Los médicos de familia son una presencia constante en tiempos difíciles

Notas del médico

Lea historias de médicos de familias reales.

Trabajar como médico de cuidados paliativos me ha demostrado lo importante que es un médico de familia de confianza cuando los pacientes se enfrentan a una afección médica grave o terminal.

por Dr. Christine Khandelwal

Sobre el Autor
Dr. Christine Khandelwal
Christine Khandelwal, doctora en osteopatía, es una médica de familia capacitada que se especializa en cuidados terminales y paliativos. Es directora de medicina paliativa para pacientes hospitalizados en Transitions LifeCare, un servicio de consultoría de cuidados paliativos en un sistema hospitalario urbano comunitario. También es profesora adjunta activa en la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill. En estos roles, la Dra. Khandelwal tiene la oportunidad de enseñar a los estudiantes de medicina y a los residentes de medicina familiar de segundo año cómo comunicar noticias difíciles, cómo comprender y hablar del pronóstico de un paciente y cómo manejar los síntomas que causan las enfermedades en etapa terminal.
Mostrar más

Me senté, temblando, tomando la mano frágil de mi paciente mientras contenía las lágrimas. Patricia (no es su nombre real) me contó que le diagnosticaron cáncer terminal y me describió los síntomas que padecía. Ella temía que su capacidad para funcionar continuara disminuyendo. Patricia también me habló de sus nietos y de la alegría que le daba hornear galletas con ellos. Habló de jugar a las cartas con sus dos mejores amigas. Ella sabía que estaba cerca del final de su vida, y me confió cuánto extrañaría estos momentos especiales. Su honestidad y perspicacia me conmovieron profundamente.

Yo me encontraba al lado de la cama de Patricia porque soy médica de cuidados paliativos. Los cuidados paliativos ayudan a las personas que padecen una afección médica grave a tener la mejor calidad de vida posible. Ellos pueden padecer de un cáncer incurable, como en el caso de Patricia. U otra afección médica crónica (persistente) o potencialmente mortal. (Obtenga más información sobre los cuidados paliativos.)

Los pacientes que padecen una afección médica grave o terminal pueden hablar con su médico de familia sobre cómo esta afecta su calidad de vida. Por ejemplo, pueden sufrir por los efectos adversos de su tratamiento o de dolor crónico. En algunos casos, el médico de familia de un paciente lo referirá a un médico de cuidados paliativos como yo. Como parte del equipo de atención médica, me especializo en mejorar la calidad de vida de los pacientes. Ayudo a controlar su dolor, aliviar sus síntomas y aligerar sus cargas mentales y emocionales. También apoyo a sus familias y cuidadores.

Hasta hace seis años, trabajaba como médica de familia a tiempo completo. Entonces, decidí especializarme en cuidados paliativos. Con mi formación y experiencia como médica de familia, quería enfocarme en guiar a los pacientes y a sus familias en cada paso del tratamiento de una afección médica grave o terminal.

El día que me senté con Patricia, hablé con ella sobre sus preocupaciones. Le compartí información sobre formas de mejorar su calidad de vida. Ella me agradeció por visitarla. Luego dijo: “Necesito hablar con mi médico de familia. No puedo tener estas conversaciones difíciles ni tomar estas decisiones tan complicadas sin antes hablar con mi médico de familia.» Entendí por qué Patricia se sentía así. Trabajar como médico de cuidados paliativos me ha demostrado lo importante que son los médicos de familia como una presencia constante en la vida de sus pacientes. Esto es especialmente cierto cuando los pacientes y sus familias están lidiando con afecciones médicas complicadas.

Cuando era médica de familia a tiempo completo, atendía a muchos pacientes que tenían enfermedades graves. Con frecuencia tuve conversaciones difíciles con mis pacientes y sus cuidadores sobre su pronóstico y sus metas para la atención futura. Una relación de confianza médico-paciente es clave cuando usted necesita tener estas conversaciones difíciles. Esa es una de las razones por las que los médicos de familia desempeñan un papel tan importante en los cuidados paliativos.

A medida que el cáncer de Patricia avanzaba, ella confió en su médico de familia de toda la vida para coordinar su atención. Uno de los principales objetivos de Patricia era permanecer en su propia casa por el resto de su vida. Con el apoyo continuo de sus cuidadores, su médico de familia y el resto de su equipo de atención pudieron lograr este objetivo.

Consejos rápidos

Los cuidados paliativos pueden comenzar en cualquier momento después de que a un paciente se le diagnostique una afección médica grave. Y este continúa durante el tratamiento. Es posible que también usted haya oído hablar del cuidado terminal. El cuidado terminal es una forma de cuidado paliativo que, por lo general, funciona para personas que cuentan con 6 meses o menos de vida. Comienza cuando finaliza el tratamiento. El cuidado terminal ofrece bienestar espiritual, mental, emocional y físico a los pacientes, sus familias y sus cuidadores. Los pacientes que reciben cuidado terminal se les brindar ayuda para que sienten lo más cómodos posible hasta el final de su vida.