Consejos para Recuperarse y Mantenerse Bien Después de un Infarto de Miocardio

Consejos para Recuperarse y Mantenerse Bien Después de un Infarto de Miocardio

Si usted ha tenido un infarto de miocardio, puede sentirse preocupado y abrumado. Es probable que tenga muchas preguntas. Podemos ayudar a responder algunas de estas preguntas y ofrecerle maneras de recuperarse y mantenerse bien.

Para empezar, es importante cuidarse. Busque ayuda de quienes lo rodean durante este tiempo. Hable con su médico para obtener consejos específicos o si tiene alguna inquietud.

¿Cuándo puedo volver a mis actividades normales?

Después de un infarto de miocardio, tendrá ganas de volver a su vida normal. Esto puede darse especialmente si pasó un tiempo en el hospital. Sin embargo, la respuesta dependerá de su rutina normal y del estado de su corazón. Es importante comenzar lentamente para darle al corazón la oportunidad de sanar. Su médico hablará con usted acerca de cuándo puede estar activo de nuevo y qué debe hacer. No retome ningún tipo de ejercicio sin consultar a su médico primero. También es importante registrarse en un programa de rehabilitación cardíaca. Este programa monitorea la presión arterial, la frecuencia cardíaca y los latidos del corazón mientras hace ejercicio.

¿Cuándo puedo volver a trabajar?

El tiempo que esté sin trabajar puede variar. Todo dependerá de la salud de su corazón y del nivel de actividad y exigencia de su trabajo. Es posible que deba hacer algunos cambios en la forma de realizar su trabajo. O, si el trabajo es demasiado exigente para su corazón, puede que tenga que cambiar de trabajo, al menos por un período breve.

¿Puedo conducir?

La mayoría de las personas que sufren un infarto de miocardio puede volver a conducir después de 1 semana. Hable con su médico sobre sus preocupaciones o sobre otras afecciones que puedan impedir que conduzca de forma segura. Si usted conduce profesionalmente, hable con su empresa antes de conducir nuevamente.

¿Puedo tener relaciones sexuales?

Después de tener un infarto de miocardio, debe esperar de 2 a 3 semanas antes de tener relaciones sexuales. Al igual que con otros tipos de actividad, puede que tenga que comenzar despacio.

Camino hacia una mejor salud

Existen medidas que puede tomar para recuperarse de un infarto de miocardio y prevenir otro en el futuro. Esto se conoce como “prevención secundaria”. En primer lugar, asegúrese de entender su tipo de cardiopatía. Su médico le indicará los factores de riesgo y cómo prevenir futuros daños a su corazón. Luego, siga los siguientes consejos para un estilo de vida saludable. 

  • Deje de fumar. El consumo de tabaco es un importante factor de riesgo para las cardiopatías. Daña las paredes de los vasos sanguíneos. Puede evitar que la sangre y el oxígeno lleguen a su corazón y otros órganos. También puede causar coágulos de sangre, que pueden producir infartos de miocardio. La nicotina, la sustancia química principal del tabaco, aumenta la presión arterial. Si fuma, pídale a su médico que le ayude a elaborar un plan para dejar de fumar. Además de no fumar, trate de evitar el humo de segunda mano. Puede inhalar el humo de un cigarrillo encendido o cuando otra persona exhala el humo.
  • Controle su presión arterial. La presión arterial alta sobreexige al corazón y a los vasos sanguíneos. Hable con su médico acerca de las maneras de controlar su presión arterial. Algunas son hacer ejercicio, mantener una dieta con bajo contenido de sal y bajar de peso si tiene sobrepeso. El médico también puede recetar medicamentos para bajar la presión arterial. Es importante seguir las indicaciones del médico con respecto a cualquier medicamento.
  • Controle sus niveles de colesterol. Existen dos tipos de colesterol. Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) son “buenas” para el organismo. Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) son “malas” para el organismo. El exceso de colesterol “malo” en la sangre aumenta el riesgo de cardiopatías. Si su colesterol LDL es alto, el médico puede recetarle medicamentos para ayudar a que baje. También debe llevar una dieta saludable para el corazón y comenzar un programa de ejercicios.
  • Controle la diabetes. La diabetes es una enfermedad que tiene que ver con los niveles de la hormona insulina. Usted puede tener diabetes tipo 1 si su cuerpo no produce insulina. Si su cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa correctamente, puede tener diabetes tipo 2. Tener diabetes aumenta el riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. Hable con su médico sobre las pruebas de detección de la diabetes. Si usted tiene diabetes, lo puede ayudar a diseñar un plan para controlar su enfermedad.
  • Haga ejercicio. El ejercicio aeróbico regular puede fortalecer su corazón. Algunos ejemplos incluyen caminar, trotar, correr, andar en bicicleta y nadar. El ejercicio ayuda al corazón a bombear sangre y a llevar oxígeno al cuerpo. También puede bajar el nivel de colesterol y la presión arterial. Además, ayuda a aliviar el estrés.

El ejercicio regular y una dieta saludable pueden ayudar a perder peso. El sobrepeso es un factor de riesgo de cardiopatías. La pérdida de solo el 10% de su peso corporal puede ayudar a reducir el riesgo. Hable con su médico antes de iniciar o reanudar el ejercicio después de un infarto de miocardio. Podrá controlar su actividad y mantenerlo encaminado.

  • Siga una dieta saludable para el corazón. La comida que usted ingiere afecta al flujo sanguíneo. Una dieta con alto contenido de grasas “malas” (grasas saturadas y trans) puede causar la acumulación de placa en las arterias. La placa retrasa o impide el flujo de sangre hacia el corazón. Con el tiempo, puede bloquear las arterias y puede causar un infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca.

Incorpore alimentos a su dieta que tengan bajo contenido de colesterol y grasas saturadas. Coma más frutas y vegetales. Coma menos carnes rojas y más carnes blancas y pescado. Consuma menos productos lácteos con alto contenido graso. Reduzca el consumo de sal (sodio) y azúcar. Evitar los alimentos fritos y procesados.

  • Controle los niveles de estrés. Los infartos de miocardio pueden ser aterradores y preocupantes. Pídale consejos a su médico sobre cómo hacer frente a sus emociones. La depresión y el estrés pueden aumentar su riesgo de cardiopatías.

Cuestiones a considerar

Si usted ha tenido un infarto de miocardio, se encuentra en mayor riesgo de problemas cardíacos actuales. Es importante conocer las señales de advertencia. Busque atención médica de emergencia si tiene síntomas críticos. Estos pueden ocurrir mientras está activo o en reposo, e incluyen:

  • Dolor en el pecho (angina de pecho)
  • Tensión o presión de los brazos, el cuello, la mandíbula o el estómago
  • Falta de aire (disnea)
  • Mareos, debilidad o desmayos
  • Piel pálida y sudorosa
  • Latidos del corazón rápidos o irregulares
  • Náuseas o vómitos
  • Hinchazón o dolor en las piernas
  • Fatiga súbita.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Después de un infarto de miocardio, ¿cuál es mi riesgo de tener otro?
  • ¿Qué alimentos se consideran saludables para el corazón?
  • ¿Cuáles son las mejores maneras para dejar de fumar?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios a corto y a largo plazo de los medicamentos cardíacos?

Anuncio