Decidir cuándo ver a un médico

¿Debería ir al médico? La mayoría de nosotros hemos hecho esa pregunta en un momento u otro. Ya sea que se trate de un resfriado fuerte, un lunar de aspecto extraño o un dolor molesto que no se soluciona, puede ser difícil saber cuándo debe consultar a un médico. No hay reglas establecidas que le indiquen cuándo ir o cuándo esperar. Pero algunas pautas generales pueden ayudarlo la próxima vez que intente tomar una decisión.

El camino hacia una mejor salud

A continuación, se incluyen algunas enfermedades y problemas comunes que podemos padecer de vez en cuando. Muchas de ellas se pueden controlar en casa. Pero a veces pueden progresar o cambiar, y entonces es mejor si son abordadas por un médico. Si no está seguro de qué hacer, llame a su médico. Él o ella, o incluso una enfermera en la oficina, pueden decirle si debe programar una cita.

Resfriado común o gripe

Muchos síntomas se pueden controlar con mucho descanso, líquidos y medicamentos de venta libre. Sin embargo, si tiene cualquiera de estos síntomas, llame a su médico:

  • Dolor al tragar (más que una garganta irritada o seca).
  • Dolor de oídos.
  • Tos que dura más de 2 o 3 semanas.
  • Vómitos persistentes o intensos.
  • Fiebre que no baja o desaparece.
  • Síntomas que duran más de 10 días, o empeoran en lugar de mejorar.

Diarrea

La diarrea ocasional es algo común. Por lo general, es inofensiva y no significa que algo esté mal. Pero existen señales que podrían indicar un problema, entre ellos:

  • Diarrea que dura más de 3 días.
  • Deposiciones negras y alquitranadas.
  • Sangre en las deposiciones.
  • Dolor abdominal intenso.
  • Signos de deshidratación (boca o piel muy seca, fatiga, disminución de la orina, confusión o irritabilidad).

Dolor de cabeza

Todos tenemos dolores de cabeza de vez en cuando. Por lo general, desaparecen con medicamentos de venta libre o reposo. Pero el dolor de cabeza también puede ser un signo de una enfermedad grave, como un accidente cerebrovascular o meningitis. Si tiene fiebre alta, rigidez en el cuello, confusión o problemas para hablar o caminar junto con el dolor de cabeza, vaya a la sala de emergencias. Si tiene alguno de los siguientes, programe una cita con su médico:

  • Dolores de cabeza que son diferentes de lo normal (más a menudo o más intensos).
  • Dolores de cabeza que empeoran o no mejoran después de tomar medicamentos de venta libre.
  • Dolores de cabeza que le impiden trabajar, dormir o participar en actividades.

Problemas digestivos

Los problemas digestivos pueden incluir problemas en el tracto digestivo superior (esófago y estómago), así como en el tracto inferior (intestinos). Si tiene alguno de los siguientes síntomas, llame a su médico:

  • Sentir que la comida queda atrapada en su garganta o pecho.
  • Acidez estomacal que no desaparece, empeora o no mejora con medicamentos.
  • Tragar le resulta difícil o doloroso.
  • Ronquera o dolor de garganta que no desaparece.
  • Náuseas que no desaparecen.
  • Vomitar sangre o bilis (verde).
  • Dolor abdominal intenso o persistente.
  • Estreñimiento o diarrea que no desaparecen.
  • Deposiciones negras o con sangre.

Dolor de espalda

La mayoría de los casos de dolor de espalda desaparecen en unas pocas semanas sin tratamiento. A menudo mejoran al usar medicamentos de venta libre. También puede aplicar calor o frío al área en la que siente dolor. Pero en ocasiones es un signo de un problema. Llame a su médico si presenta:

  • Dolor constante.
  • Dolor que se extiende por una o ambas piernas, especialmente si va más allá de la rodilla.
  • Dolor con debilidad, entumecimiento u hormigueo en una o ambas piernas.
  • Dolor junto con pérdida de peso inexplicable.
  • Dolor con hinchazón o enrojecimiento en la espalda.
  • Dolor con fiebre.

Lesión en la cabeza

Un chichón en la cabeza podría ser menor. Pero también podría causar una conmoción cerebral. Observe estos signos de conmoción cerebral y llame a su médico si padece alguno de ellos después de golpearse la cabeza:

  • Problemas de equilibrio y mareos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Confusión.
  • Problemas de memoria y concentración.
  • Sentirse lento o nublado.
  • Sensibilidad a la luz o al ruido.
  • Problemas para dormir.
  • Cambios de humor.

Problemas menstruales

El período mensual de una mujer puede tener un gran impacto en su vida, especialmente si tiene problemas. Llame a su médico si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Período que de repente se vuelve irregular.
  • No tiene su período en 3 meses o más.
  • Sangrado entre períodos.
  • Un período que dura mucho más de lo normal o es mucho más abundante de lo normal.
  • Calambres intensos o incapacitantes.

Problemas de salud mental

La salud mental es una parte importante de nuestra salud general y nunca debe ser ignorada. Tener problemas de salud mental también es muy común y tratable. Llame a su médico si tiene alguno de estos signos de problemas con su salud mental.

  • Sentimientos de depresión o tristeza que no desaparecen.
  • Sentir altibajos extremos.
  • Tener miedo, preocupación o ansiedad excesivos.
  • Retirarse de las interacciones sociales.
  • Cambios en el sueño o la alimentación.
  • Incapacidad para hacer frente a los problemas diarios.
  • Delirios o alucinaciones.
  • Abuso de sustancias.
  • Pensamientos acerca de lastimarse o lastimar a otros.

Otros síntomas

Algunos síntomas son difíciles de categorizar, pero de todos modos es importante tomar nota de ellos. Los siguientes síntomas pueden ser signos de un problema que debería ser abordado por un médico:

  • Mareos o sensación de estar a punto de desmayarse.
  • Falta de aire.
  • Palpitaciones cardíacas.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Fatiga que no desaparece.
  • Sudoración intensa, en especial sudores fríos.
  • Hinchazón en los tobillos o las piernas.
  • Sarpullido junto con fiebre (100.4° o más).
  • Un lunar nuevo o cambiante u otro cambio en la piel que le preocupe.

Aspectos a tener en cuenta

La mayoría de las personas no consultan a un médico a menos que estén enfermos o tengan un problema. Pero debe comenzar por ver a su médico cuando esté bien. Al consultar a su médico de manera rutinaria, puede estar al tanto de su salud. Él o ella pueden realizar exámenes preventivos de salud y controlar su salud a lo largo del tiempo. Estos exámenes les permiten detectar enfermedades temprano y ayudarlo a controlarlas antes de que progresen a afecciones más intensas.

La frecuencia con que vea rutinariamente a su médico depende de su salud. Muchos médicos recomiendan verlo una vez al año para un chequeo. Pero si tiene problemas o padece una enfermedad crónica, como una enfermedad cardíaca o diabetes, es probable que lo vea con más frecuencia.

Al decidir si llamar a su médico cuando tiene síntomas, también debe considerar el estado de su salud y los factores de riesgo que pueda tener. Por ejemplo, si sufre de asma y tiene una infección respiratoria, es posible que necesite ver a su médico antes que alguien que no padece de asma. Además, si desarrolla síntomas nuevos después de someterse a un procedimiento, cirugía, inmunización, inyección o comenzar un nuevo medicamento, debe llamar a su médico.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Tengo una afección crónica. ¿Con qué frecuencia debo ver a mi médico?
  • ¿Qué factores de riesgo tengo que puedan determinar si necesito o no ver a mi médico?
  • ¿Existe algún síntoma específico al que deba prestar atención?