Salud y Seguridad Familiar

Existen muchos aspectos a tener en cuenta para mantener a su familia sana y segura. Estos incluyen las elecciones de estilo de vida que usted hace y lo que les enseña a sus hijos. Es importante crear hábitos saludables desde una edad temprana. Hacerlo hará que tengan más probabilidades de estar saludables cuando sean adultos.

El camino hacia una mejor salud

Nutrición

Alimentarse bien es una de las claves para gozar de buena salud. Este es el caso para niños, adolescentes y adultos. Puede mejorar su salud si lleva una dieta equilibrada. Una alimentación saludable puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas, tales como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas. Otros beneficios incluyen:

  • mayor concentración
  • más energía
  • músculos y huesos más fuertes
  • peso saludable.

A continuación se presentan consejos sobre cómo crear y mantener hábitos alimenticios saludables.

  • Elija alimentos que contengan una variedad de vitaminas, minerales y nutrientes. Ingiera una mezcla de frutas, verduras, granos integrales, productos lácteos y proteínas.
  • Enseñe modales en la mesa. Comer no es una carrera. Debe hacerse de forma lenta, con una finalidad y resultar agradable. Ello ayuda en la digestión adecuada de nutrientes. Ayude a sus hijos a comprender lo que significa “lleno”, para que no coman en exceso o menos de lo necesario. Esto significa saber cómo escuchar a sus cuerpos. No los haga comer hasta el último bocado, pero no se apresure demasiado para dejarlos comer múltiples porciones todo el tiempo.
  • Haga que las comidas sean un momento en familia. Esto puede no ser posible para cada comida, pero es una buena rutina para tener como objetivo. Ayuda a comunicarse y a construir conexiones fuertes. También puede conducir a elecciones de alimentación más saludables.
  • Comer en casa. Evite o limite la frecuencia con la que come fuera de casa. Esto incluye comida rápida o comida para llevar, así como restaurantes donde sentarse. Si come fuera en alguna ocasión, lea el menú o solicite información nutricional para elegir opciones de comidas saludables.
  • Supervise lo que comen sus hijos. Mantenga un registro de qué y cuánto comen. Además, tenga en cuenta por qué su hijo come. ¿Está comiendo por aburrimiento? ¿Está muriendo de hambre cada vez que se sientan a comer? ¿Escoge su comida? Estos pueden ser signos tempranos de trastornos alimentarios u otros problemas de salud.
  • Dé el ejemplo. Si prepara e ingiere alimentos saludables usted mismo, su hijo va a comer más sano también. No hable mal de usted o de los demás en términos de alimentos.
  • Que sus hijos participen. Incluya a sus hijos cuando compre comestibles y prepare la comida. Enséñeles qué es bueno y qué no lo es para ellos.
  • Ponga límites a los bocadillos. Ponga como regla que su hijo tenga que pedir un bocadillo. Coloque la merienda en un plato o en un bol para limitar la ingesta. Además, si es posible, pídales que coman el bocadillo en la mesa.
  • No use la comida como recompensa. No use alimentos para recompensar o persuadir a los niños. Esto puede llevar a un hábito poco saludable de usar alimentos para superar las emociones. En lugar de eso, ofrezca elogios, atención y afecto a su hijo.
  • Elija bebidas saludables. La nutrición no se trata solo de la comida que ingiere, sino también de los líquidos que consume. Es importante mantenerse hidratado bebiendo suficiente agua. Evite o limite las bebidas con alto contenido de calorías y azúcar, como las gaseosas, los jugos y las bebidas deportivas.

Tenga en cuenta que los niños desarrollan sus patrones de alimentación a una edad temprana. Estos primeros años son una oportunidad para que usted les enseñe hábitos saludables que se quedarán con ellos a medida que vayan creciendo. Use MyPlate del Departamento de Agricultura de los EE. UU. como herramienta para crear una rutina de alimentación saludable y estilo de vida.

Quienes padecen ciertas alergias o afecciones de salud podrán tener que establecer ciertos límites de dieta. Por ejemplo, si tiene una enfermedad celíaca, no puede comer gluten. O si tiene colesterol alto, debe reducir el consumo de grasas, sodio y alimentos procesados. Estas restricciones de dieta pueden aplicarse a sus hijos también.

Haga ejercicio

La actividad física ayuda a prevenir o reducir los problemas de salud, tales como la obesidad. Otros beneficios incluyen:

  • Ayuda a fortalecer los huesos y los músculos.
  • Quema calorías en lugar de almacenarlas como grasa corporal.
  • Mantiene los niveles de azúcar en la sangre.
  • Reduce la presión arterial y los niveles de colesterol.
  • Aumenta la fuerza y ​​la resistencia.
  • Alivia el estrés y mejora la concentración.
  • Aumenta la autoestima y la confianza.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, los niños de 6 a 17 años de edad deben estar activos durante 60 minutos o más cada día. Los adultos deben estar activos durante 150 minutos cada semana, además de hacer ejercicios de fortalecimiento muscular. El ejercicio no tiene que hacerse todo de una sola vez. Usted puede estar activo varias veces durante el día.

