La importancia de mantenerse activo e involucrado

A medida que envejece, el cuerpo cambia. Las articulaciones se vuelven más rígidas. Empieza a perder músculo y a ganar grasa. No se siente tan fuerte o tan ágil. Incluso la forma de su cuerpo cambia, afectando su equilibrio. A medida que ocurran estos cambios físicos, es posible que se sienta tentado a quedarse más en casa y a estar solo.

Cada uno de estos cambios es un signo de envejecimiento. Puede resignarse a pensar que es solo la progresión natural de la vida. Sin embargo, debe saber que hay formas de desacelerar este proceso de envejecimiento.

Sus elecciones de estilo de vida determinarán la rapidez o lentitud de estos cambios a medida que envejece. Además, tomar decisiones saludables puede reducir el riesgo de enfermedades como afecciones cardíacas, accidente cerebrovascular, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer.

La dieta y el ejercicio también están relacionados con los beneficios de salud mental. La investigación indica que el ejercicio físico mejora la función cognitiva en los adultos mayores. La función cognitiva es qué tan bien funciona su cerebro para comprender los pensamientos y las experiencias.

Mantener actividad social y pasar tiempo con amigos es otra opción de estilo de vida importante que puede tener un impacto positivo en su salud y bienestar. Un estudio científico mostró que los adultos mayores inclusive con actividad social moderada tenían una declinación física y mental más lento. Además, estas personas mayores más activas necesitaban visitar a sus médicos con menor frecuencia.

El camino hacia una mejor salud

Tomar decisiones inteligentes sobre el estilo de vida es la mejor manera de desacelerar el proceso de envejecimiento. National Institutes of Health ofrece algunas pautas para hacer buenas elecciones. Incluyen:

  • Haga ejercicio con regularidad.
  • Ingiera una dieta saludable que incluya frutas y verduras, granos integrales y las cantidades correctas de grasas saludables.
  • Reduzca el consumo de alcohol.
  • Evite los productos de tabaco y las drogas ilícitas.

Beneficios de la actividad física

La actividad física tiene muchos beneficios, incluidos los siguientes:

  • Ayuda al cuerpo a quemar calorías en lugar de almacenarlas como grasa corporal.
  • Ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre más equilibrados y en un rango normal (reduciendo el riesgo de diabetes).
  • Reduce la presión sanguínea y los niveles de colesterol.
  • Ayuda a fortalecer los huesos y los músculos.
  • Aumenta la fuerza y ​​la resistencia.
  • Disminuye el estrés y mejora el sueño y el bienestar mental.
  • Previene graves problemas de salud que pueden surgir con el sobrepeso y la obesidad.

¿Cuánta actividad física necesito?

Siempre hable con su médico antes de comenzar un nuevo plan de ejercicios. Si tiene 65 años o más, está en forma y no tiene afecciones de salud limitantes, puede seguir estas pautas que ofrecen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Los adultos mayores necesitan al menos:

  • 2 horas y media de actividad aeróbica de intensidad moderada (como caminar rápido) todas las semanas.

Y

  • Actividades de fortalecimiento muscular en 2 o más días a la semana que trabajen todos los grupos musculares (piernas, caderas, espalda, abdomen, pecho, hombros y brazos).

O

  • 1 hora y 25 minutos de actividad aeróbica de intensidad vigorosa (como trotar o correr) todas las semanas.

Y

  • Actividades de fortalecimiento muscular en 2 o más días a la semana que trabajen todos los grupos musculares (piernas, caderas, espalda, abdomen, pecho, hombros y brazos).

Aumentar su actividad aeróbica, como pueda, conducirá a mayores beneficios para la salud. El CDC recomienda hasta 5 horas de actividad aeróbica por semana.

¿Qué más puedo hacer para mantenerme activo?

Encuentre una actividad física que disfrute. Intente combinar actividades sociales con actividades físicas. Por ejemplo, planee ir a caminar con amigos. Tome una clase de baile con su cónyuge. Haga trabajo voluntario. Lo importante es seguir moviéndose. Cada poquito ayuda y además lo mantiene conectado con otras personas.

Sea sociable

Además de tomar decisiones saludables sobre la dieta y el ejercicio, es importante tener actividades sociales. Interactuar con amigos y familiares lo mantendrá involucrado. Mantener el cerebro comprometido tiene muchos beneficios. Un cerebro comprometido es la clave para una mente más aguda. Mantenerse alerta y mantener el cerebro ocupado puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Ser sociable también lo ayuda a sentirse conectado. Las personas mayores que están socialmente conectadas tienen menos probabilidades de deprimirse.

Si está buscando maneras de expandir su lista de amigos, considere tomar una clase o hacer un voluntariado. Ambas son excelentes maneras de conectarse con personas que tienen intereses similares.

Aspectos a tener en cuenta

Si tiene una afección física que no permite el ejercicio vigoroso, haga lo que pueda. Puede levantar pesas y hacer entrenamiento de fuerza. O puede caminar, incluso si no puede caminar rápido. Decida con su médico las mejores maneras de mantenerse activo.

Preguntas para su médico

  • ¿Hay alguna razón por la que no puedo comenzar un programa de ejercicios?
  • No estoy acostumbrado a hacer ejercicio. ¿Cómo debería comenzar?
  • ¿Puedo hacer ejercicio incluso si tengo presión arterial alta?
  • Tengo dolor después de hacer ejercicio. ¿Es eso normal?
  • Algunas veces me mareo cuando hago ejercicio. ¿Debería preocuparme?