t Tartamudez - familydoctor.org

Tartamudez

¿Qué es la tartamudez?

La tartamudez es un problema comúnmente asociado con la infancia. Pero para algunas personas, puede durar toda la vida. La tartamudez es una afección que afecta la capacidad de una persona para hablar con fluidez. Puede hacer que repitan palabras, partes de oraciones o sonidos. Alguien que tartamudea puede prolongar la pronunciación de una sola palabra o sonido. Pueden tensar los músculos faciales mientras se esfuerzan por hablar. El tartamudeo es frustrante porque uno lo nota en uno mismo. Y puede ver que otros lo notan también.

La mayoría de los casos de tartamudez comienzan en la infancia. Comienza entre las edades de 2 y 6 años a medida que el vocabulario comienza a desarrollarse. Por lo general, se detiene en el momento en que se entra a la escuela. Menos del 1% de los casos de tartamudez son en adultos.

No es raro que todos tartamudeen un poco o a veces digan: “em, eh”. Pero la tartamudez es un problema más notable. La investigación muestra que ocurre más en los niños que en las niñas.

Síntomas de la tartamudez

Los síntomas de la tartamudez son generalmente obvios cuando se escucha a la persona hablar o cuando se la observa esforzándose por hablar. Es evidente en la fluidez del habla de una persona. Por ejemplo, al decir la palabra “dónde”, puede sonar como “D… d… d… dónde”. En inglés, las palabras que comienzan con las letras “k”, “g” y “t” pueden ser sonidos difíciles para las personas que tartamudean si están en el comienzo de la palabra.

Otro signo de tartamudez es la pronunciación prolongada de una palabra, como por ejemplo, “Mi abueeeeela me dio una galleta”. Repetir frases u oraciones completas es otro signo de tartamudeo. Por ejemplo, puede escuchar a la persona comenzar sin problemas y luego repetir las últimas palabras: “Puedo jugar contigo, pero tengo que preguntar… tengo que preguntar… tengo que preguntar a mis padres primero”.

También puede observar signos físicos que son característicos de la tartamudez. Estos incluyen la cabeza y los ojos rodando hacia atrás a medida que la persona se esfuerza por pronunciar sus palabras. También incluyen el parpadeo rápido de los ojos, o un estiramiento de los músculos que rodean la boca.

La tartamudez puede aumentar durante ciertas situaciones sociales. Por ejemplo, hablar frente a un grupo o hablar por teléfono puede empeorarla. Algunas actividades pueden mejorarla. Estas incluyen cantar, leer o hablar al unísono con otras personas.

¿Cuándo aparecen los síntomas por primera vez?

Normalmente, los primeros signos de tartamudez aparecen cuando un niño tiene entre 18 y 24 meses de edad. Esto es cuando comienzan a armar oraciones y su vocabulario realmente comienza a expandirse. Es normal que los niños tengan algo de tartamudez en esta etapa.

Su hijo puede tartamudear durante algunas semanas o varios meses. La tartamudez puede aparecer y desaparecer. Para la mayoría de los niños, la tartamudez se va cuando tienen 5 años. Pero para algunos, la tartamudez es frecuente. Podría seguir empeorando. También puede ir acompañada de movimientos faciales o corporales. Para estos niños, es posible que sea necesario un tratamiento.

¿Qué causa la tartamudez?

Todavía se están realizando investigaciones para identificar la causa de la tartamudez. Puede ocurrir a partir del proceso natural de organizar los pensamientos y palabras. Una combinación de factores también puede hacer que las personas tartamudeen, incluyendo:

  • antecedentes familiares de tartamudez;
  • discapacidades intelectuales;
  • problemas con el control motor del habla;
  • lesiones cerebrales u otras afecciones médicas graves;
  • problemas emocionales y de salud mental.

¿Cómo se diagnostica la tartamudez?

Los padres, los maestros y los miembros de la familia son a menudo los primeros en notar que un niño está tartamudeando. Informe al médico si su hijo tartamudea, incluso a la temprana edad de 2 años. El médico puede derivarlo a los servicios de intervención temprana provistos por su comunidad local. También pueden derivarlo a un fonoaudiólogo. Este es un profesional de la salud que se especializa en trastornos de la voz, el habla y el lenguaje.

El fonoaudiólogo considerará varios factores al diagnosticar a su hijo. Considerará los antecedentes de su hijo, sus comportamientos de tartamudez y el impacto que tiene en su vida. También tratará de determinar si es probable que su hijo supere su tartamudez. Para hacer esto, considerará los antecedentes familiares, cuánto tiempo ha durado la tartamudez y si su hijo tiene otros problemas del habla o del lenguaje.

¿Se puede prevenir o evitar la tartamudez?

Nadie sabe por qué ocurre la tartamudez, por lo que no hay manera de prevenirla o evitarla. Una vez que sospeche o note que la tartamudez puede ser un problema para su hijo, no debe ignorarlo. La intervención temprana puede ayudar.

Tratamiento para la tartamudez

Hable con el médico si su hijo tartamudea, incluso si es muy pequeño. El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir que la tartamudez se convierta en un problema de por vida. El tratamiento dependerá de la gravedad y la frecuencia de la tartamudez de su hijo. Usted puede ser derivado a un fonoaudiólogo. El tratamiento probablemente incluirá visitas regulares con el fonoaudiólogo, además de ejercicios del habla para hacer en casa. Es importante seguir el plan de tratamiento de su fonoaudiólogo.

El tratamiento también implica enseñar a los padres formas de apoyar a sus hijos. Se le puede alentar a:

  • proporcionar un ambiente relajado en casa;
  • darle a su hijo muchas oportunidades para hablar;
  • hablar de manera lenta y relajada, para que su hijo no sienta la presión de hablar rápidamente;
  • escuchar cuando su hijo hable; no interrumpir ni terminar sus oraciones; esperar a que diga lo que quiere decir;
  • concentrarse en el contenido de lo que su hijo está diciendo, no en cómo lo dice;
  • no retar a su hijo por tartamudear; tener paciencia. No ser paciente cuando su hijo habla solo empeora la tartamudez. Avergüenza más a su hijo.

Vivir con tartamudez

Puede ayudar a la confianza de su hijo teniendo paciencia. Evite ciertas situaciones que sabe que empeorarán la tartamudez. Fomente la conversación en situaciones menos estresantes. Mantenga una actitud positiva y haga contacto visual con su hijo mientras está hablando. Esto lo relajará más. Las cenas familiares, los viajes en automóvil y otros momentos familiares agradables le darán a su hijo la oportunidad de practicar ejercicios de habla para reducir su tartamudez.

Preguntas para hacer al médico

  • ¿Qué pasa si mi hijo nunca deja de tartamudear? ¿Cómo afectará eso a su vida adulta?
  • ¿Existe algo que pueda hacer en casa para ayudar a mi hijo?
  • ¿Con qué frecuencia necesitaremos ver a un fonoaudiólogo?
  • ¿Es cierto que cantar a veces puede ayudar a una persona a superar la tartamudez?