Cuando se trata de estar activo, hay opciones para todos. Puede tomar algún tiempo encontrar una actividad que sea agradable. Pruebe desde el principio una variedad de opciones y encuentre cosas divertidas para hacer juntos.

A continuación se presentan consejos sobre cómo crear y mantener hábitos de ejercicio saludables.

  • Permita que su hijo elija. Involucre a su hijo para promover el interés y entusiasmo. También les permite mostrar su personalidad.
  • Pruebe cosas nuevas. Es importante explorar diferentes actividades. Nunca sabe lo que le gustará o en qué será bueno. Pruebe una combinación de actividades individuales, grupales y en equipo.
  • Manténganse activos juntos. Haga ejercicio en las salidas familiares y las vacaciones, así como en su rutina diaria. Esto lo convierte en un modelo saludable para sus hijos.
  • Ponga límites al tiempo frente a la pantalla. Reduzca la cantidad de tiempo que pasa en TV, computadora o videojuegos a 1 o 2 horas por día. Esto los obliga a usted y a su familia a encontrar algo más activo que hacer.

Salud mental y emocional

La salud mental es una parte importante de nuestra salud general. Es tan importante como la nutrición y el ejercicio. Afecta la forma en que pensamos y nos sentimos acerca de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Una buena salud mental ayuda a resolver problemas, tomar mejores decisiones y tener relaciones positivas.

La salud mental comienza a tomar forma a una edad temprana. Existen ciertas cosas que puede hacer con sus hijos para apoyar su estado emocional.

  • Pase tiempo individual con ellos.
  • Brinde elogios y aliento regularmente.
  • Deles tareas para ayudarlos a crecer y aprender.
  • Enséñeles (a través de palabras y acciones) cómo manejar el enojo, el estrés y otros sentimientos.
  • Enséñales a pensar antes de actuar.
  • Tómese el tiempo para tener conversaciones significativas.
  • Escuche y reconozca a sus hijos.
  • Hable con ellos sobre la intimidación y cómo tratar a los demás.

Busque signos de problemas de salud emocional o problemas de salud mental. Los mismos podrán variar en niños y adultos. Busque ayuda médica para usted o su familiar. Las señales de advertencia pueden incluir:

  • Tristeza o irritabilidad repentina o continua.
  • Rabietas frecuentes.
  • Estar ansioso, nervioso o preocupado.
  • Actuar de forma violenta o perjudicial para consigo mismo y/o para con otros.
  • Disminución del rendimiento en la escuela, el trabajo o los pasatiempos.
  • Falta de interés.
  • Evitar pasar tiempo con otros.
  • Tener problemas del sueño, ya sea porque duerme demasiado o muy poco.
  • Pérdida o aumento de peso.
  • Quejarse de que se siente enfermo a menudo sin síntomas visibles.
  • Abuso de sustancias.
  • Pensamientos o indicios (verbales, escritos o acciones) de suicidio.

Salud sexual

La sexualidad es otro aspecto de nuestra salud. Una buena salud sexual significa que está informado, es cuidadoso y respetuoso consigo mismo y con los demás. Las conversaciones sobre sexo deberían comenzar temprano y en casa. Usted quiere que sus hijos se sientan cómodos y seguros para hacer preguntas. Hágales saber que la salud sexual no es algo que deban manejar solos. Es algo de lo que deberían hablar con las personas que aman y en quienes confían.

Es normal que la sexualidad de una persona cambie con el tiempo. Para mantenerse sano, lo mejor es reflexionar regularmente sobre sus pensamientos, sentimientos y emociones.

Camino hacia una mayor seguridad

Medicamentos

Es importante practicar la seguridad de los medicamentos en el hogar. La mejor manera de hacerlo es mantener todos los medicamentos fuera de la vista y alcance de su hijo. Esto incluye medicamentos recetados, medicamentos de venta libre y vitaminas. Siga estos consejos para garantizar la protección:

  • Guarde los medicamentos en armarios altos y/o cerrados con llave.
  • Guarde los medicamentos después de cada uso. No los deje a mano por comodidad.
  • Solicite y compre medicamentos con tapas de seguridad, cuando sea posible.
  • Explique a sus hijos qué son los medicamentos. Nunca les diga que son golosinas o que tienen sabor a golosinas para que lo tomen.
  • Pídales a todos los invitados y cuidadores que respeten las mismas reglas.

Agua

Todos los bebés y niños están cerca del agua en algún momento. Con mayor frecuencia, cuando se bañan. Es posible ahogarse en cualquier cantidad de agua, incluso 1 pulgada. Nunca deje a su hijo solo en el agua o cerca de ella. Mantenga los artículos eléctricos lejos del agua. Asegúrese de que el agua no esté demasiado caliente para su hijo probándola primero. Ajuste su calentador de agua a 120°F o menos.

También puede tener piscina o llevar a sus hijos a una. No deje a los niños solos. Enseñe a sus hijos con anticipación todo lo relacionado con la seguridad en el agua.

