Traumatismo craneal por maltrato

¿Qué es el traumatismo craneal por maltrato? 

El traumatismo craneal por maltrato se conoce también como síndrome del bebé sacudido. Esta es una forma de abuso infantil que puede ser mortal o que le podría causar al bebé una lesión grave de por vida. A menudo las víctimas de este tipo de abuso tienen menos de un año de edad, pero puede ocurrir en niños de hasta 5 años de edad.

Síntomas de traumatismo craneal por maltrato

Los casos graves de traumatismo craneal por maltrato en bebés y niños pequeños pueden provocar la inconsciencia, convulsiones o shock.

Otros síntomas iniciales de traumatismo craneal podrían ser:

  • vómitos
  • irritabilidad
  • somnolencia inusual
  • problemas para succionar o para tragar
  • falta de interés por comer
  • apariencia rígida
  • cambios en el estado de conciencia
  • no se ríen, no balbucean ni hablan
  • pupilas de diferente tamaño
  • incapacidad para levantar la cabeza
  • incapacidad para enfocar la vista o seguir los movimientos

En muchos casos, el traumatismo craneal por maltrato podría también dejar al niño con problemas de largo plazo que lo afecten física e intelectualmente. Un niño que sobreviva a un traumatismo craneal por maltrato podría tener que depender de servicios médicos, de educación especial y servicios sociales para el resto de su vida.

¿Cuáles son las causas del traumatismo craneal por maltrato?

El traumatismo craneal por maltrato ocurre cuando se agita violentamente, se golpea en la cabeza, se lanza o se deja caer a un bebé a propósito. Por lo general ocurre cuando está en manos de un padre o encargado de cuidado abrumado que no puede soportar los largos períodos de llanto de un bebé ni las demandas que conlleva cuidar de un niño pequeño.

Al agitar violentamente a un niño pequeño o pegarle en la cabeza el cerebro del niño se sacude dentro del cráneo. Esto sucede especialmente en los bebés debido a que los músculos del cuello aún no se han desarrollado completamente. La sacudida provoca inflamación, hematomas y hemorragias en el cerebro del niño debido a que se rompen los vasos sanguíneos, los nervios y los tejidos.

¿Cómo se diagnostica el traumatismo craneal por maltrato? 

Si sospecha que su hijo tiene un traumatismo craneal por maltrato, debe llevarlo de inmediato a la sala de emergencias. Debido a que algunos de los síntomas de traumatismo craneal por maltrato también son comunes en otras enfermedades (por ejemplo, vómitos o irritabilidad), es importante que le informe a su médico si su hijo fue sacudido o si recibió un golpe en la cabeza. El médico le hará preguntas acerca de lo que sucedió. Desafortunadamente, la persona responsable del maltrato podría no ser honesta en cuanto a sus acciones.

El médico deberá usar algunos indicios y pruebas visuales para hacer el diagnóstico y para determinar qué tan grave es el daño. Los signos visuales incluyen revisar los ojos del niño para detectar hemorragia, buscar marcas en el cuero cabelludo, en los brazos y en las piernas, además de buscar moretones alrededor del cuello o en el pecho del niño. Ciertas pruebas de diagnóstico por imágenes (por ejemplo, radiografías, resonancias magnéticas o tomografías computarizadas) pueden mostrar evidencia de inflamación o sangrado en el cerebro. Estas pruebas también pueden mostrar fracturas en el cráneo o en las costillas.

¿Se puede prevenir o evitar el traumatismo craneal por maltrato? 

Debido a que esto sucede como consecuencia de las acciones de un encargado del cuidado, es totalmente factible evitar el traumatismo craneal por maltrato. Es importante que todas las personas que cuidan de su bebé o de su niño pequeño aprendan a manejar las situaciones estresantes (por ejemplo, períodos prolongados de llanto).

Una forma para manejar el estrés consiste en respirar profundamente varias veces, buscar un lugar seguro para su bebé (por ejemplo, una cuna) e ir a otra habitación durante 10 a 15 minutos para calmarse. Cuando sienta que pierde el control, llame a un amigo o a un miembro de la familia para que le ayude a cuidar al bebé o para que le ayude a recuperar el control. Conocer las consecuencias del traumatismo craneal por maltrato puede ayudarle a asumir un papel activo para evitar que esto le suceda a su hijo.

Calmar a un bebé que llora no es nada sencillo. Sin embargo, hay varias cosas que puede hacer para tratar de calmar al bebé, incluyendo:

  • pérdida auditiva permanente
  • deficiencia de la vista (incluso ceguera)
  • convulsiones
  • Llevarlo a dar un paseo o caminata.
  • Ofrecerle un biberón o un chupete.
  • Darle lactancia materna.
  • Recostar a su bebé boca abajo sobre su regazo y frotarlo suavemente o darle palmaditas en la espalda.

Puede ser útil combinar todas estas estrategias con sonidos rítmicos o “sonidos de fondo” (por ejemplo, música, una secadora de pelo o de ropa). Quizás también podría recostar a su hijo sobre su costado izquierdo para que tome una siesta, esto lo ayudará con la digestión, o quizás podría ponerlo boca arriba. Si nada funciona, asegúrese de que su hijo no está enfermo. Llame a su médico para consultarle.

Si tiene a una persona encargada del cuidado de su hijo, es importante que le enseñe sobre los peligros de sacudir a un bebé o a un niño pequeño. Asegúrese de que sepa lo que deben hacer si se siente estresado cuando esté cuidando a su hijo. Elija cuidadosamente a la persona que cuidará a su hijo y continúe vigilando la seguridad de su hijo mientras esté bajo el cuidado de esta persona.

Tratamiento del traumatismo craneal por maltrato

Para los casos más leves de traumatismo craneal por maltrato, el niño podría necesitar medicamentos, hospitalización y observación en casa. En la mayoría de los casos graves, el tratamiento podría empezar en la sala de emergencia del hospital con medidas para salvarle la vida. Estas medidas podrían incluir la inserción de un respirador por la garganta del niño o someterlo a una cirugía para detener la hemorragia o reducir la inflamación en el cerebro de su hijo.

Según la gravedad del traumatismo, es posible que se deba monitorear al niño durante mucho tiempo. Los sobrevivientes de traumatismo craneal por maltrato podrían tener problemas de salud a largo plazo, tales como:

  • pérdida auditiva permanente
  • deficiencia de la vista (incluso ceguera)
  • convulsiones
  • retraso del desarrollo, del habla y retraso académico
  • discapacidad intelectual grave
  • problemas de memoria y de atención
  • parálisis cerebral

Preguntas para su médico

  • ¿Cómo puedo saber si los síntomas de mi bebé fueron ocasionados por un traumatismo craneal por maltrato o por una enfermedad normal?
  • ¿Puede revertirse el daño cerebral?
  • ¿Cuáles son algunos de los recursos locales que les ayudan a los padres a salir adelante?