Precaución al usar mochilas

Los niños llevan mucho en sus mochilas: tareas, libros, almuerzo, chaquetas, equipo deportivo. Las mochilas completamente cargadas conllevan riesgos. Las mochilas que no se usan correctamente o que son demasiado pesadas pueden dañar a su hijo. Los daños en su columna vertebral, así como dolor en la espalda y los hombros, dolores de cabeza e incluso un cambio en la forma en que camina pueden deberse a mochilas pesadas.

Muchos niños llevan más de lo que deberían en sus mochilas. No deben cargar más del 10% de su propio peso corporal. Por ejemplo, si su hijo pesa 80 libras, su mochila no debería pesar más de 8 libras. Use la báscula de baño para pesar la mochila de su hijo cuando esté completamente empacada.

El camino hacia una mejor salud

Cuando vaya a comprar una mochila para su hijo, llévelo con usted. Deje que su hijo se pruebe las mochilas. Asegúrese de que la mochila no sea más ancha que el cuerpo de su hijo. También asegúrese de que no cuelgue más de 4 pulgadas por debajo de su cintura. Estas pautas ayudarán a asegurar que la mochila no sea demasiado grande.

También busque una mochila con estas características:

  • Dos tirantes anchos y acolchados.
  • Parte de atrás acolchada.
  • Correa que se sujeta alrededor de la cintura.
  • Múltiples compartimentos para repartir el peso.
  • Hecha de un material liviano.

Una vez que su hijo empiece a usar la mochila, hay muchas cosas que puede hacer para asegurarse de que no la esté cargando demasiado.

  • Siempre asegúrese de que su hijo lleve la mochila con una correa sobre cada hombro, en lugar de llevarla solo sobre un hombro. Esto asegura que el peso se distribuya uniformemente, lo que pone menos tensión en los músculos y las articulaciones.
  • Ajuste las correas de los hombros y la cintura para que queden apretadas contra el cuerpo.
  • Asegúrese de que la mochila queda en la mitad de la espalda de su hijo. Esto coloca la mochila sobre los músculos más fuertes de la espalda y el abdomen. Aconseje a su hijo a que lleve solo lo que sea absolutamente necesario.
  • Coloque los artículos más pesados en la parte inferior de la bolsa.
  • Enséñele a su hijo cómo levantar con seguridad una mochila pesada. Su hijo debe doblar las rodillas y levantarla con la fuerza de las piernas. Esto protege la espalda y los hombros.
  • Considere comprar un segundo juego de los libros escolares más pesados para tener en casa. Esto elimina la necesidad de llevar libros de ida y vuelta entre el hogar y la escuela.

Aspectos a tener en cuenta

Mantenga una estrecha vigilancia sobre su hijo y la forma en que lleva la mochila. La mochila puede ser demasiado pesada si:

  • Su hijo se queja de dolor o entumecimiento en la espalda o los hombros.
  • Ve marcas rojas en los hombros.
  • Nota que su hijo está encorvado o inclinado.

Si la mochila es demasiado pesada, saque todo para ver qué hay allí. Considere si alguno de los artículos se puede dejar en la casa o en la escuela y no llevarlo en la mochila.

Preguntas para su médico

  • ¿Cómo puedo tratar el dolor que ya tiene mi hijo por una mochila pesada?
  • ¿Las mochilas con ruedas son una buena idea?