego, se utiliza la quimioterapia para asegurarse de matar las células cancerosas restantes.

Otros tratamientos

Otros tratamientos están disponibles en algunos casos. Estos son algunos de ellos:

  • Inmunoterapia (también llamada terapia biológica). Este tratamiento provoca que el sistema inmunológico del cuerpo produzca más glóbulos blancos en la sangre. Estas células son llamadas linfocitos. Dos tipos de linfocitos pueden atacar y destruir las células cancerosas: Las células T y las células B. La inmunoterapia ayuda a aumentar la capacidad de estas células para destruir el cáncer. Esta terapia se puede utilizar con cirugía, radiación o quimioterapia.
  • Terapia hormonal Esto a veces se usa para tratar el cáncer de mama o de próstata. Estos cánceres son alimentados por hormonas. Las hormonas naturales, estrógeno o testosterona pueden hacer que las células cancerosas crezcan. Entonces se le administran otras hormonas. Estas otras hormonas bloquean los efectos del estrógeno y la testosterona. En otros casos, es posible que se someta a una cirugía para extirpar los ovarios o los testículos. La eliminación de estos órganos reduce la cantidad de estrógeno o testosterona en el cuerpo.
  • Tratamiento con medicamentos dirigida. Algunas células cancerosas contienen anomalías que les permiten sobrevivir y crecer. Pueden tener proteínas adicionales o pueden tener asociadas receptores de hormonas. Los médicos pueden utilizar terapias especiales contra estas anormalidades específicas para combatir el cáncer.
  • Ensayos clínicos. Los nuevos medicamentos y terapias se prueban en la gente para ver si son seguros y efectivos. Miles de ensayos están en marcha en un momento dado. Hable con su médico si está interesado en participar en uno. Éste puede hablar con usted sobre los beneficios y los riesgos.

Pueden estar disponibles otros tratamientos especializados.

Algunas personas pueden optar por no continuar con el tratamiento. Ellos pueden decidir centrarse en los cuidados paliativos. Este tipo de atención se centra en el alivio de los síntomas y el estrés del cáncer. Su médico puede hablar con usted acerca del tratamiento y qué opciones son las mejores para usted.

¿Cómo decidir qué opción de tratamiento utilizar?

Su médico, o un equipo de médicos, le ayudarán a entender sus opciones. Le recomendarán opciones para el tratamiento. Hay muchos factores involucrados, entre ellos:

  • la etapa en que está su cáncer;
  • qué órganos se ven afectados;
  • el tipo de cáncer que padece;
  • su edad y su salud;
  • los efectos secundarios potenciales del tratamiento.

Usted y su médico tendrán que considerar las ventajas y desventajas de cada tratamiento. Su médico puede querer discutir terapias alternativas en caso de que su cáncer no responda al tratamiento.

¿Quién hace qué en mi programa de tratamiento?

El tratamiento del cáncer puede ser muy complejo. Hay diferentes factores que afectan a los tipos de profesionales de la salud que usted consultará. Estos incluyen el tipo de cáncer que padece, la etapa en que se encuentra y su programa de tratamiento. Éstos son algunos de los especialistas que pueden consultar:

Médico familiar: puede supervisar sus programas de tratamiento y rehabilitación. Es un buen recurso para ayudar a responder las preguntas que pueda tener.

Oncólogo: puede manejar su programa de tratamiento. El oncólogo es un médico que trata a las personas con cáncer.

Cirujano: puede operarlo para eliminar el tejido canceroso.

Patólogo: verifica los signos de cáncer en el tejido eliminado durante una biopsia o cirugía.

Oncólogos de radioterapia: administran el tratamiento de radiación. Los radiólogos de diagnósticotecnólogos de radioterapia y físicos de radiación a menudo les ayudarán. Ellos planifican el tratamiento y comprueban las dosis de radiación. Esto garantiza que el tratamiento sea lo más seguro posible.

Técnicos de laboratorio o enfermeras: pueden sacarle sangre para las pruebas.

Nutricionistas: evalúan su dieta. Ellos ayudan a planificar sus comidas durante y después del tratamiento.

Fisioterapeutas: lo ayudan a mantener el tono muscular. Ellos ayudan a restaurar su capacidad de movimiento si su cuerpo cambió durante el tratamiento.

Psicólogosterapeutas, trabajadores sociales miembros del clero: ayudan a hablar sobre sus sentimientos. Ellos lo ayudan a manejar las reacciones emocionales por el cáncer y el tratamiento del cáncer.

Farmacéuticos: mezclan sus medicamentos complicados. Comprueban que está recibiendo la dosis correcta.

Hable con su médico si tiene preguntas o inquietudes sobre su tratamiento. Si algo lo preocupa, hable de eso. Sea un participante activo en su atención.

Aspectos a tener en cuenta

El tratamiento del cáncer afecta a cada persona de manera diferente. A menudo diversas opciones de tratamiento tienen efectos secundarios. Algunas personas tienen pocos efectos secundarios o ninguno en absoluto. Sin embargo, los efectos secundarios del tratamiento del cáncer hacen que muchas personas se sientan enfermas. Los efectos secundarios más comunes incluyen:

  • sensación de malestar/no sentir hambre;
  • pérdida de peso;
  • debilidad y fatiga;
  • pérdida del cabello;
  • dolor y sensibilidad en la boca;
  • depresión o sentimientos de tristeza, ira o miedo.

Su médico le dirá qué efectos secundarios puede experimentar. Le dirá cuáles son inusuales y cuándo debe llamar al consultorio.

No reste importancia a sus efectos secundarios. Es importante hablar con la gente a su alrededor acerca de cómo se siente. Esto incluye a su médico, los miembros de su equipo de atención y su familia. Si se siente muy enfermo, muy cansado o siente mucho dolor, el médico podría adaptar su tratamiento. O puede darle otro medicamento para ayudarlo a sentirse mejor.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuánto tiempo después del diagnóstico comenzará el tratamiento?
  • ¿Qué tratamiento será el mejor para mí?
  • ¿Cómo afecta a mi salud en general el tratamiento que recibiré?
  • ¿Cuánto tiempo durará el tratamiento?
  • ¿Podré trabajar durante el tratamiento?
  • ¿Qué efectos secundarios se pueden esperar de este tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer para hacer frente a estos efectos secundarios?
  • ¿Existe una dieta especial que debo ingerir mientras estoy recibiendo tratamiento para el cáncer?
  • ¿Hay tratamientos alternativos que podrían funcionar para mí?