Síndrome de dolor patelofemoral

Última actualización diciembre 2020 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Daron Gersch, MD, FAAFP

¿Qué es el síndrome de dolor patelofemoral?

El dolor patelofemoral es una afección dolorosa de la rodilla. A veces se la denomina «rodilla de corredor». Tiene que ver con la forma en que la rótula se mueve en el surco del hueso del muslo (fémur). Es más común en personas que participan en actividades de alto impacto, que incluyen saltar y correr. El síndrome se presenta principalmente en adolescentes y adultos jóvenes. También es más común en mujeres que en hombres.

Síntomas del síndrome de dolor patelofemoral

Los síntomas incluyen dolor debajo y alrededor de la rótula. El dolor puede empeorar cuando usted realiza una actividad. También puede empeorar si permanece sentado durante mucho tiempo. Esta condición puede darse en una o ambas rodillas. Además, puede durar semanas y meses.

¿Qué causa el síndrome de dolor patelofemoral?

Se desconoce la causa exacta del dolor patelofemoral. Sin embargo, los médicos creen que está relacionado con la alineación de la pierna. Si los músculos de la cadera y la rodilla no sostienen la rótula de la manera correcta, eso también puede causar este dolor.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de dolor patelofemoral?

Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas. También le hará un examen físico. Esto podría implicar ejercer presión en la rodilla y mover la pierna. Es posible que deban realizarle una radiografía, una tomografía computarizada o una resonancia magnética para observar sus huesos y tejidos blandos.

¿Se puede prevenir o evitar el síndrome de dolor patelofemoral?

Esta afección no se puede prevenir ni evitar. Sin embargo, ciertas cosas pueden reducir el dolor y la incomodidad. Esto incluye restringir su actividad, usar analgésicos de venta libre cuando sea necesario y realizar fisioterapia.

Tratamiento del síndrome de dolor patelofemoral

Existe una variedad de opciones de tratamiento que se pueden combinar.

  • Use los zapatos y las plantillas adecuados. Los zapatos adecuados pueden ayudar a aliviar el dolor de rodilla. Una plantilla de soporte para el arco comprada en una zapatería puede ser útil. Es menos costosa que un soporte o una rodillera hecha a medida.
  • Sujete la rodilla con una venda adhesiva o use una rodillera. Su médico puede mostrarle cómo colocarse la venda adhesiva en la rodilla. También le puede recomendar una rodillera. Si usa estos elementos, es posible que pueda comenzar a hacer ejercicio nuevamente. Sin embargo, debe hablar con su médico antes de comenzar cualquier plan de ejercicios.
  • Tome un medicamento de venta libre para el dolor. Estos incluyen acetaminofén (un nombre de marca: Tylenol), ibuprofeno (un nombre de marca: Advil), o naproxeno sódico (un nombre de marca: Aleve). Pregúntele a su médico cuál es mejor para usted.
  • Colóquese hielo en la rodilla. Después de hacer ejercicio, aplique hielo en la rodilla durante 10 a 20 minutos. Esto puede aliviar el dolor y acelerar la curación.

En algunos casos, puede ser necesario someterse a cirugía. Un cirujano hará una pequeña incisión en la rodilla. En la incisión insertará un tubo delgado y flexible conectado a una cámara. La cámara le permite ver el daño dentro de la rodilla y hacer reparaciones con instrumentos especiales. En casos graves, su cirujano puede realinear el ángulo de la rótula.

Vivir con síndrome de dolor patelofemoral

Vivir con dolor patelofemoral puede ser frustrante. Eso es porque el dolor interfiere con las actividades que disfruta. Concéntrese en aliviar su dolor, lo que incluye:

  • Tómese un descanso de la actividad física que cause impacto en las piernas. Esto incluye correr, jugar vóleibol o baloncesto. Opte por la natación u otra actividad de bajo impacto. Los entrenadores elípticos sin impacto son útiles. Estas máquinas soportan el peso del cuerpo y ejercen menos tensión sobre las rodillas. Regrese lentamente a sus actividades normales cuando su rodilla esté mejor.
  • Hable con un fisioterapeuta sobre los ejercicios que puede hacer en casa. Su médico puede derivarlo a un fisioterapeuta. Este terapeuta especialmente capacitado puede mostrarle cómo hacer ejercicios para ayudar a la recuperación de la rodilla, desarrollar estabilidad y mejorar su postura al hacer ejercicio. Le mostrará cómo hacer los ejercicios mientras está en su consultorio. Luego usted deberá hacer estos ejercicios en casa. El terapeuta le dará un folleto sobre cada ejercicio para que recuerde cómo realizarlo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Esta condición es permanente o temporal?
  • Una vez que la condición desaparezca, ¿regresará nuevamente?
  • ¿Se trata de una condición hereditaria?
  • ¿Esta condición se presenta más en adolescentes que en niños y adultos?
  • ¿Qué sucede si la medicina me provoca malestar estomacal?