Consejos para la crianza

Ser padre puede ser una alegría, pero también es un trabajo difícil. Ningún padre es perfecto. Todos cometemos errores. Incluso los padres amorosos a veces hacen cosas que no quieren hacer, como gritarle a un niño. Pero si cree que tiene problemas para controlarse, busque ayuda para que no comience un patrón de abuso.

Me siento tan frustrado a veces. ¿Es eso normal?

Sí, todos los padres se sienten frustrados. Los niños demandan mucho tiempo y energía. Criar un hijo es aún más difícil cuando tiene problemas en su propia vida. Puede tener preocupaciones sobre su trabajo, sus cuentas o sus relaciones. O puede tener problemas con el alcohol o las drogas. Para ser un buen padre, primero debe cuidarse a sí mismo. Eso significa obtener ayuda para sus problemas.

¿Qué puedo hacer cuando me siento frustrado?

Tomar un descanso. Todos necesitan un descanso de ser padres de vez en cuando. Si tiene otro adulto en su familia, túrnense para salir de paseo. Por ejemplo, haga que su pareja se quede con los niños para que pueda visitar amigos. Túrnese para dormir hasta tarde los fines de semana. Si es padre soltero o madre soltera, solicite ayuda a amigos y parientes para que hagan algunos mandados o miren a su hijo mientras sale.

A veces pierdo los estribos. ¿Significa que soy un mal padre?

No, muchos padres pierden la paciencia con sus hijos. Está bien enojarse, pero no está bien desquitarse con sus hijos. Cuando esté realmente enojado, tome un descanso. Por ejemplo, lleve a sus hijos a caminar o llame a un amigo para que lo ayude. Si se siente enojado con su hijo casi todos los días o tiene problemas para controlar su temperamento, busque ayuda consultando a su médico de cabecera. El médico puede ofrecerle consejos y darle recursos para ayudarlo. Hay grupos de apoyo que también pueden ayudar a los padres.

¿Es correcto darle nalgadas a mi hijo?

Las nalgadas no son la mejor manera de disciplinar a los niños. El objetivo de la disciplina es enseñar a los niños el autocontrol. Las nalgadas pueden enseñar a los niños a dejar de hacer algo por miedo. Hay mejores formas de disciplinar a los niños.

Una buena forma para bebés y niños pequeños se llama “redirigir”. Cuando redirige a un niño, reemplaza un comportamiento no deseado (malo) con un comportamiento aceptable (bueno). Por ejemplo, si lanzar una pelota dentro de la casa es contrario a las reglas, saque a su niño afuera para que lance la pelota.

Si tiene hijos mayores, explíqueles las consecuencias de sus acciones y por qué es importante responsabilizarse de ellas. Por ejemplo, puede explicarle a su hijo que todos tuvieron que esperar para cenar porque no puso la mesa cuando se lo pidió. Explique que su hijo debe lavar los platos después de la cena porque no puso la mesa antes de la cena.

Camino al bienestar

No hay una sola forma correcta de criar niños. Y no existe un padre perfecto o un hijo perfecto. Pero aquí hay algunas pautas para ayudar a que sus hijos crezcan sanos y felices:

  • Muestre su amor. Todos los días, dígale a sus hijos: “Te amo. Eres especial para mí”. De muchos abrazos y besos.
  • Escuche cuando sus hijos hablan. Escuchar a sus hijos les dice que usted cree que son importantes y que le interesa lo que tienen que decir.
  • Haga que sus hijos se sientan seguros. Consuélelos cuando tengan miedo. Muéstreles que ha tomado medidas para protegerlos.
  • Proporcione orden en sus vidas. Mantenga un horario regular de comidas, siestas y hora de acostarse. Si tiene que cambiar el horario, cuénteles sobre los cambios con anticipación.
  • Elogie a sus hijos. Cuando sus hijos aprendan algo nuevo o se comporten bien, dígales que está orgulloso de ellos.
  • Critique el comportamiento, no al niño. Cuando su hijo se equivoca, no diga: “Fuiste malo”. En cambio, explique lo que el niño hizo mal. Por ejemplo: “Correr a la calle sin mirar no es seguro”. Luego dígale al niño qué hacer en su lugar: “Primero, mira a los dos lados para ver si vienen autos”.
  • Sea consistente. Sus reglas no tienen que ser las mismas que tienen otros padres, pero sí deben ser claras y consistentes. (Consistente significa que las reglas son las mismas todo el tiempo). Si 2 padres están criando a un hijo, ambos deben usar las mismas reglas. Además, asegúrese de que las niñeras y familiares sepan (y sigan) las reglas de su familia.
  • Pase tiempo con sus hijos. Hagan cosas juntos, como leer, caminar, jugar y limpiar la casa. Lo que más quieren los niños es su atención. El mal comportamiento suele ser un intento de llamar su atención.

¿A quién puedo preguntar cuándo necesito ayuda para criar a mi hijo?

Hay muchas maneras de obtener buenos consejos para padres. Inscríbase en las clases de crianza que ofrecen los hospitales, los centros comunitarios o las escuelas. Lea libros o revistas para padres. Hable con su médico de cabecera, un ministro, un sacerdote o un consejero.

También puede pedirle ayuda a su médico de cabecera. No se avergüence de preguntar. Criar niños es difícil, y nadie puede hacerlo solo. Su médico puede ayudarlo con cuestiones como la disciplina, el entrenamiento para ir al baño, los problemas de alimentación y la hora de acostarse. Su médico también puede ayudarlo a encontrar grupos locales que pueden ayudarlo a aprender buenas habilidades de crianza.

Aspectos a tener en cuenta

No deje que las cosas se salgan de control. Si en cualquier momento siente que puede lastimar a su hijo o a usted, dígaselo a alguien. Cuéntele a un familiar, un amigo, su médico o alguien cercano a usted.

Preguntas para su médico

  • ¿Cuáles son algunas buenas consecuencias para los niños que se portan mal?
  • ¿Qué tan estricto debería ser con mis hijos?
  • ¿Qué pasa si a mi hijo no le importa meterse en problemas?
  • ¿Qué pasa si mi hijo no respeta mi autoridad?
  • ¿Qué puedo hacer si mi hijo no me escucha?