Síndrome del nido vacío

Síndrome del nido vacío

Cuando sus hijos son jóvenes, no puede esperar al día en que se conviertan en adultos independientes. Es el momento de pasar al siguiente capítulo de su vida. Sin embargo, cuando llega ese día y todos se han ido, es difícil dejarlos ir. Es difícil tanto para las madres como para los padres. Esta etapa de la vida comúnmente se llama “síndrome del nido vacío”. Puede causar sentimientos de tristeza, dolor y depresión. A pesar de que usted quiere que sus hijos crezcan y sean independientes, se siente como una pérdida.

Camino hacia un mayor bienestar

El síndrome del nido vacío no tiene que ser un cambio para peor. Hay muchas maneras de prepararse para esta etapa de la vida. Repensar la experiencia puede ayudar. No piense en ella como una pérdida. Piense en ella como una nueva aventura. Tenga en cuenta las posibilidades:

  • Puede ser divertido visitar a su hijo en su nueva casa si él o ella se muda.
  • Tendrá más tiempo para pasar con su cónyuge o pareja.
  • Podrá ahorrar dinero una vez que sus hijos se muden.
  • Tendrá más tiempo para su crecimiento personal (pasatiempos o carrera).

Los consejos para adaptarse al síndrome del nido vacío incluyen:

  • Prepárese. Mientras sus hijos están en la escuela secundaria, acostúmbrese a la idea de que se están volviendo independientes. A esta edad, los hijos pasan más tiempo fuera de casa.
  • Desarrolle sus propios intereses. Su identidad ha estado atada a ser padre por un tiempo largo. Durante ese tiempo, es posible que haya sacrificado las cosas que le gusta hacer. Aprenda a recuperar esas cosas en su vida. Disfrute.
  • Manténgase positivo. Puede ver el vaso medio vacío o medio lleno. Opte por verlo medio lleno. Es posible que tenga que trabajar en ser positivo. Sin embargo, cuanto más tiempo lo intente, más éxito tendrá.
  • Busque apoyo. El apoyo puede tener muchas formas: amigos, familiares, grupos religiosos y consejeros.
  • Salga y muévase. Es más probable que aparezcan la tristeza y la negatividad cuando está confinado en su casa. Tome la decisión de salir todos los días para hacer ejercicio o simplemente dar un paseo en un parque de barrio. Mézclelo un poco con diferentes actividades tan a menudo como sea posible.
  • Ofrézcase como voluntario. Ayudar a los demás quita el foco de uno mismo.
  • No compare sus opciones con las de sus hijos. Las opciones de nuestros hijos acerca de cuándo dejar el nido y cuán lejos ir pueden diferir de las nuestras. Acepte sus decisiones y recuerde que tenía las mismas oportunidades para elegir cuando era un adulto joven.
  • Descubra nuevas tradiciones y actividades con sus hijos. Busque la manera de volver a conectarse con sus hijos una vez que se han mudado. Quizás podrían celebrar el Día de Acción de Gracias en su nuevo hogar en lugar del suyo.

Aspectos a tener en cuenta

El síndrome del nido vacío no es un diagnóstico médico. Sin embargo, si no se trata, puede causar depresión y afectar su salud. Si tiene una afección médica, el síndrome del nido vacío puede hacer que empeore. Por ejemplo, si tiene diabetes tipo 2, es posible que renuncie a comer bien. Si toma medicamentos para una afección médica, es posible que se olvide de tomar su medicamento. Otros efectos negativos del síndrome del nido vacío incluyen:

  • Tensión matrimonial o en la pareja. Preocuparse demasiado acerca de su hijo puede quitarle tiempo valioso, de calidad a su matrimonio o relación de pareja.
  • Culpa. Esto sucede particularmente si sus hijos no están tomando buenas decisiones una vez que abandonan el nido. Usted puede sentir que esto se debe a la forma en que los crió.
  • Insomnio. La dificultad para dormir puede ocurrir cuando está estresado o deprimido.
  • Distracción en el trabajo. La depresión porque sus hijos se van de casa puede dar lugar a distracciones en el trabajo y dificultad para concentrarse.
  • Alcoholismo. Si tiende a beber una pequeña cantidad de alcohol de forma regular, puede tener la tentación de beber más cuando está deprimido.

Si le preocupa que el síndrome del nido vacío sea difícil para usted, hágase las siguientes preguntas para prepararse:

  • ¿Me llevo bien con los cambios en general?
  • ¿Mi identidad gira en torno a la paternidad?
  • ¿Me siento culpable constantemente?
  • ¿Es la relación con mi cónyuge o pareja distante?
  • ¿Tengo demasiado tiempo libre?

Si está preocupado acerca de cómo manejará el síndrome del nido vacío o si éste actualmente lo está afectando, hable con su médico.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo saber si mi depresión se relaciona con el síndrome del nido vacío o con alguna otra cosa?
  • ¿Pueden los medicamentos antidepresivos ayudar con el síndrome del nido vacío?
  • ¿Debería buscar orientación individual o familiar con mis hijos y cónyuge/pareja?
  • ¿Cómo puedo dejar de preocuparme por mis hijos todo el tiempo?