Preparación para el tratamiento para el cáncer

Preparación para el tratamiento oncológico

Si le diagnostican cáncer, usted y su médico hablarán sobre las opciones de tratamiento. A medida que decida qué tratamiento es el adecuado para usted, puede sentirse nervioso. Es normal sentirse así. Saber qué esperar durante el tratamiento y ayudar a planificarlo puede ayudarlo a tranquilizarse.

Camino hacia la salud mejorada

Cuando se trata del cáncer, existen muchas incertidumbres. Hay muchas que no se pueden controlar. En el caso de algunas otras, sí es posible. La planificación de su tratamiento oncológico, y los detalles personales del tratamiento, pueden hacer que se sienta un poco en control. Además, tener un plan en marcha puede ayudar a que el tratamiento sea más fácil, especialmente cuando se trata de las tareas y comidas cotidianas.

Use los siguientes consejos para hacer su plan lo más detallado posible.

Escríbalo

Es fácil sentirse abrumado por la noticia de que tiene cáncer. Los tratamientos también pueden parecer confusos. Seguramente tendrá preguntas para el médico.

Antes de visitar a su médico, puede resultar útil escribir sus preguntas. De esa manera, no olvidará lo que quiere preguntar durante su consulta. Durante su consulta, tome notas o pregunte si puede usar una grabadora para ayudarlo a recordar lo que dice su médico.

Además, es posible que desee pedirle a un familiar o amigo que lo acompañe cuando hable con el médico. Esta persona puede brindarle apoyo emocional y ayudarlo a recordar lo que dice el médico durante la visita.

Planifique en base a los efectos secundarios

Sepa qué efectos secundarios puede experimentar y haga un plan para tratarlos.

El tratamiento oncológico dependerá del tipo y la ubicación del cáncer. Algunos tratamientos comunes incluyen cirugía, quimioterapia (uso de medicamentos para destruir las células cancerosas) y radioterapia (uso de la radiación para eliminar las células cancerosas). La quimioterapia y la radioterapia destruyen las células cancerosas, pero algunas células sanas también pueden dañarse en el proceso. Eso es lo que causa los efectos secundarios del tratamiento oncológico. Algunos efectos secundarios comunes incluyen fatiga, pérdida de cabello, náuseas e infecciones.

Hasta que no comience su tratamiento, no sabrá qué efectos secundarios experimentará. Pero puede prepararse antes de que comience el tratamiento. Una forma es preguntar al médico acerca de sus posibilidades de tener efectos secundarios y cuáles podrían ser. El médico también puede proporcionarle una lista de medicamentos para ayudarlo con sus efectos secundarios. Es mejor tener estos medicamentos a la mano antes de que comience su tratamiento.

Mantenga una actitud positiva, comparta sus sentimientos con su familia, amigos y médico, y aprenda todo lo que pueda sobre su cáncer y su tratamiento. Estos pasos pueden ayudarlo a sentirse menos ansioso por los efectos secundarios. Tenga en cuenta que la mayoría de los efectos secundarios se pueden controlar hasta cierto punto y desaparecerán una vez que finalice el tratamiento.

Compre los alimentos correctos y aliméntese bien

La nutrición apropiada es importante para las personas con cáncer. Su médico puede proporcionarle orientación sobre cómo debe cambiar su alimentación antes y durante el tratamiento. El médico también puede derivarlo a un nutricionista que pueda ofrecerle información y consejos valiosos.

Pídale a su médico que lo ayude a planificar las comidas que no empeoren los efectos secundarios. Antes de su tratamiento, almacene los alimentos que forman parte de su plan de comidas para no tener que a comprarlos con frecuencia. Además, usted, un amigo o familiar pueden querer cocinar las comidas con anticipación y congelarlas. Las comidas preparadas harán que sea más fácil alimentarse durante el tratamiento.

Obtenga ayuda de familiares y amigos

Su tratamiento oncológico puede hacerlo sentir cansado. Es posible que necesite ayuda con las tareas cotidianas. Por ejemplo, es posible que alguien deba asistirlo temporalmente con tareas como cocinar, limpiar y lavar la ropa. No tenga miedo de pedir ayuda. Hable sobre sus necesidades cambiantes con familiares y amigos antes de que comience su tratamiento. Es importante que todos estén de acuerdo y se sientan cómodos con la nueva rutina.

¿Qué sucederá con el trabajo?

Si puede continuar trabajando durante su tratamiento oncológico dependerá de su estado de salud y de cómo se sienta durante el tratamiento. Si su tratamiento lo deja muy cansado o le causa otros efectos secundarios, podría considerar ajustar su horario de trabajo por un tiempo. Aunque no sabrá qué ajustes son necesarios hasta que comience su tratamiento, puede ser útil conocer las opciones con anticipación.

Encuentre una red de apoyo

Recibir un diagnóstico de cáncer y someterse a un tratamiento es una experiencia difícil. Puede hacer que se sienta abrumado y asustado. Incluso con el apoyo de familiares y amigos, muchas personas necesitan ayuda para lidiar con los impactos emocionales y físicos del cáncer. Un grupo de apoyo puede proporcionar este tipo de ayuda. Los grupos de apoyo brindan un entorno donde puede hablar sobre lo que siente. Puede compartir información con otras personas que están pasando por una experiencia similar. Los grupos de apoyo también están disponibles para los familiares de las personas que tienen cáncer.

Hay disponibles muchos tipos diferentes de grupos de apoyo. Es importante encontrar uno que lo haga sentir cómodo y que satisfaga sus necesidades. Su médico o un hospital local pueden sugerir formas de encontrar un grupo de apoyo. O puede contactar a su oficina local de la Sociedad Americana contra el Cáncer. El Instituto Nacional del Cáncer es otro recurso para información de grupos de apoyo.

Cuestiones a considerar

Un diagnóstico de cáncer puede ser abrumador. Usted puede sentir que hay demasiada información con la que tiene que manejarse. Sin embargo, no ignore su diagnóstico. Hacerlo retrasaría el inicio del tratamiento. Esto podría permitir que el cáncer se propague a otras partes del cuerpo y tenga otros impactos negativos. Siga el plan de tratamiento que usted y su médico hayan acordado y empiece a mejorar.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la mejor manera de tratar este cáncer?
  • ¿Cuáles son los riesgos y beneficios del tratamiento?
  • ¿Cuánto tiempo durará el tratamiento?
  • ¿Cómo sabremos si el tratamiento está funcionando?