Efectos de la exposición temprana al sol

Existe un vínculo directo entre la exposición al sol y la mayoría de los cánceres de piel. Los rayos ultravioleta (UV) en la luz del sol penetran en la piel y la dañan. Durante años, los médicos han advertido que la exposición al sol puede causar cáncer de piel. Pero la investigación ahora muestra que quemarse con el sol a una edad temprana lo pone en un riesgo incluso mayor de cáncer de piel.

Incluso una quemadura de sol con ampollas durante la infancia o la adolescencia puede casi duplicar sus posibilidades de desarrollar melanoma, según la Academia Estadounidense de Dermatología (American Academy of Dermatology, AAD). En un estudio, los investigadores informaron que obtener cinco o más quemaduras solares con ampollas antes de los 20 años de edad aumenta su riesgo de melanoma en un 80 por ciento. El melanoma es el tipo más mortal de cáncer de piel.

El mismo estudio también encontró que cinco o más quemaduras solares con ampollas aumentan su riesgo en un 68 por ciento para otros tipos de cáncer de piel, también. Estos incluyen el carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas. El estudio realizó un seguimiento en 109.000 mujeres caucásicas durante un período de 20 años.

Sus posibilidades de desarrollar cánceres de piel dependen de otros factores, también, incluidos los rasgos físicos. Por ejemplo, si tiene el pelo rojo y la piel clara, aumenta el riesgo de cáncer de piel. Esto también es cierto si uno es más susceptible a las quemaduras solares en general, o tiene un mayor número de lunares, según el estudio.

El camino hacia una salud mejor

Los padres deben comprometerse a proteger a los niños de la exposición al sol. También deben enseñar a sus hijos adolescentes a continuar con la protección solar consciente. La protección solar diaria es clave, no solo cuando los niños están en la piscina o en la playa.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ofrecen estos consejos para proteger a su hijo del sol:

A la sombra. Trate de evitar estar afuera a la mitad del día, cuando los rayos UV del sol son más fuertes. Esto es cuando el sol causa el mayor daño. Si su hijo tiene que estar afuera durante este tiempo, trate de mantenerlo a la sombra de un árbol o paraguas.

Cúbrase. Camisas de manga larga y pantalones largos proporcionan una buena protección contra el sol. Cuanto más ajustado sea el tejido, mejor. La ropa más oscura puede ofrecer una mejor protección solar. También puede considerar buscar ropa que ofrezca un factor de protección UV.

Use un sombrero. Un sombrero puede ofrecer una gran protección solar. Elija uno con un ala ancha y circular. Esto no solo protegerá el rostro de su hijo, sino que también protegerá su cuello y orejas. Si elige una gorra de béisbol, recuerde usar protector solar en las orejas y el cuello de su hijo.

Use gafas de sol. El sol no solo amenaza su piel, también amenaza sus ojos. Los rayos UV pueden causar cataratas posteriormente en la vida. Busque anteojos de sol para niños que bloqueen los rayos UVA y UVB.

Recuerde el protector solar. Si su hijo va a estar afuera, siempre use protector solar. Elija un protector solar que sea al menos 15 SPF. Maximice la protección aplicando protector solar al menos 30 minutos antes de que su hijo vaya a estar afuera.

Aspectos a tener en cuenta

No hay tal cosa como un bronceado saludable. La piel bronceada es una piel dañada. Incluso si no tiene una quemadura de sol, aún le está haciendo daño a la piel y aumenta el riesgo de cáncer de piel.

Las camas de bronceado no son más seguras que estar afuera en el sol. Las personas que usan camas de bronceado corren un gran riesgo de desarrollar cáncer de piel. De hecho, algunos informes estiman que el riesgo aumenta en un 75% para las personas que usan una cama de bronceado antes de los 35 años.

Según la Fundación del Cáncer de Piel, más personas desarrollan cáncer de piel debido al bronceado que las que desarrollan cáncer de pulmón debido al tabaquismo.

Cuándo consultar al médico

El cáncer de piel es la forma más común de cáncer. Cuanto antes lo detecte, más fácil será curarlo. Las señales de advertencia incluyen:

  • Un lunar o cualquier mancha marrón que cambia con el tiempo: cambios en el color, la textura o el tamaño.
  • Lunares o manchas que aparecen después de la adolescencia.
  • Crecimientos de la piel de color (negro o marrón) o que son translúcidos y aumentan de tamaño.
  • Cualquier crecimiento de la piel o lunar que pique, corte o sangra.
  • Cualquier crecimiento de la piel o lunar que duele.

Preguntas para su médico

  • ¿La luz del sol es una buena fuente de vitamina D?
  • ¿Existe alguna manera de predecir si desarrollaré cáncer de piel?
  • ¿Puedo revertir el daño causado por la exposición a los rayos UV?
  • ¿Puede la genética hacerme correr menos riesgo de tener cáncer de piel?
  • ¿Un historial familiar de cáncer de piel me pone en mayor riesgo?
  • ¿Con qué frecuencia debo hacer una auto-revisión para el cáncer de piel?
  • ¿Qué debo hacer si sospecho que una mancha en mi piel podría ser cancerosa?
  • ¿Cuál es el proceso de tratamiento para el cáncer de piel?