Traumatismo craneal por maltrato

¿Qué es un traumatismo craneal por maltrato?

El traumatismo craneal por maltrato también se conoce como “síndrome del bebé sacudido”. Esto sucede, la mayoría de las veces, al sacudir con fuerza a un niño pequeño o bebé, con un efecto de latigazo. Otras causas pueden ser empujar, tirar al suelo o golpear al niño. El traumatismo craneal por maltrato es una forma de abuso infantil que puede ser mortal o dejar a un bebé gravemente herido de por vida. La mayoría de las veces, las víctimas de este tipo de abuso tienen menos de 1 año de edad, pero se han registrado casos con niños de hasta 5 años.

Síntomas del traumatismo craneal por maltrato

Un caso grave de traumatismo craneal por maltrato puede causarle al niño pérdida del conocimiento, convulsiones o un estado de shock.

Otros síntomas iniciales de traumatismo craneal por maltrato pueden incluir:

  • vómitos;
  • irritabilidad;
  • somnolencia inusual;
  • dificultad para chupar o tragar;
  • falta de apetito;
  • apariencia rígida;
  • cambios en el estado de conciencia;
  • incapacidad para sonreír, balbucear o hablar;
  • pupilas de diferentes tamaños;
  • incapacidad para levantar la cabeza;
  • incapacidad para enfocar los ojos o rastrear el movimiento.

En muchos casos, el traumatismo craneal por maltrato también deja a un niño con problemas a largo plazo que lo afectan física e intelectualmente. El sobreviviente de un traumatismo craneal por maltrato puede depender de servicios médicos, educación especial y servicios sociales por el resto de su vida.

¿Por qué se provoca un traumatismo craneal por maltrato?

El traumatismo craneal por maltrato ocurre cuando se sacude a un bebé de forma violenta, o se le golpea la cabeza, se lo arroja al suelo o se lo deja caer a propósito. Por lo general, sucede porque un padre o cuidador abrumado no puede hacer frente a los largos períodos de llanto de un bebé y a las exigencias de cuidar a un niño pequeño.

Sacudir violentamente a un niño pequeño o golpearlo en la cabeza hace que el cerebro del niño se sacuda de un lado a otro dentro del cráneo. Esto ocurre sobre todo con los bebés, cuyos músculos del cuello no están completamente desarrollados. El movimiento hace que el cerebro de su hijo se hinche, se lastime y sangre debido al desgarro de los vasos sanguíneos, los nervios y el tejido a su alrededor.

¿Cómo se diagnostica un traumatismo craneal por maltrato?

Debe ir a la sala de emergencias de inmediato si sospecha que su hijo sufre un traumatismo craneal por maltrato. Algunos síntomas de traumatismo craneal por maltrato (por ejemplo, vómitos o irritabilidad) también son comunes en otras enfermedades. Por lo tanto, es importante que el médico sepa si su hijo puede haber sido sacudido o golpeado en la cabeza. El médico le hará preguntas sobre lo que pasó. Desafortunadamente, la persona responsable del abuso puede no ser honesta acerca de su accionar.

El médico utilizará una serie de evidencias y pruebas visuales para llegar a un diagnóstico y averiguar qué tan grave es el daño. Las evidencias visuales incluyen revisar los ojos del niño para ver si hay sangrado; buscar marcas en el cráneo, los brazos o las piernas; y buscar moretones alrededor del cuello o el pecho del niño. Ciertas pruebas de imagen (por ejemplo, una radiografía, una tomografía computarizada o una resonancia magnética) pueden mostrar evidencia de inflamación o sangrado en el cerebro. Estas pruebas también pueden mostrar fracturas de cráneo o costillas.

¿Se puede prevenir o evitar un traumatismo craneal por maltrato?

Debido a que esto es algo generado por un/a cuidador/a, claro que es posible prevenir traumatismos craneales por maltrato. Es importante que todas las personas que cuidan a su bebé o niño pequeño aprendan a manejar situaciones estresantes (por ejemplo, cuando su bebé llora durante mucho tiempo).

Una forma de manejar el estrés es respirar profundamente varias veces, encontrar un lugar seguro para su hijo (por ejemplo, la cuna) y caminar a otra habitación durante un período de 10 a 15 minutos para recuperar la calma. Cuando se sienta fuera de control, llame a un amigo o familiar para que lo ayude con su hijo o lo ayude a recomponerse. Comprender las consecuencias de un traumatismo craneal por maltrato puede ayudarlo a desempeñar un papel activo en su prevención, junto con su hijo.

Calmar a un bebé que llora no es fácil. Sin embargo, hay varias cosas que intentar hacer para calmar al bebé, entre ellas:

  • cantarle;
  • mecerlo;
  • envolverlo;
  • llevarlo a pasear o a caminar;
  • amamantarlo;
  • ofrecerle un biberón o chupete.
  • Acueste al bebé boca abajo sobre su regazo y frote o golpee suavemente su espalda

Combinar estas estrategias con sonidos ambiente o rítmicos (por ejemplo, de música, un secador de pelo o un secador de ropa) puede ayudar. También puede intentar acostar a su hijo a dormir una siesta sobre su lado izquierdo para ayudar a su digestión, o sobre su espalda. Si todo lo demás falla, asegúrese de considerar que su hijo podría estar enfermo. Llame a su médico para que lo asesore.

Si tiene un/a cuidador/a para su hijo, es importante que le explique lo peligroso que es sacudir a un bebé o a un niño pequeño. Asegúrese de que esta persona sepa qué hacer si se siente estresado mientras cuida a su hijo. Elija a un/a cuidador/a con mucho cuidado, y esté siempre atento a la seguridad de su hijo.

Tratamiento para el traumatismo craneal por maltrato

Para casos más leves de traumatismo craneal por maltrato, su hijo puede necesitar medicamentos, una visita al hospital y observación en el hogar. En los casos más graves, el tratamiento puede comenzar en la sala de emergencias del hospital o en el quirófano, siguiendo una serie de pasos que pueden salvar vidas. Estos pasos pueden incluir insertar un tubo de respiración en la garganta de su hijo o realizar una cirugía de emergencia para detener el sangrado o reducir la inflamación en el cerebro de su hijo.

Cómo vivir con un traumatismo craneal por maltrato

Según la gravedad del traumatismo, es posible que su hijo deba realizarse controles periódicos. Los sobrevivientes de un traumatismo craneal por maltrato pueden sufrir problemas de salud a largo plazo, como:

  • pérdida auditiva permanente;
  • discapacidad visual (incluida ceguera);
  • convulsiones;
  • retraso madurativo, del habla y académico;
  • discapacidad intelectual grave;
  • pérdida de la memoria y de la capacidad de atención;
  • parálisis cerebral.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo saber si los síntomas de mi bebé son a causa de un traumatismo craneal por maltrato, o si se trata de una enfermedad común y corriente?
  • ¿Se puede revertir el daño cerebral?
  • ¿Qué recursos hay a nivel local para ayudar a los padres a sobrellevar la situación?