Preparar a su hijo para un nuevo hermano

Agregar un miembro a su familia (por embarazo o adopción) es emocionante y estresante. Los padres saben cómo expresar sus emociones y hacer frente al estrés. Sin embargo, los niños que ya tienen pueden no estar preparados para recibir a un nuevo hermano (un hermano o hermana a través del nacimiento, adopción o familia política). Independientemente de la edad de su hijo, hay muchas maneras de prepararse para un recién llegado.

Camino hacia el bienestar

Compartir las buenas noticias de un nuevo hermano hablando con su hijo. Use palabras que ellos puedan entender. Si su hijo tiene menos de 5 años y está embarazada, cuéntele sobre el bebé que está creciendo dentro de su vientre. Use libros de imágenes para describir a los bebés recién nacidos. Dígale a su hijo que los bebés lloran, duermen mucho, usan pañales y necesitan que los sostengan.

Si desea adoptar a un bebé, informe a su niño pequeño lo mismo sobre el bebé que va a adoptar. Algunos padres les dicen a sus niños pequeños que el bebé que van a adoptar no está creciendo en el vientre de mamá. En su lugar, explican que el bebé que están adoptando viene del corazón de mamá porque ella tiene mucho amor para dar. Modifique su charla con los niños en edad escolar y los adolescentes, basándose en su conocimiento sobre embarazo y adopción. Esté preparado para que sus hijos adolescentes se sientan avergonzados por la incorporación de un recién nacido.

Si desea adoptar a un niño mayor, prepare al niño que ya tiene explicando la edad, los intereses y cualquier otra información positiva sobre el nuevo niño. Si existe la posibilidad de que la adopción se cancele, no le hable a su hijo acerca de su hermano hasta que se aproxime el momento en que llegue el niño. Va a evitar la decepción y la tristeza por la espera.

Si está embarazada, tenga un plan para llevar a su hijo o hijos al hospital a conocer al nuevo bebé. Recuerde a su hijo lo emocionada que estaba cuando nació. Miren fotos y cuéntele historias de ese momento.

En todos los casos, haga saber a sus hijos que los quieren y que eso no va a cambiar nunca. Asegúreles a sus hijos en edad escolar y adolescentes que sus rutinas y actividades no van a cambiar. Tranquilice a sus hijos de todas las edades que seguirá estando activa y presente en sus vidas.

Involucre al niño o a los niños en la planificación para recibir a su nuevo hermano o hermana. Esto podría incluir la decoración de la habitación del nuevo niño, la compra de juguetes y ropa, y hacer anuncios (una manualidad divertida que usted y su hijo pueden hacer juntos). Si su hijo y el nuevo hermano tienen que compartir una habitación, incluya a su hijo en un plan para que sienta que aún tiene su propio espacio. Tenga algo especial y adecuado para la edad esperando el día en que llegue el nuevo hermano o hermana. Eso podría ser un juguete especial o una camiseta que diga “Soy el hermano o hermana mayor” para un niño pequeño, una manualidad divertida para un niño en edad escolar (para distraerlos de la atención que el nuevo niño va a recibir de la familia, los amigos y vecinos), o una tarjeta de regalo o entradas para el cine para su hijo adolescente. Las visitas que quieren conocer al nuevo niño con frecuencia traen regalos para ese niño, de modo que está bueno darles algo especial a sus otros hijos.

Después de que el nuevo niño nace o llega, haga que sus otros hijos formen parte de la vida y la rutina del nuevo niño. Prepare maneras en que puedan ayudar. Eso podría implicar vestir al recién nacido, cambiarle los pañales, alimentarlo o leerle. Su hijo también puede ayudar con algunas de esas mismas responsabilidades si adopta un niño pequeño.

No se olvide de pasar tiempo individualmente con cada uno de sus otros hijos. Incluso con la mejor planificación, el cambio puede ser difícil. Usted también podrá disfrutar de la oportunidad de pasar un tiempo individualmente con cada uno de sus hijos.

Habrá obstáculos en el camino a medida que toda la familia se acostumbra al recién llegado. Anime a todos a hablar acerca de sus sentimientos y frustraciones. Y no se olvide de hablar de otras cosas no relacionadas con el nuevo niño. Será una conversación bienvenida.

Cuestiones a considerar

Los niños pueden tener una serie de emociones cuando un nuevo niño se incorpora a la familia. Los celos son los más comunes. Su hijo puede pensar que usted está pasando demasiado tiempo con el nuevo niño. Puede parecer que usted está gastando dinero adicional en el nuevo niño. Tenga en cuenta esos pensamientos cuando se prepara y habla con su hijo.

A veces, un nuevo hermano o hermana tiene un problema médico o de comportamiento, ya sea que el niño sea producto de un embarazo o una adopción. Por ejemplo, un niño que nace con síndrome de Down necesitará muchas horas de cuidado y atención en los primeros años de su vida. Esto añade más tensión a la familia y puede suponer pasar tiempo lejos de los otros niños. Usted tendrá que dar prioridad, en base a las necesidades de todos sus hijos. Use palabras que su hijo entienda para explicarle por qué tiene que pasar más tiempo con el nuevo niño. En esas situaciones, es aún más importante programar tiempo para pasar individualmente con cada uno de sus otros hijos.

Su hijo puede tener un nuevo hermano o hermana a través de una relación de padrastro o madrastra. Esto puede ser estresante, también. Ya sea que se trate de una situación de familia ensamblada o un nuevo bebé, es necesario el mismo cuidado y sensibilidad por parte de los adultos.

Observe si hay señales de que su hijo no está adaptándose bien a un nuevo hermano o hermana. Esto podría incluir que esté muy apegado (no quiere separarse de usted), o que esté retomando viejas conductas (hacerse pis encima cuando ya está entrenado para ir al baño), rabietas, chuparse el dedo, jugar con juguetes viejos que usted le ha dado a su nuevo hijo).

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Podría un nuevo bebé interrumpir el sueño de mi hijo?
  • ¿Cómo puedo hacer mi casa segura para un nuevo bebé sin quitarle los juguetes y pertenencias a mi otro hijo?
  • ¿Cómo le enseño a mi hijo a compartir?
  • ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a superar la angustia por la muerte de un recién nacido o una adopción fallida, después de que nos preparamos para la llegada del nuevo niño?