Trastorno de pánico y ataques de pánico

Descripción general

¿Qué es el trastorno de pánico?

El trastorno de pánico es una afección en la cual una persona tiene episodios de miedo o ansiedad intensos que ocurren en forma repentina, a menudo, sin advertencia. Suponga que un día usted está saliendo de su auto para ir al trabajo. En forma repentina, siente opresión en el pecho. El corazón se acelera. Comienza a sentirse mareado y se desmaya. Empieza a atragantarse. Siente como si se estuviera muriendo. ¿Fue su imaginación? No. Lo más probable es que usted haya tenido un ataque de pánico.

Los ataques de pánico pueden durar de minutos a horas. Es posible que solo se produzcan de vez en cuando o que se produzcan con bastante frecuencia. La causa o el “desencadenante” de estos ataques podrían no ser obvios. Por lo general, un diagnóstico de trastorno de pánico se realiza después de que una persona ha experimentado, al menos, 2 ataques de pánico que se producen sin motivo y que están seguidos de, al menos, 1 mes con miedo de que se produzca otro ataque. Los ataques de pánico pueden provocar fobias si no se tratan.

¿Qué es una fobia?

Una fobia es un miedo extremo e irrazonable en respuesta a algo específico. Existen muchas fobias diferentes, incluidos los miedos a las multitudes, los puentes, las serpientes, las arañas, las alturas, los espacios abiertos y a ser avergonzados socialmente.

Una fobia es considerada un problema solo cuando impide que usted viva una vida normal. Un ejemplo es tener miedo de marcharse del hogar porque usted tiene miedo de una de las cosas antes mencionadas.

Síntomas

¿Qué sucede durante un ataque de pánico?

Los ataques de pánico están asociados con síntomas físicos que incluyen los siguientes:

Una persona también podría tener un miedo extremo a perder el control, a volverse loco o a morir durante un ataque de pánico. Es muy raro que una persona tenga todos estos síntomas al mismo tiempo. Sin embargo, la presencia de, al menos, 4 de estos síntomas sugieren firmemente que una persona tiene trastorno de pánico.

Muchos de los síntomas que se producen durante un ataque de pánico son los mismos síntomas de enfermedades del corazón, de los pulmones, del intestino o del sistema nervioso. Estas similitudes entre el trastorno de pánico y otras enfermedades podrían sumarse al miedo y a la ansiedad de la persona durante un ataque de pánico y después de este. Por ejemplo, usted podría creer que realmente está teniendo un ataque cardíaco.

A menudo, solo el miedo de tener un ataque de pánico es suficiente para desencadenar los síntomas. Esta es la base de una afección que se llama agorafobia. Para una persona que tiene agorafobia, es difícil marcharse de su hogar (u otra área segura) porque tiene miedo de tener un ataque de pánico en público o de no tener una manera fácil de escaparse si los síntomas aparecen.

  • Temblores o estremecimientos.
  • Sensación de que el corazón está latiendo fuerte o está acelerado.
  • Sudoración.
  • Dolor de pecho o molestias.
  • Falta de aire.
  • Sensación de que se está atragantando.
  • Náuseas.
  • Retortijones.
  • Mareos o debilidad.
  • Una sensación de estar saliéndose del cuerpo.
  • Hormigueo o entumecimiento en las manos, los brazos, los pies o las piernas.
  • Escalofríos o sofocos.
  • Sensación de irrealidad o similar a la de los sueños.

Diagnóstico y pruebas

¿Debo consultar a mi médico si estoy teniendo ataques de pánico?

Muchas personas que tienen ataques de pánico no buscan atención médica por vergüenza o por miedo a tomar medicamentos. Si tiene ataques de pánico, es muy importante buscar atención médica y analizar el problema con su médico. Después de que usted ha sido evaluado exhaustivamente, su médico podrá decirle si sus ataques de pánico están relacionados con el trastorno de pánico o son provocados por otro problema. Hay tratamientos simples disponibles para ayudar a controlar los ataques de pánico y los trastornos de pánico.

Tratamiento

¿Pueden los medicamentos ayudar a las personas que tienen ataques de pánico y trastorno de pánico?

Varios medicamentos pueden hacer que los ataques de pánico sean menos graves o detenerlos completamente.

La paroxetina y la sertralina son medicamentos antidepresivos que han sido aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. para tratar los trastornos de pánico. Los antidepresivos son muy eficaces para prevenir la ansiedad y los ataques de pánico. A menudo, detienen los ataques por completo. Usted no tiene que estar deprimido para que sean de ayuda. Los efectos secundarios son, por lo general, leves. Los antidepresivos no lo harán perder el control ni cambiar su personalidad. Estos medicamentos pueden utilizarse por el tiempo que sean necesarios, incluso por años.

El alprazolam y el clonazepam también son medicamentos aprobados por la FDA para tratar los trastornos de pánico. Estos medicamentos pueden dar alivio del miedo y de la ansiedad. Deben utilizarse solo por un período corto (de algunas semanas a algunos meses), a menos que usted no pueda funcionar de ninguna manera sin ellos. Jamás deje de tomar ninguno de estos medicamentos en forma repentina. Si debe dejarlos, estos medicamentos deben ir disminuyendo lentamente por varias semanas con la supervisión de su médico.

¿Puede la asesoría ayudar a las personas que tienen ataques de pánico y trastorno de pánico?

Varios tipos de asesoría son muy eficaces para tratar los ataques de pánico y el trastorno de pánico. Usted puede preguntarle a su médico sobre los diferentes tipos de asesoría que están disponibles. La asesoría no funciona tan rápido como los medicamentos, pero puede ser igual eficaz. La combinación de asesoría y medicamentos parece ser un tratamiento eficaz para los ataques de pánico y el trastorno de pánico.

¿Cuánto dura el tratamiento?

La duración del tratamiento depende de usted. Detener los ataques de pánico por completo es una meta razonable. Su médico diseñará un plan de tratamiento solo para usted. Por lo general, se recomienda un tratamiento que dure, al menos, de 6 a 9 meses. Algunas personas que toman medicamentos para el trastorno de pánico pueden dejar el tratamiento después de poco tiempo. Otras personas necesitan continuar los tratamientos por un período prolongado o incluso por el resto de sus vidas.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Qué está provocando mi trastorno de pánico?
  • ¿Qué tratamiento es mejor para mí?
  • ¿Debo tomar un medicamento?
  • ¿Tendré que tomar medicamentos por el resto de mi vida?
  • ¿Hay algún tipo de tipo de terapia que deba probar?
  • ¿Por cuánto tiempo tendré que hacer terapia?
  • Tengo miedo de marcharme de mi casa. ¿Qué debo hacer?
  • ¿Existe la posibilidad de que mis ataques de pánico reaparezcan después del tratamiento?