Trabajadores de atención médica: cómo evitar infecciones en el trabajo

Trabajadores de atención médica: cómo evitar infecciones en el trabajo

Como trabajador de la salud, usted puede estar expuesto a fuentes de infección. Estas pueden transmitirse de tres maneras. En primer lugar, puede entrar en contacto con la sangre o los fluidos corporales de una persona infectada. También puede entrar en contacto con materiales infecciosos. La segunda forma son las gotitas, tales como una tos o un estornudo. La última forma en que se propagan las infecciones es a través del aire.

Camino hacia la seguridad

Puede protegerse de la infección de la siguiente manera:

  • Seguir las directrices de control de infecciones en su lugar de trabajo.
  • Utilizar equipos de protección, tales como guantes, gafas, y/o máscaras.
  • Tratar toda la sangre y los fluidos corporales como si fueran infecciosos.
  • Manipular y desechar correctamente las agujas y los instrumentos afilados.
  • Recibir la inmunización de las vacunas necesarias.

Las infecciones y enfermedades pueden contagiarse a través de la sangre y ciertos fluidos corporales. Los tipos principales son sangre, vómito, semen, secreciones vaginales, leche materna y pus. Los fluidos internos, como los de los pulmones, el corazón o el estómago, también transmiten la enfermedad. Los líquidos transparentes, tales como las lágrimas, la saliva, el sudor y la orina contienen poco o nada del virus. No pueden transmitir la infección a menos que se mezclen con la sangre.

Al tocar la piel o la mucosa, su riesgo es menor. Se producen excepciones si su piel tiene una herida, sarpullido o grieta. También si la sangre o los fluidos salpican en la boca o los ojos. En caso de una lesión por pinchazo o corte, el riesgo es mayor. En todos los casos, lave la zona afectada y busque atención médica de inmediato.

Un médico lo evaluará y le realizará pruebas para detectar la infección. También puede querer examinar a la persona infectada (fuente).

  • Si la fuente tiene VIH, es posible que tenga que tomar medicamentos preventivos. Estos deben iniciarse en un plazo de horas después del incidente.
  • Si la fuente está infectada con hepatitis B, obtendrá inmunoglobulina de hepatitis B. Esto es, si usted no ha recibido la vacuna o no tiene inmunidad.
  • Si la fuente tiene hepatitis C, es posible que necesite medicamentos antivirales.
  • Si la fuente tiene sífilis, se lo tratará con antibióticos.

Es posible que necesite seguimiento o repetir las pruebas para determinar si tiene la infección. Esto dependerá de la fuente y el tipo de enfermedad.

Aspectos a tener en cuenta

Algunas infecciones son más graves, entre ellas, el VIH, la hepatitis B y C, y la sífilis. Sin embargo, debe protegerse contra todas las infecciones y virus. Para ayudar con esto, se puede vacunar.

Si usted no ha tenido varicela, debe hacerse un análisis de sangre. Se comprobará su inmunidad a la varicela, el virus que causa la varicela. La mayoría de los adultos son inmunes, incluso si no han tenido varicela. Si usted no es inmune, debe colocarse la serie de 2 aplicaciones de la vacuna contra la varicela. Sin la vacuna, usted está en riesgo de contraer la varicela y contagiar a otras personas.

En casos raros, las personas pueden contraer la varicela por segunda vez. Esto puede ocurrir incluso si usted es inmune a la varicela. No hay una forma 100 % efectiva de evitarlo. La varicela por lo general es más leve la segunda vez. Si la contrae de nuevo, informe a su trabajo para que pueda evitar el contacto con los pacientes.

La vacuna Tdap se administra a los 11 ó 12 años. Protege contra el tétanos, la difteria y la tos ferina (tos convulsa). La tos ferina es responsable de algunas toses o casos de bronquitis que duran más que el resfrío habitual. Si el resfrío dura más de 2 semanas, consulte a su médico. La tos ferina puede ser mortal para los niños no vacunados. Cualquier persona que no haya recibido la vacuna Tdap de niño debe colocársela tan pronto como sea posible. Los trabajadores de la salud deben recibir la vacuna Td de refuerzo para el tétanos y la difteria cada 10 años.

Es importante saber qué pacientes podrían tener tuberculosis. Tendrán una tos crónica que dura semanas y expulsará sangre o mucosidad. También pueden tener fiebre, sudores nocturnos, o pérdida de peso. Usted puede contraer esta enfermedad por la inhalación de gotitas que entran en el aire cuando un paciente infectado tose. Use una máscara de protección si trabaja alrededor de pacientes con tuberculosis. Los pacientes infectados también deben usar máscaras para contener la infección. En un entorno de consultorio, retírelos de la sala de espera. En un entorno hospitalario, póngalos en aislamiento.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué otras vacunas debería colocarme para evitar infecciones en el trabajo?
  • Si estoy expuesto a sangre o fluidos corporales en mi lugar de trabajo, ¿cuáles son las probabilidades de que me infecte?
  • ¿Cuándo y cómo voy a saber con seguridad si estoy infectado?