Plagiocefalia (síndrome de la cabeza plana)

¿Qué es la plagiocefalia?

La plagiocefalia es una afección en la que la cabeza del bebé tiene una zona aplanada o deformada. Hay varios niveles de gravedad y pueden ocurrir durante el embarazo o después del parto.

Existen dos tipos principales de plagiocefalia. La plagiocefalia posicional, o «síndrome de cabeza plana», es más común. Ocurre en aproximadamente el 50% de los niños. La plagiocefalia congénita, o craneosinostosis, es un defecto congénito poco frecuente.

¿Cuáles son los síntomas de la plagiocefalia?

Los médicos diagnostican la plagiocefalia en bebés. Los signos de la afección varían según el tipo y el nivel de gravedad. Su médico puede ayudarlo a identificar los síntomas de su bebé, que incluyen:

  • Área aplanada en la parte posterior, lateral o frontal de la cabeza.
  • Falta de cabello en una zona.
  • La cabeza parece deformada o inclinada.
  • Orejas desiguales (una oreja está más adelante o más arriba en la cabeza).

Los síntomas graves incluyen:

  • Falta de puntos blandos en la cabeza del bebé.
  • Crestas o bordes duros en el cráneo.
  • Rasgos faciales desiguales u otras anomalías faciales.
  • Falta de crecimiento del tamaño de la cabeza del bebé.
  • Convulsiones.

¿Qué causa la plagiocefalia?

La plagiocefalia postural puede ocurrir de dos maneras. Se ha generalizado desde mediados de la década de 1990, cuando los Institutos Nacionales de Salud lanzaron la campaña Back to Sleep (De vuelta a dormir). El objetivo de la campaña, ahora conocida como Safe to Sleep® (Seguro para dormir), es reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del bebé (SMSL). La pauta principal es que los bebés estén boca arriba cuando duerman. Dormir o acostarse en la misma posición puede producir una zona plana. Los bebés prematuros, que tienen cráneos más blandos, o los que están hospitalizados por un tiempo prolongado son más vulnerables. Si bien colocar a su bebé boca arriba puede provocar plagiocefalia, sigue siendo la posición más segura para ponerlo a dormir.

Los bebés también pueden nacer con la cabeza aplanada debido a la presión en el útero. Esto es más común en partos múltiples.

La plagiocefalia congénita, o craneosinostosis, es un defecto congénito. Cuando su bebé nace, las suturas en la cabeza deben estar abiertas y blandas. Esto permite que el cráneo continúe creciendo y remodelándose en sus primeros años. Con la craneosinostosis, una o más de las suturas se cierran temprano, afectando la forma de la cabeza de su bebé.

¿Cómo se diagnostica la plagiocefalia?

El cráneo de un bebé recién nacido es naturalmente blando y continuará creciendo y cambiando de forma conforme avanza el tiempo. Como padres, podrán identificar si la cabeza de su bebé no está creciendo o si parece deformada supervisándola regularmente. Su médico también medirá la cabeza de su hijo en los controles de rutina.

Los médicos recomiendan observar la cabeza de su bebé mirándola directamente desde arriba hacia abajo. Si detecta un área aplanada persistente en la cabeza de su bebé, puede supervisar la zona tomando fotografías. Póngase en contacto con su médico si la zona no muestra cambios o empeora.

No se requieren pruebas para diagnosticar el síndrome de cabeza plana. Si su médico sospecha una posible plagiocefalia congénita, puede solicitar pruebas adicionales, como una radiografía.

¿Se puede prevenir o evitar la plagiocefalia?

Existen cosas que puede hacer para ayudar a evitar que su bebé desarrolle una cabeza aplanada. Alterne la posición de la cabeza de su bebé durante el sueño e implemente tiempo supervisado boca abajo cuando esté despierto. También puede usar un colchón o almohada especial que ejerza menos presión sobre la cabeza de su bebé.

La causa de la craneosinostosis es en general desconocida y, por lo tanto, es difícil de prevenir. Estudios recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan factores potenciales que pueden conducir a la craneosinostosis. Estos incluyen la enfermedad de la tiroides, el uso de citrato de clomifeno (un medicamento para la fertilidad) o ciertos síndromes genéticos.

Tratamiento de la plagiocefalia

Según el tipo y el nivel de la afección de su bebé, los médicos pueden recomendar una o más opciones de tratamiento. Debe comenzar el tratamiento a una edad temprana, entre 3 y 18 meses, mientras el cráneo aún se está formando.

El reposicionamiento es una práctica que le enseña cómo alternar regularmente la posición de la cabeza de su bebé. Esto puede prevenir o ayudar a corregir el síndrome de cabeza plana. Las sugerencias para este método incluyen:

  • Planifique mucho tiempo boca abajo, lo cual también ayuda a fortalecer el cuello.
  • Reduzca la cantidad de tiempo que su bebé permanece en una silla de auto, portabebés, columpio, etc.
  • A la hora de alimentarlo, alterne los lados, lo que también puede ayudar a prevenir la tortícolis (músculos torcidos del cuello).
  • Coloque a su bebé en diferentes posiciones en la cuna. Su bebé debe acostarse boca arriba para reducir el SMSL. Sin embargo, debe rotar en qué dirección mira su bebé en su cuna, como hacia la puerta o a la inversa. También puede colocar un móvil sobre la cuna para alentar el movimiento de la cabeza en diferentes direcciones.

Otra opción es la «terapia con casco». Su bebé usará un casco médico durante varios meses para remodelar el cráneo. La tasa de éxito de esta forma de tratamiento es alta.

Los bebés que tienen plagiocefalia congénita o craneosinostosis a menudo requieren cirugía. Esto permite que las placas en la cabeza crezcan y se remodelen, y también alivia la presión sobre el cerebro. Por lo general, este tipo de cirugía se hace antes del primer año de vida. También puede ser necesario el uso de un casco médico. Se pueden requerir tratamientos médicos adicionales si la craneosinostosis es parte de un síndrome genético con otras afecciones.

Vivir con plagiocefalia

Los bebés con síndrome de cabeza plana tienen una alta probabilidad de vivir una vida normal. Pueden superarlo de forma natural o corregirlo con terapia. Es poco probable que cause problemas de crecimiento o de la función cerebral.

Sin embargo, si la plagiocefalia no se trata, los niños corren el riesgo de tener dificultades de desarrollo, neurológicas o psicológicas.

Es probable que los niños que crecen con plagiocefalia severa, como la craneosinostosis, requieran observación médica para manejar problemas actuales o nuevos. También pueden beneficiarse del asesoramiento terapéutico si experimentan problemas de autoestima.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo funciona un casco médico? ¿Es doloroso?
  • ¿El seguro cubre el costo de un casco médico?
  • ¿Puede el síndrome de cabeza plana volver después del tratamiento?