Síndrome de aspiración de meconio

¿Qué es el síndrome de aspiración de meconio?

El síndrome de aspiración de meconio (MAS, por sus siglas en inglés) ocurre cuando un recién nacido inhala meconio (las primeras heces del bebé) y líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé por nacer). Puede suceder antes, durante o después del parto.

Síntomas del síndrome de aspiración de meconio

Los bebés recién nacidos con MAS tienen problemas para respirar. Pueden respirar demasiado rápido, gruñir cuando respiran, o usar músculos adicionales para recuperar el aliento. Su piel puede tener un tinte azulado debido a la falta de oxígeno, o un tinte verdoso por la tinción por meconio. Su presión arterial también puede ser muy baja.

¿Qué causa el síndrome de aspiración de meconio?

El síndrome de aspiración de meconio es causado por las primeras heces del bebé (deposiciones). También es causado por el líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé mientras está en el útero de su madre). Es peligroso cuando el bebé inhala cualquiera de estas sustancias en sus pulmones antes, durante o después del nacimiento.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de aspiración de meconio?

Varios signos indican el MAS. Antes del nacimiento, el monitor fetal puede mostrar una frecuencia cardíaca lenta. Durante el parto o al nacer, se puede ver meconio en el líquido amniótico y en el bebé. Si el bebé tiene problemas para respirar, el médico escuchará el tórax del recién nacido y le realizará un análisis de gases en sangre (análisis de sangre para evaluar la respiración del bebé). Con el MAS, la prueba a menudo mostrará una disminución del nivel de oxígeno y un mayor nivel de dióxido de carbono. Esto significa que el bebé necesita ayuda para respirar.

¿Se puede prevenir o evitar el síndrome de aspiración de meconio?

Seguir el consejo de su médico y cuidarse bien y cuidar a su bebé durante el embarazo a menudo puede prevenir problemas que llevan a la presencia de meconio al nacer. Fumar durante el embarazo puede aumentar las posibilidades de tener un bebé con MAS. Algunos factores de riesgo adicionales para el MAS incluyen:

  • Un embarazo que pasa las 40 semanas.
  • Diabetes o presión arterial alta en la madre.
  • Un parto largo o complicado.
  • Disminución de oxígeno para el bebé mientras está en el útero.
  • Crecimiento intrauterino deficiente.

Tratamiento del síndrome de aspiración de meconio

La detección temprana es clave. Un monitor fetal puede detectar si su bebé está experimentando estrés. Si su médico cree que su bebé puede haber inhalado meconio, debe estar presente un equipo de atención especial durante el parto. Si después de que nace el bebé está activo y llorando, no se necesita tratamiento.

Sin embargo, si el bebé tiene problemas para respirar, el médico rápidamente eliminará la mayor cantidad de meconio posible para disminuir la cantidad que inhala el bebé. Succionará la boca, la nariz y la garganta. Luego insertará un tubo llamado laringoscopio en la garganta del bebé y en la tráquea para eliminar el meconio allí.

Si su bebé no está respirando o tiene un ritmo cardíaco bajo, una mascarilla con oxígeno puede ayudar a inflar los pulmones del bebé y ayudarlo a respirar. Es posible que su bebé deba ser vigilado de cerca en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). En la UCIN, le pueden dar:

  • Terapia de oxígeno.
  • Antibióticos para el tratamiento de infecciones.
  • Surfactante (una sustancia que ayuda a los pulmones a expandirse adecuadamente).
  • Un calentador radiante para controlar su temperatura.
  • Exámenes de sangre frecuentes para ver si está recibiendo suficiente oxígeno.

Vivir con síndrome de aspiración de meconio

Aunque el MAS puede asustar mucho a los padres, la mayoría de los bebés mejorarán bastante rápido. Si bien la respiración rápida puede continuar durante varios días, es raro que un bebé con MAS experimente algún daño a largo plazo. Sin embargo, los bebés que experimentaron MAS pueden correr un mayor riesgo de contraer una enfermedad similar al asma llamada «enfermedad reactiva de las vías respiratorias». Esto puede causar sibilancias, tos y dificultad para respirar.

Preguntas para su médico

  • ¿Necesitará mi bebé algún cuidado extra en casa?
  • ¿Hay algo que deba vigilar que justifique que lo llame?
  • ¿Hay algo que deba tener en cuenta que justifique una llamada al 911?
  • ¿Podría mi bebé tener algún daño permanente por el MAS?
  • ¿Hay algún futuro bebé que tenga un mayor riesgo de sufrir el MAS?