Seguridad de las imágenes y la radiación médica

Las imágenes y la radiación médica han avanzado mucho en cuanto a ayudar a diagnosticar, tratar y monitorear las afecciones de salud. Sin embargo, estas pruebas pueden dar un poco de miedo si nunca se ha sometido a una. Si su médico ordena una prueba para usted, está bien hacer preguntas. Asegúrese de comprender los detalles, incluidos los beneficios y los riesgos. Varían para niños y adultos. También debe saber cómo realizar las pruebas de forma segura y qué significarán los resultados.

El camino hacia la seguridad

Las pruebas de imagenología son procedimientos que producen imágenes de diversas maneras. Permiten a los médicos ver dentro de su cuerpo.

Dos pruebas de imagenología comunes que no usan radiación son:

  • Imagen por resonancia magnética (MRI): produce imágenes por ondas de radio y un campo magnético.
  • Ultrasonido: produce imágenes por ondas de sonido.

Existen varios tipos de pruebas de imágenes que usan radiación para producir imágenes. Estas son algunas de ellas:

  • radiografía
  • tomografía computada (TC)
  • mamografía
  • tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés)
  • gammagrafía ósea.

En general, las pruebas de imagenología son seguras y los beneficios superan los riesgos. Las pruebas que involucran radiación ionizante presentan un riesgo de exposición. Sin embargo, la cantidad de exposición es baja, en función de la parte del cuerpo. El riesgo aumenta con:

  • La duración de la exposición.
  • Pruebas y exposición reiteradas.
  • La edad del paciente. Los niños y los adolescentes son más sensibles a la radiación.

La radiación también puede usarse como una forma de tratamiento para ciertos tipos de cáncer. En este caso, el nivel de exposición a menudo es mayor, más prolongado y más frecuente que en una prueba de radiación.

Aspectos a tener en cuenta

Antes de que un médico realice pruebas de imágenes o radiación, considerarán su estado de salud. Es útil tener una tarjeta de registro de imágenes médicas. Puede utilizarla para registrar y realizar un seguimiento de todas las pruebas y/o tratamientos. De esta manera, su médico sabe qué ha recibido y cuándo. Ayuda a reducir las pruebas duplicadas. Luego, el médico explicará el procedimiento y sopesará los beneficios y riesgos. Como paciente, usted tiene derecho a rechazar la prueba o el tratamiento.

Las mujeres que están embarazadas deben hablar con su médico antes de recibir radiación. No debería existir ningún riesgo de dañar al bebé, a menos que la radiación apunte al estómago de la madre.

Algunas pruebas de imagenología usan materiales de contraste, denominados agentes. Estos materiales ayudan a mejorar las imágenes al mostrar detalles que no pueden verse fácilmente sin contraste. Los agentes más comunes incluyen yodo o sulfato de bario. Asegúrese de preguntarle a su médico si usarán un agente de contraste. Dígales si es alérgico a cualquiera de las sustancias.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuánta exposición a la radiación es segura a la vez y a lo largo de mi vida?
  • ¿Las imágenes y la radiación son seguras si estoy embarazada?
  • ¿Cómo usará los resultados de la prueba para diagnosticar o tratar mi malestar?
  • ¿Los beneficios del procedimiento superan los riesgos?
  • ¿Existen alguna prueba alternativa que pueda realizar que no implique radiación?