TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) en adultos

¿Qué es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un conjunto de comportamientos. También solía denominarse trastorno por déficit de atención (TDA). El TDAH es común en niños y adultos. Las personas con TDAH tienen problemas para prestar atención en la escuela, el trabajo o el hogar. Incluso cuando tratan de concentrarse, les resulta difícil prestar atención.

La mayoría de lo que oímos acerca del TDAH es cómo afecta a los niños. Sin embargo, los adultos también pueden tener TDAH. Es más común en los hombres.

Síntomas del TDAH en adultos

Los adultos con TDAH son más propensos a distraerse, ser descuidados o impulsivos. Alguien a quien le resulta difícil prestar atención puede tener TDAH en la adultez si tiene 6 o más de los siguientes síntomas.

  • Tiene dificultades para seguir instrucciones.
  • Tiene dificultad para concentrarse en las actividades de la escuela, el trabajo y/o el hogar.
  • Se mueve de una actividad a otra, a veces sin completar la primera.
  • Pierde a menudo las cosas.
  • Parece no escuchar.
  • No presta mucha atención a los detalles.
  • Parece desorganizado.
  • Tiene problemas con las tareas que requieren planificación con antelación.
  • Olvida las cosas.
  • Se distrae fácilmente.

Una persona que es impulsiva puede tener TDAH en la adultez si tiene los siguientes síntomas.

  • Toma decisiones rápidamente, a menudo, sin pensarlo bien.
  • Interrumpe a la gente.
  • Habla demasiado.
  • Está inquieta o no puede estar calma.
  • Siempre está en movimiento.
  • Es impaciente o tiene problemas para esperar su turno.

¿Qué causa el TDAH en adultos?

Las personas que tienen TDAH no producen suficientes sustancias químicas en ciertas partes del cerebro que ayudan a organizar los pensamientos. Se cree que esta es la causa del TDAH. La escasez de productos químicos puede deberse a los genes de una persona. La investigación demuestra que el TDAH es más común en las personas que tienen un familiar cercano con el trastorno. Una investigación reciente relaciona el tabaquismo y el abuso de otras sustancias durante el embarazo con el TDAH. La exposición a toxinas en el medio ambiente, como el plomo, también puede ser un factor.

¿Cómo se diagnostica el TDAH en adultos?

Una persona diagnosticada con TDAH debe tener síntomas durante al menos 6 meses. Es posible que haya tenido TDAH de niño o que no haya sido diagnosticada. Los adultos que tienen TDAH pueden ser diagnosticados cuando se enteran de que sus hijos tienen TDAH.

Hable con su médico si nota señales permanentes de TDAH en adultos. Él analizará sus síntomas, estilo de vida y salud general. Para ser diagnosticado con TDAH en adultos, debe haber tenido síntomas antes de los 12 años.

¿Se puede prevenir o evitar el TDAH en adultos?

No se puede prevenir ni evitar el TDAH en adultos.

Tratamiento TDAH para adultos

Los adultos con TDAH pueden ayudar a controlar los síntomas. Las opciones de tratamiento incluyen medicamentos, terapia y/o cambios en el estilo de vida.

Medicamentos

Un tipo de medicamento utilizado para tratar el TDAH se llama psicoestimulante. Incluye metilfenidato, dextroanfetamina y un fármaco que combina dextroanfetamina y anfetamina. Estos medicamentos tienen un efecto estimulante en la mayoría de las personas. Sin embargo, tienen un efecto calmante en las personas que padecen TDAH. Estos medicamentos mejoran la atención y la concentración y disminuyen los comportamientos impulsivos e hiperactivos. El médico puede considerar otros medicamentos no estimulantes, como atomoxetina, clonidina, desipramina, imipramina o bupropión.

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Los psicoestimulantes pueden disminuir el apetito y causar dolor de estómago o dolor de cabeza. La pérdida de apetito puede causar pérdida de peso no planificada en algunas personas. Este efecto secundario parece ser más común en los niños. Algunas personas sufren de insomnio (dificultad para dormir). Otros posibles efectos secundarios incluyen taquicardia, dolor de pecho o vómitos. Para evitar o reducir los efectos secundarios de los psicoestimulantes, siga estos consejos:

  • Utilice la dosis más baja posible que pueda controlar la hiperactividad o la falta de atención. Su médico le dirá la dosis correcta.
  • Tome el medicamento con alimentos si le genera malestar en el estómago.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Pregúntele a su médico si puede dejar de tomar los medicamentos los fines de semana.
  • Si toma un medicamento de acción prolongada, no lo aplaste, rompa o mastique antes de tragarlo.

Es importante tomar el medicamento de la manera que su médico lo receta. Siga el consejo de su médico, incluso si cree que el medicamento no funciona. Se ha demostrado que los medicamentos utilizados para tratar el TDAH mejoran la capacidad de una persona para realizar tareas específicas. Esto incluye prestar atención o tener más autocontrol. El tiempo que una persona necesitará para tomar los medicamentos dependerá de cada una en particular. Algunas personas solo necesitan tomar medicamentos de 1 a 2 años. Otras necesitan tratamiento por muchos años más.

Terapia

Si su médico cree que tiene TDAH en adultos, es posible que le sugiera una terapia. Esto podría incluir terapia individual y/o grupos de apoyo. Su médico también puede recomendar pruebas y terapia con alguien que se especialice en el tratamiento del TDAH. Usted puede aprender diversas maneras de cambiar su ambiente de trabajo y mantener las distracciones al mínimo. Las herramientas de organización pueden ayudarle a aprender cómo concentrarse en las actividades en el trabajo y en el hogar. A muchas personas con TDAH les resulta útil la terapia.

Cambios en el estilo de vida

Es importante hacer algunos cambios personales para ayudar a mejorar su afección. Estos pueden incluir:

  • Establecer un horario y mantenerlo. Tener un cronograma establecido puede mantenerlo organizado, enfocado y encaminado.
  • Pensar antes de actuar. Si sabe que tiende a ser impulsivo, trate de reflexionar más en las decisiones. Piense en las ventajas y desventajas, así como también en los posibles riesgos o consecuencias. Piense cómo podría afectar a los demás, no solo a usted mismo.
  • Mantener una rutina saludable y completa. Intente ser coherente con su dieta, ejercicio y sueño. Evite sustancias o situaciones que desencadenan acciones negativas.

Vivir con TDAH en la adultez

Las personas con TDAH deben visitar a su médico para controles regulares. Una vida de conductas con TDAH puede causar problemas sociales, como baja autoestima, problemas para aprender o trabajar y problemas con las relaciones. El TDAH puede ponerlo en riesgo de adicción. Algunas personas que tienen TDAH pueden tener problemas para dormir o comer. También pueden tener problemas de salud relacionados. Estos pueden incluir:

  • ansiedad
  • depresión
  • trastorno bipolar
  • trastorno negativista desafiante (ODD)
  • síndrome de Tourette.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Si de niño me diagnostican con TDAH, ¿lo tendré como adulto?
  • ¿Qué medicamento es el mejor para mí? ¿Cuáles son sus efectos secundarios?
  • ¿Siempre tendré que tomar medicamentos?
  • ¿Debo tomar el medicamento constantemente para que funcione?
  • ¿Existen cambios en la dieta o el estilo de vida que pueda hacer para ayudarme con el TDAH?