Viajes

La ley exige que todos estén debidamente asegurados en el automóvil. Los niños mayores y adultos deben usar los cinturones de seguridad en todo momento. Los bebés y los niños más pequeños deben ser colocados en un asiento para automóvil de acuerdo con su edad, peso y altura. En general, los bebés menores de 2 años deben estar en asientos de seguridad mirando hacia atrás en el medio del asiento trasero. Los niños pequeños deben estar en los asientos del automóvil que miran hacia adelante. Los niños en edad escolar usan asientos elevadores hasta que miden aproximadamente 4’9 “o pesan 80 libras. Consulte el manual del fabricante del asiento para conocer los límites específicos y las instrucciones de instalación. También puede consultar a la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés).

Prepare y planifique todo con anticipación cuando viaje con niños. Esto incluye en automóvil, avión, tren o barco. Algunos consejos para un viaje seguro son:

  • Traiga el equipo apropiado para el niño. Esto a menudo incluye un asiento para automóvil o elevador, portabebés y cochecito de bebé. Si está en el agua, asegúrese de que haya chalecos salvavidas para todos en su familia.
  • Lleve medicamentos. Incluya cualquier medicamento que su hijo tome de manera rutinaria. Como medida de precaución, considere llevar medicamentos de venta libre para problemas tales como fiebre, mareo por movimiento, mal de altura, otitis de nadador o diarrea. Hable con su médico sobre qué medicamentos de venta libre son seguros para su hijo, teniendo en cuenta la edad y el peso. Un botiquín de primeros auxilios también puede ser útil. Incluya un termómetro, banditas adhesivas, toallitas, cremas, protector solar, repelente de insectos, etc. Si alguien tiene una alergia severa, lleve Eí Pen (epinefrina autoinyectable) en caso de exposición.
  • Coloque a cada niño una forma de identificación, para el caso de que se separen. Podría ser una tarjeta o pulsera con información de contacto. Asegúrese de que sus hijos sepan sus nombres, el nombre suyo y su número de teléfono. Los niños mayores pueden llevar un teléfono en caso de emergencia.
  • Lleve juguetes y libros. Esto incluye todo lo que mantendrá entretenidos a sus hijos. Deben ser de fácil acceso durante el viaje. Asegúrese de incluir cargadores para dispositivos electrónicos y pilas adicionales.

Si viaja internacionalmente como familia, todos necesitarán pasaportes. Verifique si se requieren vacunas o si hay problemas de salud conocidos. Investigue centros médicos cerca del lugar que visita. De esta manera sabrá a dónde ir en una emergencia sin tener que resolverlo en otro idioma.

Aspectos a tener en cuenta

Existen muchas cosas que las familias pueden hacer para mantenerse sanos y seguros. Por ejemplo, debe colocar ciertos dispositivos a su casa que sean a prueba de niños. Hacerlo puede ayudar a prevenir accidentes, como caídas, quemaduras, asfixia e intoxicación. Sin embargo, a veces ocurren emergencias. Sepa qué hacer y ayude a sus hijos a entender cómo reaccionar en estas situaciones.

  • Hable con su médico de familia sobre cuándo ir a la atención de urgencia o al hospital.
  • Llame al 911 si alguien está inconsciente, no respira, tiene una hemorragia severa o tiene una lesión grave.
  • Aprenda cómo hacer RCP y la maniobra de Heimlich.
  • Implemente y practique planes para desastres. Asegúrese de que su familia sepa qué hacer en caso de incendio u otro desastre natural. Si está en casa, decida dónde refugiarse o cómo escapar. Si no está en casa, identifique a dónde ir y a quién llamar. Cuando vaya a un lugar o evento público, tenga un plan sobre qué hacer en caso de que un miembro de la familia se pierda o lastime.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Mi hijo es muy quisquilloso. ¿Cómo puedo lograr que coma alimentos más saludables?
  • Si mi hijo tiene sobrepeso o tiene bajo peso, ¿debería ver a un nutricionista?
  • ¿Hay diferentes tipos de actividad física que son mejores que otras?
  • ¿Qué tipo de actividad recomienda para un niño con discapacidad física?
  • ¿Cuánto ejercicio debería hacer alguien si tiene sobrepeso o es obeso?
  • ¿Cómo puedo mantener activo a mi hijo y evitar lesiones?
  • Tengo una afección de salud mental. ¿Están mis niños en riesgo de padecerla también?
  • ¿Qué tipos de tratamiento de salud mental están disponibles?
  • ¿Cuáles son las técnicas de manejo del estrés y la ira para niños y adultos?
  • ¿Cuál es la mejor manera de comenzar una conversación sobre salud sexual con mis hijos?
  • ¿Es posible que ser sobreprotector haga que mi hijo tenga relaciones sexuales antes de que esté preparado para ello?
  • ¿Qué implica hacer que mi casa sea a prueba de niños y cuándo debo hacerlo?
  • ¿Cómo sé si debo llevar a mi hijo a una clínica de atención urgente o sala de emergencias?