Síndrome de dolor regional complejo

Descripción general

¿Qué es el síndrome de dolor regional complejo?

El síndrome de dolor regional complejo es un dolor intenso que puede producirse después de una lesión. Por lo general, afecta un brazo o una pierna, pero también puede producirse en otras áreas del cuerpo. En raras ocasiones, el síndrome se desarrolla después de una cirugía, un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular u otro problema médico. A menudo, el dolor se describe como una sensación de ardor y es mucho peor de lo que se espera por la lesión. También es posible que su médico llame a esta afección distrofia simpática refleja o causalgia. Se desconoce cuál es la causa del síndrome.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de dolor regional complejo?

Los síntomas del síndrome de dolor regional complejo incluyen:

  • Una sensación de ardor dolorosa en el área afectada (por lo general, un brazo, una pierna, una mano o un pie), a menudo mucho tiempo después de que la lesión debería haber sanado.

  • Es posible que la piel afectada esté sensible al tacto, hinchada y muy sensible al calor o al frío.

  • Cambio en el color de la piel (la piel se enrojece, se vuelve azulada o blanca).

  • Cambio en la textura de la piel (la piel en el área afectada puede volverse delgada o brillante).

  • Rigidez y dolor en las articulaciones.

  • Dolor muscular y debilidad.

  • Pérdida de la movilidad en el área afectada.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo puede determinar mi médico si tengo síndrome de dolor regional complejo?

Su médico hará el diagnóstico en función de sus síntomas de dolor y su examen físico. No hay una prueba específica que pueda diagnosticar el síndrome de dolor regional complejo. Es posible que su médico ordene una prueba para controlar la temperatura de la piel y para determinar cuánta sangre fluye a un área determinada del cuerpo. Si hay una diferencia importante entre los resultados de la extremidad afectada y los de una extremidad no afectada, es posible que su médico diagnostique síndrome de dolor regional complejo. Una prueba de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) puede mostrar cambios en el tejido de la extremidad afectada.

Tratamiento

¿Los medicamentos ayudan?

Sí, los medicamentos pueden ayudar. A veces, se necesita una combinación de medicamentos. Se usan varios medicamentos para tratar el dolor del síndrome de dolor regional complejo. Es posible que su médico le sugiera tomar un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) de venta libre para ayudar a tratar el dolor y la inflamación. Estos medicamentos incluyen aspirina, ibuprofeno (marcas: Advil, Motrin) y naproxeno (marca: Aleve).

Si su dolor es intenso, es posible que su médico recete medicamentos que bloquean determinados nervios. A veces, los corticosteroides ayudan a tratar la hinchazón y el dolor. Algunos medicamentos usados para la depresión y las convulsiones también ayudan a tratar el dolor crónico. Los narcóticos y otros analgésicos no pueden controlar el dolor del síndrome de dolor regional complejo.

¿Existen otros tratamientos?

Sí. Su médico puede sugerir un bloqueo simpático. Esto es una inyección de un anestésico (analgésico) en determinados nervios para bloquear las señales de dolor. Si la inyección funciona, puede ser repetida.

La fisioterapia y la asesoría psicológica también son útiles. Sin embargo, es posible que un tratamiento que funciona para una persona no funcione para otra. Se debe elaborar un plan de tratamiento individual para cada persona.

¿Desaparecerán los síntomas en algún momento?

Con un tratamiento temprano, es posible que evite que el síndrome de dolor regional complejo empeore. A veces, la afección mejora. Si el tratamiento empieza lo suficientemente temprano, los síntomas pueden desaparecer por completo. Sin embargo, las personas que tienen síntomas más graves que han durado mucho tiempo a menudo no responden al tratamiento. Estas personas podrían beneficiarse con un programa de manejo del dolor diseñado de manera específica para tratar el dolor crónico.

Otras organizaciones

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mi dolor?

  • Si mi lesión sanó, ¿por qué aún siento dolor?

  • ¿Necesito hacerme alguna prueba?

  • ¿Cuál es la mejor opción de tratamiento para mí? ¿Necesito tomar medicamentos? ¿Fisioterapia? ¿Asesoría?

  • ¿Cuándo puedo esperar que se alivie mi dolor?

  • ¿Las terapias alternativas, como el yoga o la acupuntura, me ayudarán a aliviar el dolor?