No tiene que ocuparse solo de la atención de la demencia

Notas del médico

Lea historias de médicos de familias reales.

Cuando un ser querido tiene demencia, su médico de familia puede ser un recurso confiable y un socio en su atención.

por Dr. Jason R. Woloski

Sobre el Autor
Dr. Jason R. Woloski
El Dr. Jason R. Woloski, miembro de la AAFP, es un médico certificado por la junta que se especializa en medicina familiar. Se ocupa de pacientes de todas las edades y ejerce tanto la medicina hospitalaria como la medicina clínica ambulatoria. Es subdirector del programa del Programa de Residencia en Medicina Familiar Geisinger Kistler en Wilkes-Barre, Pensilvania, y profesor adjunto clínico de medicina familiar en la Facultad de Medicina Geisinger Commonwealth. Entre los intereses profesionales del Dr. Woloski están la demencia, la educación médica, la salud de la población, la defensa de la atención primaria y el acceso a la atención, la salud de la mujer y la medicina del comportamiento.
Mostrar más

Soy un médico de familia que ejerce en un área con una gran población de adultos mayores. La gente me pregunta a menudo sobre la pérdida de la memoria y la demencia (en particular, la demencia de Alzheimer). Esto no es demasiado sorprendente. La Asociación de Alzheimer estima que más de 5 millones de estadounidenses mayores de 65 años viven actualmente con demencia por el mal de Alzheimer. Ese número puede aumentar a casi 14 millones para 2050.

Cuando a alguien se le diagnostica demencia por Alzheimer, los familiares necesitan información completa sobre el pronóstico y el plan de atención del paciente. (Obtenga más información sobre cómo planificar el futuro después de un diagnóstico de demencia). El apoyo al bienestar de los cuidadores también es muy importante. Los médicos de familia están capacitados para cuidar la salud física, mental y emocional de los pacientes en todas las etapas de la vida. Esto significa que estamos bien preparados para trabajar junto con nuestros pacientes y sus familias durante este momento desafiante.

Eso me lleva a la historia de Maggie (no es su nombre real). Hace unos años, fui el orador invitado en una reunión de un grupo de apoyo local para cuidadores de personas con demencia. Jack (no es su nombre real) estaba en la reunión y me escuchó hablar sobre mi interés en el cuidado de la demencia. Poco tiempo después, trajo a su esposa Maggie a mi oficina para que yo pudiera ser su nuevo médico de familia.

Jack me dijo que él y Maggie habían sido bendecidos con un matrimonio amoroso y solidario de más de 50 años. Cuando Jack notó por primera vez la pérdida de memoria de Maggie, pensó que era solo una parte normal del envejecimiento. Pero su afección progresó rápidamente en un par de años. Para cuando le diagnosticaron oficialmente demencia por Alzheimer, tenía síntomas avanzados. Su comunicación se había vuelto casi no verbal.

Cuando me convertí en el médico de Maggie, quería asegurarme de que Jack entendiera que no existe cura para la demencia de Alzheimer. También quería que tuviera expectativas realistas sobre cómo progresaría la afección de Maggie y qué cuidados necesitaría. (Obtenga más información sobre cómo cuidar a un ser querido que tiene demencia).

Mis interacciones con Maggie y su familia se centraron en un enfoque de equipo para cuidarla. Dado que ya se encontraba en las últimas etapas de la demencia de Alzheimer, cambiamos nuestro objetivo de administrar sus medicamentos a preservar su identidad y dignidad. El futuro no tendría el resultado que Jack quería. Pero encontró paz al saber qué esperar a medida que pasaban los meses. En pocas palabras, no hubo grandes sorpresas.

Aproximadamente un año después de conocer a Maggie, Jack decidió trasladarla a un centro de enfermería que pudiera satisfacer sus necesidades de atención avanzada. La visitaba todos los días, aunque sabía que ella no lo reconocería. Jack recibió ayuda y apoyo de una división local de la Asociación de Alzheimer. También asistía con regularidad al grupo de apoyo para cuidadores de personas con demencia. Durante varios años, Jack había descuidado su propia salud mientras cuidaba a Maggie. Lo ayudé a concentrarse en el cuidado personal durante este tiempo. (Obtenga más información sobre la salud y el bienestar de los cuidadores).

Ojalá la historia de Maggie hubiera tenido un final feliz. Desafortunadamente, la demencia por Alzheimer no se puede curar y, en última instancia, conduce a la muerte. Sin embargo, espero que esta historia demuestre que su médico de familia puede ser un recurso y un socio de confianza si le diagnostican demencia a un ser querido. Mis pacientes con demencia y sus familias pueden confiar en mí para que preste atención a los deseos del paciente, ajuste los objetivos de atención según sea necesario y me concentre en mantener la dignidad al final de la vida.

Consejos rápidos

Hable con su médico de familia ante los primeros signos de pérdida de memoria o pensamientos confusos en usted o en un ser querido. Un diagnóstico temprano de demencia conduce a un tratamiento más temprano. También le dará tiempo para planificar con anticipación. Es importante abordar preguntas sobre la atención, las finanzas y los temas legales antes de que progresen los síntomas de la demencia.

Recursos

Alzheimer’s Association: Ayuda y apoyo