Síndrome de aspiración de meconio (SAM)

¿Que es elsíndrome de aspiración de meconio?

El síndrome de aspiración de meconio (SAM) surge cuando un recién nacido inhala meconio (las primeras heces del bebé) y líquido amniótico (el líquido que rodea al feto). Puede ocurrir antes, durante o después del parto.

Síntomas del síndrome de aspiración de meconio

Los bebés recién nacidos con SAM tienen problemas para respirar. Es posible que respiren demasiado rápido, produzcan una especie de gruñido al respirar o utilicen músculos adicionales para recuperar el aliento. Su piel puede tener un tinte azulado debido a la falta de oxígeno, o un tinte verdoso por las manchas de meconio. Además su presión arterial puede ser muy baja.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de aspiración de meconio?

Varias señales indican un SAM. Antes del nacimiento, el monitor fetal puede mostrar una frecuencia cardíaca lenta. Durante el parto o cuando nace el bebé se puede ver meconio tanto en el líquido amniótico como en el niño. Si el bebé tiene problemas para respirar, el médico le auscultará el pecho y le hará un análisis de gases en sangre. Si hay SAM, el análisis revelará un pH bajo en la sangre, una reducción del nivel de oxígeno y un aumento del de dióxido de carbono. Se puede realizar una radiografía de tórax para encontrar áreas con parches o veteadas en los pulmones del bebé.

¿Se puede prevenir el síndrome de aspiración de meconio?

Siguiendo los consejos de su médico y cuidándose bien a sí misma y a su bebé durante el embarazo, a menudo es posible prevenir los problemas que conducen a la presencia de meconio en el nacimiento. El hecho de fumar durante el embarazo puede hacer que aumenten las posibilidades de tener un bebé con SAM. Algunos factores de riesgo adicionales para que aparezca el SAM incluyen:

  • Un embarazo que dure más de 40 semanas.
  • Diabetes o hipertensión arterial de la madre.
  • Un trabajo de parto o parto largo o difícil.
  • Una disminución en la cantidad de oxígeno que le llega al bebé mientras se encuentra en el útero.
  • Crecimiento intrauterino deficiente.

Tratamiento para el síndrome de aspiración de meconio

La detección temprana es clave. Un monitor fetal puede detectar si su bebé está sufriendo estrés. Si su médico cree que su bebé puede haber inhalado meconio, debe haber un equipo de atención especial presente durante el parto. Si después de que el bebé nace se encuentra activo y llora, no se necesita tratamiento.

Sin embargo, si el bebé tiene dificultad para respirar, el médico tendrá que eliminar la mayor cantidad de meconio posible rápidamente para hacer que disminuya la cantidad de meconio que inhala el bebé. Le aspirará la boca, la nariz y la garganta. A continuación introducirá un tubo llamado laringoscopio por la garganta del bebé, el cual llegará hasta la tráquea para quitar el meconio que se encuentre allí.

Si su bebé no respira o tiene una frecuencia cardíaca baja, una mascarilla con oxígeno puede ayudar a inflar los pulmones del bebé y ayudarlo a respirar. Puede ser necesario vigilar a su bebé de cerca en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). En la UCIN el bebé puede recibir:

  • Oxigenoterapia.
  • Antibióticos para tratar la infección.
  • Surfactante (una sustancia que ayuda a que los pulmones se expandan del modo adecuado).
  • Un calentador radiante para controlar su temperatura.
  • Análisis de sangre frecuentes para controlar si está recibiendo suficiente oxígeno.

Vivir con síndrome de aspiración meconio

Aunque el SAM puede ser aterrador para los padres, la mayoría de los bebés se mejoran bastante rápido. Si bien la respiración rápida puede continuar durante varios días, es raro que un bebé con SAM sufra un daño a largo plazo. Sin embargo, los bebés que han tenido un SAM pueden correr más riesgos de padecer una enfermedad parecida al asma, llamada “enfermedad reactiva de las vías respiratorias”. Esto puede causar sibilancias, tos y falta de aliento.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Mi bebé necesitará algún cuidado especial en el hogar?
  • ¿Hay algo a lo que deba prestar atención porque es suficientemente importante como para tener que llamar al médico?
  • ¿Hay algo a lo que deba prestar atención porque es suficientemente importante como para tener que llamar al 911?
  • ¿Mi bebé podría sufrir algún daño permanente como consecuencia de un SAM?
  • Si tengo otros hijos en el futuro, ¿habrá más riesgos de que presenten un SAM?