Objetivos de Año Nuevo que pueda hacer realidad

Casi la mitad de nosotros establece objetivos para el Año Nuevo cada 31 de diciembre. Estamos decididos a hacer todo tipo de cosas en el próximo año. Muy a menudo, prometemos perder peso, ahorrar dinero y comenzar a hacer ejercicio. Con más entusiasmo que planificación, comenzamos el Año Nuevo decididos a cambiar nuestras vidas para mejor.

Por lo general, la emoción de los objetivos del Año Nuevo dura más o menos hasta finales de enero. En ese momento es cuando la mayoría renuncia a ellos. ¿Por qué pasa esto? Hay muchos motivos. Los expertos coinciden en que una de las razones más importantes por las cuales las personas fracasan es que los objetivos no tiene el grado de detalle suficiente. Se toman decisiones sin pensar en los pasos que se deben dar para hacerlos realidad.

Si realmente desea tener éxito en mantener sus objetivos, piense en pequeña escala. En lugar de objetivos grandilocuentes (“Quiero bajar de peso”), considere algo que requiera una sola acción (“Voy a comer ensalada los días que almuerce en el trabajo”).

Si no ha tenido mucha suerte con sus objetivos, no se rinda. Las personas que toman decisiones tienen diez veces más probabilidades de alcanzar sus objetivos que aquellas que no lo hacen. Y alcanzar una meta es importante. Algunos investigadores afirman que existe una relación entre fijar objetivos y vivir una vida más larga.

Un camino hacia una mejor salud

Es hora de reconsiderar sus objetivos de Año Nuevo. Fuera lo viejo y adelante con lo nuevo. Al considerar qué poner en su lista, trate de pensar otra cosa que no sea la “pérdida de peso y la alimentación saludable”. En su lugar, divida las acciones. Piense en algo en particular que pueda hacer y que contribuirá a ese objetivo general. Por ejemplo, se podría comprometer a beber más agua cada día.

Y no piense solo en su cuerpo. Piense cómo establecer metas pequeñas que signifiquen desafíos para su cerebro. Tenga en cuenta elementos que mejorarán sus relaciones. Sobre todo, diviértase en el proceso. Si toma decisiones sencillas, medibles y divertidas, es más probable que tenga éxito.

Para empezar, piense en algunos objetivos que le garanticen comenzar un camino saludable para la mente, el cuerpo y el alma. La mayoría solo requiere una sola acción para comenzar.

  • Inscríbase en un equipo. En lugar de simplemente decidir hacer ejercicio, piense en inscribirse en un equipo deportivo de una liga recreativa. Se va a divertir tanto que ni siquiera va a sentir que está haciendo ejercicio. Además, sus compañeros ya estarán incorporados. Tener a otros con quienes compartir la actividad le ayudará a ser más responsable en el mantenimiento de sus objetivos.
  • Asista a una clase. No importa lo que desee aprender, inscribirse en una clase es una manera segura de seguir adelante. Ya sea que asista a una clase de arte o a una clase de programación informática, tendrá tiempo de ser creativo y desafiar a su cerebro.
  • Perdone a alguien. Estas palabras parecen simples, pero podría ser lo más difícil de su lista. Tenga esto en cuenta: el perdón no solo es bueno para el alma, sino que ofrece beneficios reales para la salud. Bajará su presión arterial, aliviará el estrés e incluso estimulará su sistema inmunológico.
  • Escriba una carta a alguien que le importe Que no sea un correo electrónico ni un mensaje de texto. Una carta real, a la antigua. Distintas investigaciones indican que escribir cartas nos hace felices, especialmente si la carta le dice al otro que usted se preocupa por él o lo aprecia. Un plus: también hará feliz a alguien más.
  • Vaya al médico. De seguro tiene un millón de razones por las cuales no molestarse en ir al médico. Este año, haga todos esos motivos a un lado. Es importante ver a su médico, especialmente si no se siente bien o si nota cambios en su cuerpo. Además, es la mejor manera de establecer una buena relación con su médico, para cuando realmente lo necesite.
  • Deje el trabajo en el trabajo. Las personas que logran separar el trabajo del hogar son más felices en ambos lugares. Trate de estar completamente comprometido en el trabajo de manera que no sea necesario pensar en él cuando está en casa, y viceversa. Y si tiene tiempo de vacaciones, utilícelo.
  • Visite un lugar en el que nunca haya estado. Se trate de un crucero por el Mediterráneo o de un viaje donde recorra su estado, anímese a explorar. No tiene que costar mucho para sumar a su experiencia de viaje. De acuerdo con estudios de investigación, las personas se sienten más felices cuando organizan un viaje al menos una vez al año.
  • Vaya a dormir. Es hora de dar prioridad al sueño, no importa cuál sea su edad. Si no está durmiendo lo suficiente porque se acuesta tarde, haga un cambio. Si no puede dormir porque se despierta durante la noche o porque no puede dormirse, tal vez deba consultar con su médico. La falta de sueño prolongada puede producir enfermedades graves como cardiopatías, diabetes, dolor crónico, cáncer e incluso la enfermedad de Alzheimer.
  • Diversifique su vida. ¿Cuándo fue la última vez que analizó realmente a su círculo de amigos? ¿Incluye gente de una amplia variedad de ambientes? Si no es así, es hora de que se dibuje una sonrisa y salga a hacer nuevos amigos. Busque amigos mayores que pueden ofrecerle su experiencia de vida. Busque amigos más jóvenes que pueden mantenerlo actualizado. Busque amigos de diferentes países que puedan añadir cultura a su vida. En otras palabras, tener amigos que sean distintos a usted puede añadir más dimensión a su vida.
  • Apague el teléfono. Determina una hora todos los días en que pueda poner su teléfono en silencio o apagarlo por completo. De esta manera, podrá concentrarse en las personas que lo rodean. O, simplemente, desconectarse y relajarse. Se ha documentado ampliamente que esto conlleva beneficios para la salud. Desconectarse aumentará su concentración y mejorará su estado de ánimo. También lo ayudará en la resolución de problemas. Si se desconecta a la hora de acostarse, dormirá mejor. Desconectarse también alivia el estrés y suma a la creatividad.

Cuestiones que considerar

Al establecerse metas poco realistas, estará determinando su propio fracaso. No haga eso este año. Tome pequeñas decisiones que produzcan algo más grande. Por ejemplo, si quiere perder peso, sus objetivos pueden ser caminar 30 minutos cada día, no comer después de las 7 de la tarde y dejar de beber gaseosas.

Prepárese para los obstáculos. ¿Qué va a hacer cuando esté lloviendo y no pueda ir a dar un paseo? Si tiene un plan B decidido, es más probable que respete la planificación. No tendría que improvisar, solo ejecutar.

Es posible que algo falle a lo largo del camino, pero no deje que eso le impida seguir adelante. Solo debe seguir adelante con el plan.

Cuándo consultar a un médico

Debe hablar con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios, viajar a otro país, tomar suplementos o modificar su dieta de manera extrema. Su médico podrá aconsejarle la manera más segura de lograr sus objetivos.

Preguntas para hacer a su médico

  • ¿Necesito vacunas especiales para viajar al extranjero?
  • ¿El zika debe limitar mi viaje a América del Sur?
  • ¿Puedo iniciar un programa de ejercicios de alto impacto?
  • ¿Puedo comenzar una dieta baja en calorías?
  • ¿Debería tomar suplementos dietarios o vitaminas?
  • ¿Me puede recetar un medicamento que me ayude a dejar de fumar?