Pseudogota

Descripción general

¿Qué es la pseudogota?

La pseudogota es un tipo de artritis. A veces se la llama enfermedad por depósito de cristales de pirofosfato de calcio dihidratado. Esta afección provoca hinchazón dolorosa en una o más de las articulaciones. Puede provocar daño en las articulaciones si no se trata.

La pseudogota es similar a una afección que se llama gota. Sin embargo, la gota afecta, por lo general, la articulación del dedo gordo del pie. Por lo general, la pseudogota afecta articulaciones más grandes, como las rodillas. Además, la pseudogota es provocada por la acumulación de cristales de pirofosfato de calcio dihidratado en las articulaciones, en tanto que la gota es provocada por una acumulación de ácido úrico.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la pseudogota?

La pseudogota provoca dolor, hinchazón, rigidez y sensación de calor en articulaciones grandes. En la mayoría de los casos, afecta las rodillas, pero también puede afectar los codos, los tobillos, las muñecas, los hombros o las manos. Los ataques de pseudogota pueden ser repentinos y es posible que los síntomas duren días o semanas. Algunas personas que tienen pseudogota no tienen ningún síntoma entre los ataques. En otros casos, la pseudogota puede provocar dolor y molestias constantes. Este tipo crónico (duradero) de pseudogota puede parecer similar a la osteoartritis o la artritis reumatoide.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de la pseudogota?

Se desarrolla pseudogota cuando se acumulan depósitos de cristales de pirofosfato de calcio dihidratado en el cartílago (el tejido que protege los huesos) de una articulación. A menudo, se desconoce la causa de esta acumulación. Los cristales luego se liberan en el líquido de la articulación. Esto provoca dolor e hinchazón en las articulaciones.

¿Quién está en riesgo de tener pseudogota?

Los siguientes factores aumentan el riesgo de que una persona tenga pseudogota:

  • Ser mayor de 70 años.

  • Tener antecedentes de pseudogota en la familia.

  • Tener una tiroides hipoactiva (que se llama hipotiroidismo).

  • Tener demasiado hierro en la sangre (que se llama hemocromatosis).

  • Niveles bajos de magnesio.

  • Glándula paratiroides hiperactiva (que se llama hiperparatiroidismo).

  • Tener demasiado calcio en la sangre (que se llama hipercalcemia).

  • Osteoartritis.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica la pseudogota?

Es posible que su médico le extraiga líquido de la articulación para detectar los cristales que provocan la pseudogota. Las radiografías pueden mostrar si hay acumulación de cristales o signos de daño en las articulaciones. Es probable que su médico quiera descartar otras causas posibles de los síntomas, como la gota o la artritis reumatoide.

Tratamiento

¿Cómo se trata la pseudogota?

Es posible que su médico le sugiera que use un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (que se llama AINE), como el ibuprofeno (dos marcas: Advil, Motrin) o naproxeno (una marca: Aleve), para tratar el dolor y la hinchazón. Para los ataques intensos, es posible que su médico le recete un AINE de concentración recetada, como la indometacina. Para las personas que no pueden tomar AINE, podría usarse un medicamento de venta con receta que se llama colchicina para reducir el dolor y la hinchazón.

Las personas que tienen problemas en los riñones o antecedentes de úlceras estomacales y las personas que toman anticoagulantes no pueden tomar medicamentos antiinflamatorios. En estos casos, el médico podría inyectarle cortisona en la articulación afectada. La cortisona es un tipo de corticosteroide que reduce el dolor y la hinchazón.

Su médico podría drenar el líquido de la articulación para aliviar los síntomas. Este método se llama aspiración articular. A menudo se usa con inyecciones de cortisona.

Es posible que su médico le recomiende que limite la actividad física mientras tiene síntomas de un ataque de pseudogota.

Si las articulaciones se ven muy dañadas por la pseudogota, podría ser necesario realizar una cirugía para repararlas o reemplazarlas.

Prevención

¿Cómo puedo prevenir los ataques de pseudogota?

El tratamiento puede aliviar los síntomas de la pseudogota y retrasar o prevenir el daño de las articulaciones. Desafortunadamente, no existe un tratamiento que pueda deshacerse de los depósitos de cristales que provocan la pseudogota. Tomar dosis bajas de colchicina podría ayudar a reducir su riesgo de tener ataques futuros. Su médico puede hablar con usted sobre los riesgos y los beneficios de tomar este medicamento.

Si lo que le provocó pseudogota fue otra afección, como un problema de la tiroides, tratar esa afección podría ayudar a hacer que los síntomas de la pseudogota sean menos graves.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Qué tratamiento es mejor para mí?

  • ¿Cuándo puedo esperar que mis síntomas mejoren?

  • ¿Estoy en riesgo de tener daño en las articulaciones a largo plazo?

  • ¿Estoy en riesgo de tener otros tipos de artritis?

  • ¿Qué cambios en el estilo de vida puedo hacer en el hogar para aliviar el dolor y retrasar el daño en las articulaciones?