Sinovitis transitoria de la cadera

Descripción general

¿Qué es la sinovitis transitoria de la cadera?

La sinovitis transitoria de la cadera, que también se llama sinovitis tóxica, es una inflamación e hinchazón de los tejidos que rodean la articulación de la cadera. Por lo general, una sola cadera es afectada. Esta afección se llama "transitoria" dado que dura solo un período corto. La sinovitis transitoria de la cadera es la causa más común del dolor de cadera repentino en niños.

La sinovitis transitoria de la cadera, por lo general, se produce en niños de entre 3 y 10 años. A veces, se produce en niños menores de 3 años. Es más común en niños que en niñas.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la sinovitis transitoria de la cadera?

El principal síntoma es dolor en la cadera. En algunos niños, el dolor de cadera empeora con mucha rapidez. En otros niños, el dolor de cadera empeora lentamente. Al principio, el dolor de cadera puede ser tan leve que no se dan cuenta de que algo anda mal.

Cuando el dolor empeora lo suficiente, los niños que tienen sinovitis transitoria tienen dificultades para caminar. Si su hijo tiene sinovitis transitoria de la cadera, es posible que tenga dolor cuando mueve la cadera. Es posible que su hijo camine con cojera. Debido al dolor, su hijo puede tener problemas para estar parado. Algunos niños pueden tener dolor en el muslo interno o en el área de la rodilla, en lugar de alrededor de la cadera. Muchos niños que tienen esta afección quieren recostarse boca arriba con la rodilla del costado que duele flexionada y rotada hacia afuera, con el pie apuntando lejos del cuerpo. Esta posición puede atenuar el dolor.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de la sinovitis transitoria de la cadera?

Los médicos desconocen la causa exacta de la sinovitis transitoria de la cadera. Podría ser provocada por un virus o por una reacción alérgica a una infección en alguna otra parte del cuerpo.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo podrá mi médico determinar si mi hijo tiene sinovitis transitoria de la cadera?

Su médico observará la cadera de su hijo para averiguar qué tipo de movimiento empeora el dolor. Es posible que su médico solicite análisis de sangre y radiografías. Estas pruebas ayudarán a que su médico se asegure de que la causa del dolor de cadera no es otro factor más grave.

Tratamiento

¿Cómo se trata la sinovitis transitoria de la cadera?

El reposo en el hogar es la manera más importante de ayudar a mejorar la cadera de su hijo. Es posible que su hijo necesite tomar un medicamento antiinflamatorio no esteroideo, como ibuprofeno (marcas: Advil, Motrin), para reducir la hinchazón y la inflamación alrededor de la articulación de la cadera.

Probablemente el médico de su hijo le pida que tome la temperatura de su hijo con regularidad e informe cualquier temperatura mayor de 99.5 °F. La fiebre puede significar que su hijo tenga un problema distinto de la sinovitis de cadera. Para asegurarse de que su hijo está evolucionando bien, es posible que su médico desee volver a revisar a su hijo entre 12 y 24 horas después de la primera visita.

Con reposo y medicamentos, probablemente la cadera de su hijo mejorará en 3 ó 4 días. Después de que el dolor desaparezca, su hijo puede reanudar sus actividades habituales. En la mayoría de los niños, no hay ninguna complicación causada por la sinovitis transitoria de la cadera. Se recuperan por completo. Para asegurarse de que todo esté bien, es posible que su médico desee realizar otra radiografía de la cadera de su hijo en, aproximadamente, 6 meses.

¿Qué sucede si el dolor de cadera no mejora?

Si el dolor aún es intenso después de 10 días, su médico debe volver a revisar a su hijo. Es posible que su médico solicite algunas pruebas para asegurarse de que no haya ningún otro problema en la cadera de su hijo.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable del dolor de cadera que tiene mi hijo?

  • ¿Cuál es la mejor opción de tratamiento?

  • ¿Necesito tomar la temperatura a mi hijo regularmente? ¿Qué debo hacer si tiene fiebre?

  • ¿Cuánto tiempo pasará hasta que mi hijo pueda esperar que se alivie el dolor?

  • ¿Hay algo que pueda hacer en el hogar para ayudar a aliviar el dolor que tiene mi hijo?

  • ¿Es posible que los síntomas de mi hijo regresen?

  • ¿Es seguro que mi hijo haga ejercicio? ¿Qué tipo de ejercicios es adecuado?