Trastornos del suelo pélvico

¿Qué es el trastorno del suelo pélvico?

Un grupo de músculos y tejidos conectivos componen su “suelo pélvico.” Cuando el suelo pélvico se debilita, puede causar problemas. Es posible que tenga problemas control de vejiga o del intestinal (incontinencia). Puede causar estreñimiento o dolor al orinar. Un suelo pélvico debilitado puede incluso causar prolapso de órganos pélvicos (cuando un órgano se desliza hacia adelante o hacia abajo).

Síntomas del trastorno del suelo pélvico

Los síntomas de trastornos del suelo pélvico varían. Los trastornos del suelo pélvico son comúnmente asociados a las mujeres. Sin embargo, los hombres también pueden tener trastornos del suelo pélvico.

Hay muchas maneras de saber si tiene un trastorno del suelo pélvico, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Los síntomas más comunes incluyen:

  • Sensación de pesadez, sensación de saciedad, tirones, o dolor en la vagina que empeora al final del día o durante la defecación
  • Ver o sentir un “bulto” o “algo que sobresale” de la vagina.
  • Tener dificultad para comenzar a orinar o vaciar la vejiga por completo.
  • Tener infecciones de tracto urinario.
  • Pérdida de orina al toser, reír o hacer ejercicio.
  • Sentir una necesidad urgente o frecuente de orinar.
  • Sentir dolor al orinar.
  • Pérdida de heces o tener dificultades para controlar el gas.
  • Estreñimiento.
  • Tener dificultades para hacer llegar al baño a tiempo.

¿Qué causa el trastorno del suelo pélvico?

Hay muchas cosas que pueden dañar los músculos del suelo pélvico. Para las mujeres, el parto es una manera común en que los músculos pierden su forma. El sobrepeso también puede causar más tensión en los músculos, haciendo que pierdan su forma. O simplemente la edad puede causar que los músculos se desgasten con el tiempo. Esto es especialmente cierto si usted no los ejercita.

¿Cómo se diagnostica el trastorno del suelo pélvico?

Su médico diagnosticará su trastorno del suelo pélvico. Después de discutir sus síntomas, él o ella probablemente le realizarán un examen pélvico. Durante el examen, el médico verificará si hay debilidad muscular.

Dependiendo de la extensión de los síntomas, el médico también puede solicitar pruebas adicionales. Cada una de estas puede ayudar a definir el nivel de debilidad en el suelo pélvico y la mejor forma de tratarlo. Algunas pruebas se centran en los músculos rectales. Otras pruebas se enfocan en qué tan bien están funcionando su vejiga y uretra.

¿Se pueden prevenir o evitar los trastornos del suelo pélvico?

Los trastornos del suelo pélvico son causados ​​por la tensión. Esto puede ser tensión durante un largo tiempo o tensión por un evento específico. Así que, a veces, puede que no haya nada que pueda hacer para evitarlo.

En otras situaciones, puede ser capaz de prevenir los trastornos del suelo pélvico. O por lo menos, es posible que pueda garantizar que no ocurran de forma prematura. Ser proactivo con respecto a los trastornos del suelo pélvico también puede limitar su gravedad.

Para ayudar a prevenir los trastornos del suelo pélvico, debe:

  • Mantener un peso saludable. El exceso de peso puede poner tensión en los músculos del suelo pélvico.
  • Ejercitar los músculos de la pelvis. Estos ejercicios, llamados ejercicios Kegel, pueden fortalecer los músculos. Esto realmente puede ayudar con la incontinencia a futuro.
  • Detener el estreñimiento. Comer alimentos con fibra puede ayudar a prevenir el estreñimiento. Evitar el estreñimiento puede ayudar a aliviar la tensión del músculo pélvico.
  • Aprender a levantar peso. Use las piernas para levantar objetos pesados. Evite el uso de la espalda o los músculos del abdomen.

Tratamiento de trastorno del suelo pélvico

Hay tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos para trastornos del suelo pélvico. Su plan de tratamiento dependerá de la gravedad de su trastorno.

Tratamientos no quirúrgicos

Estos tratamientos son menos invasivos. Pueden ayudar con las formas leves de trastornos del suelo pélvico.

  • Ejercicios de Kegel. Estos ejercicios ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico. El ejercicio de estos músculos puede ayudar a la incontinencia, pero no corrigen el prolapso de órganos.
  • Medicamentos recetados. Existen medicamentos que pueden ayudar con el control de la vejiga y prevenir los movimientos intestinales frecuentes. El alivio de estos síntomas se considera a menudo una prioridad para las personas que sufren de trastornos del suelo pélvico.
  • Inyecciones. Si su principal síntoma de trastornos del suelo pélvico es la incontinencia urinaria, puede ser capaz de resolverlo con inyecciones. Su médico puede inyectar “agentes de carga” para engrosar los tejidos. Esto ayuda a cerrar la abertura de la vejiga.
  • Pesario vaginal. Un pesario vaginal es un dispositivo de plástico que se coloca en la vagina para ayudar a sostener el útero, la vagina, la vejiga o el recto. Ayuda con la incontinencia urinaria e incluso el prolapso.

Tratamientos quirúrgicos

Si usted no obtiene alivio de los síntomas con métodos no quirúrgicos, puede que tenga que considerar la cirugía. Hay varios tipos de cirugía que se utilizan para corregir los trastornos del suelo pélvico. El tipo de cirugía dependerá de la severidad del daño de su suelo pélvico. También dependerá de sus síntomas. Las cirugías para la incontinencia urinaria se enfocan en agregar apoyo a la vejiga. La cirugía de corrección de prolapso implica reconstruir un sistema de apoyo para el suelo pélvico. La incontinencia fecal puede requerir cirugía para reparar el músculo del esfínter.

Vivir con trastornos del suelo pélvico

Manejar la incontinencia cada día puede ser un desafío. Hay productos para ayudarle con la higiene diaria. Existen almohadillas absorbentes desechables, ropa interior, ropa interior reutilizable con almohadillas incorporadas, y mucho más. Existen opciones, incluso si su incontinencia es de nivel moderado a severo. Puede utilizar estos productos en el corto plazo a medida que trabaja para volver a habilitarlos los músculos del suelo pélvico. También puede utilizarlos a largo plazo junto con una solución para la incontinencia leve o moderada.

Sepa que también es importante cuidar de su piel cuando sufre de incontinencia. Cambie las almohadillas o la ropa interior sucia tan pronto como sea posible. Esto reducirá al mínimo la cantidad de humedad sobre la piel. Mantenga su piel limpia y seca. Lávese el área genital con un jabón suave y agua cuando se duche.

Si su incontinencia le impide tener la piel seca la mayor parte del tiempo, es posible que necesite usar una crema protectora. Estas cremas pueden proteger contra erupciones e irritación.

Puede que sienta que es el único que lucha contra la incontinencia, pero debe saber que millones de hombres y mujeres que comparten su lucha.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de trastorno del suelo pélvico tengo?
  • ¿Podría un medicamento influir en mi incontinencia?
  • ¿Ayudarán los ejercicios de Kegel a corregir mi trastorno del suelo pélvico?
  • ¿Estoy haciendo los ejercicios de Kegel de la forma correcta?
  • ¿Qué tratamiento es el adecuado para mí?
  • ¿Puedo evitar que mi incontinencia empeore a medida que envejezco?