Pleuresía (pleuritis)

Última actualización enero 2021 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Deepak S. Patel, MD, FAAFP, FACSM

¿Qué es la pleuresía?

La pleuresía es una afección médica que afecta el revestimiento de los pulmones y el pecho. El revestimiento puede inflamarse o irritarse. Esto sucede cuando se acumula un exceso de líquido en la «cavidad pleural». En general, hay una pequeña cantidad de líquido en el espacio, lo cual es normal.

Síntomas de la pleuresía

El síntoma principal de la pleuresía es el dolor de pecho, que puede ser agudo y repentino. Es doloroso toser o respirar profundamente. El dolor de pecho continuo es común, al igual que la dificultad para respirar. Podría desarrollar fiebre u otros dolores; otros síntomas dependen de la causa de la pleuresía.

¿Qué causa la pleuresía?

La pleuresía a menudo es causada por una infección. La infección puede ser viral (gripe), pero podría ser bacteriana (neumonía o tuberculosis). Otras causas incluyen:

  • Enfermedad relacionada con el cáncer de pulmón.» rel=»tooltip»>asbesto (por exposición en el hogar o el trabajo)
  • Ciertos cánceres (pulmón, linfoma y mesotelioma)
  • Trauma torácico
  • Un coágulo de sangre que viaja al pulmón
  • Artritis reumatoide
  • Lupus (un trastorno autoinmune)

¿Cómo se diagnostica la pleuresía?

Comuníquese con su médico si tiene síntomas de pleuresía. El médico le hará un examen físico y le preguntará sobre su historial médico. Además, le auscultará los pulmones con un estetoscopio. De esta forma puede escuchar cómo roza el revestimiento. Según estos resultados, su médico puede solicitar varias pruebas. Estas incluyen:

  • Análisis de sangre. Puede aparecer una infección en la sangre. Esta prueba también puede detectar trastornos autoinmunes, que incluyen incluye artritis reumatoide o lupus. La pleuresía podría ser un síntoma de ambas afecciones.
  • Radiografía. Su médico puede realizar una radiografía para obtener una imagen del pecho. Esto mostrará si hay algo en el espacio entre el revestimiento y el pecho; puede haber aire o gas en ese espacio. Esta condición se llama neumotórax. Una enfermedad pulmonar o una lesión pulmonar pueden causar esta afección.
  • Ecografía. Su médico puede usar ondas sonoras para obtener una imagen del pecho que permite detectar un derrame pleural. Puede contraer esto cuando se acumula líquido en la cavidad pleural.
  • Tomografía computarizada (TC). Este procedimiento busca otras causas de pleuresía. Una TC de tórax puede encontrar un coágulo de sangre en el pulmón. Esta afección se llama embolia pulmonar. También podría encontrar un hemotórax, que ocurre cuando la sangre ingresa a la cavidad pleural. Puede ser causada por una lesión en el pecho, una cirugía de pecho o un cáncer de pulmón.
  • Electrocardiograma (ECG o EKG). Esta prueba ayudará a su médico a descartar problemas o defectos cardíacos.
  • Eliminación de fluidos. Este es un procedimiento que puede realizarse en el consultorio de su médico, la sala de emergencias o un centro quirúrgico. El médico aplicará un medicamento anestésico en la piel alrededor de los músculos del pecho, y luego insertará una pequeña aguja en el área para recolectar líquido. Esa muestra se enviará a un laboratorio.

¿Se puede prevenir o evitar la pleuresía?

El tratamiento de una infección bacteriana (temprano) puede prevenir la pleuresía. Es más difícil tratar una infección viral. Encontrar y tratar otras causas de pleuresía puede ayudar.

Tratamiento de la pleuresía

El tratamiento de la pleuresía depende de la causa subyacente. Su médico puede recetarle un antibiótico para tratar una infección bacteriana. Es posible que le recete un medicamento antiviral si tiene una infección viral. Para la mayoría de las infecciones virales, la infección tendrá que seguir su curso. Si su pleuresía es causada por otro motivo, su médico tratará ese motivo determinado. Puede aliviar los síntomas con medicamentos de venta libre. Acetaminofén (una marca: Tylenol) o ibuprofeno (dos marcas: Advil, Motrin) pueden reducir el dolor y la inflamación. El jarabe para la tos puede controlar la tos excesiva. Sin embargo, no deje de toser. Esto puede provocar neumonía. El reposo (acostado sobre el lado doloroso) puede ayudar. En casos raros, puede ser necesaria una cirugía para eliminar la acumulación de líquido.

Vivir con pleuresía

La incomodidad es el factor principal respecto de vivir con pleuresía. Sentirá dolor continuo hasta que la infección desaparezca o se trate otra causa. Intente relajarse y tomarse las cosas con calma mientras tiene pleuresía. No realice ninguna actividad que le genere una respiración rápida o una tos excesiva.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo saber si se trata de pleuresía o de un resfriado común?
  • ¿Cuándo debo ver a mi médico?
  • ¿Quién tiene más probabilidades de tener pleuresía?
  • Si la obtuve una vez, ¿es más probable que vuelva a tenerla?