Maltrato a personas mayores

El abuso de ancianos es el maltrato a una persona mayor. Este puede ser financiero, verbal, emocional, físico o sexual. La negligencia y el abandono constituyen abuso de ancianos. A continuación se describen los diversos tipos de maltrato a personas mayores:

  • La negligencia y el abandono es no proporcionar la atención adecuada o dejar a la persona mayor permanentemente sin atención. Es el tipo más común de abuso de ancianos.
  • Abuso físico es el uso de la fuerza física para causar dolor o lesiones a propósito. Esto incluye golpear, empujar o restringir a la persona mayor.
  • Abuso emocional y verbal es cuando una persona usa palabras o acciones no verbales para causar el dolor emocional del adulto mayor. Esto incluye gritar, ignorar o burlarse de la persona mayor.
  • Abuso sexual es cuando una persona mantiene relaciones sexuales con una persona mayor sin su consentimiento. Esto incluye el sexo y el tocar o desvestirse de manera inadecuada.
  • Abuso financiero es cuando alguien roba dinero o propiedades a una persona mayor. Esto podría ser cometido por un miembro de la familia, un extraño o una organización que se hace pasar por una entidad de caridad falsa. Incluye el uso de las tarjetas de crédito, cheques o efectivo de la persona mayor. Incluye el robo de joyas, otras propiedades o la identidad de la persona mayor.

A medida que las personas envejecen, pueden desarrollar problemas de salud. Esto conduce a una disminución de la fuerza física, la visión y las capacidades cognitivas. Estos cambios los vuelven vulnerables a los adultos mayores. Ellos pueden depender de otros para el cuidado. Es posible que no puedan decir cuándo alguien se está aprovechando de ellos.

El camino hacia un mayor bienestar

Si usted o alguien más está cuidando a un ser querido, asegúrese de que estén a salvo. Si sospecha de algún tipo de abuso, llame al departamento local de policía. Si necesita ayuda inmediata, llame al 9-1-1. Dígale a su ser querido que pida ayuda si cree que está siendo maltratado. Cada estado tiene una línea directa de abuso de ancianos. Visite el Centro Nacional de Abuso de Ancianos para encontrar el número de teléfono de su estado. Usted no tiene que probar que el abuso está ocurriendo. Una agencia llamada Servicios de Protección para Adultos responderá a su llamada. Investigará la situación y tomará medidas si es necesario.

Tome medidas para prevenir el maltrato a personas mayores. Si usted es un cuidador, cuide de su salud y aprenda a manejar su estrés. Esto lo ayudará a brindarle la mejor atención posible a su ser querido. Si se siente abrumado o cree que podría comenzar a abusar de un adulto mayor, busque ayuda. Hable con su médico de cabecera sobre lo que siente. Busque a alguien más para que cuide a su familiar hasta que se sienta mejor. Tome descansos.

Si su ser querido está recibiendo atención en su hogar o en un centro de atención a largo plazo, permanezca involucrado en su atención. Si no está conforme con su cuidado, hable con la gerencia. Denuncie el presunto abuso ante el estado.

Asegúrese de que los documentos financieros y legales de su ser querido estén en orden. Lea «Planificación a futuro después de un diagnóstico de demencia» para obtener una lista de cuestiones financieras y legales para hablar con los miembros de su familia. Esto es útil para las personas mayores que tienen demencia. Revise los resúmenes bancarios y de tarjetas de crédito de su ser querido. Lleve un registro de los objetos de valor del hogar.

Aspectos a tener en cuenta

Cualquiera puede cometer abusos a personas mayores. Muchos abusadores son miembros de la familia. Esto incluye hijos adultos o cónyuges que cuidan de la persona mayor. Los cuidadores tienen un mayor riesgo de cometer abusos a personas mayores cuando:

  • No son capaces de lidiar con el estrés de ser un cuidador.
  • Están deprimidos.
  • No tienen un sistema de apoyo.
  • Abusan del alcohol u otras drogas.

Los abusadores también pueden incluir a trabajadores de la salud, vecinos, amigos, organizaciones o estafadores. Estas pueden ser personas que pretenden explotar financieramente a los adultos mayores.

¿Cuáles son los signos de alerta por maltrato?

Un adulto mayor que está siendo abusado puede tener una o más de las siguientes señales de alerta físicas y de comportamiento:

  • Lesiones inexplicables. Esto incluye cortes, quemaduras o huesos rotos.
  • Marcas inexplicables en el cuerpo. Esto incluye cicatrices o moretones.
  • Afecciones médicas no tratadas. Esto incluye medicamentos incorrectos o dosis incorrectas.
  • Cambios en el comportamiento o en la personalidad. Esto incluye la abstinencia o la depresión.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Sangrado vaginal o anal inexplicable.
  • Mecanismos inusuales de afrontamiento. Esto incluye mecerse hacia adelante y hacia atrás o hablar con uno mismo.
  • Pérdida de peso u otros síntomas de desnutrición o deshidratación.
  • Problemas de higiene personal. Esto incluye la piel, la ropa sin lavar y condiciones de vida sucias.

Las señales de advertencia de explotación financiera incluyen uno o más de lo siguientes casos:

  • Retiros inexplicables de su tarjeta de cajero automático, cuentas corrientes o de ahorro.
  • Compras con tarjeta de crédito inexplicables o inusuales.
  • Joyas, dinero en efectivo, u otros objetos de valor faltantes.
  • Ofertas de premios o inversiones sospechosas o demasiado buenas para ser ciertas.

Un cuidador que está abusando de un adulto mayor puede:

  • Negarse a dejarlo solo con la persona mayor.
  • Amenazar, burlarse, o discutir con la persona mayor frente a usted.
  • No responder a sus preguntas sobre la atención de la persona mayor.
  • Parecer con escasa formación o con exceso de trabajo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué preguntas debo hacerle a un cuidador cuando busco uno para cuidar de mi ser querido?
  • ¿Cómo puedo saber si las lesiones están relacionadas con el abuso o con un accidente?
  • Necesito un descanso de la labor de cuidador. ¿A dónde puedo acudir en busca de ayuda?