Pie equinovaro

¿Qué es el pie equinovaro?

El pie equinovaro es una afección congénita (presente al nacer) que hace que el pie del bebé se voltee hacia adentro o hacia abajo. Puede ser leve o grave y ocurrir en uno o ambos pies. En los bebés que tienen pie equinovaro, los tendones que conectan los músculos de las piernas con el talón son demasiado cortos. Estos tendones tirantes hacen que el pie se gire de manera antinatural.

El pie equinovaro es uno de los defectos congénitos más comunes. Se presenta en aproximadamente 1 de cada 1.000 bebés nacidos en los EE.UU. y afecta más a niños que niñas. De hecho, los niños tienen el doble de probabilidades de nacer con pie equinovaro.

Por lo general, los bebés nacidos con pie equinovaro están sanos y no tienen otros problemas de salud. En un pequeño porcentaje de los nacimientos, se produce como parte de una enfermedad más grave, como la espina bífida.

Tenga en cuenta que el pie equinovaro no es una afección dolorosa para su bebé. La mayoría de las veces, el pie equinovaro se puede corregir mientras su hijo todavía es bebé. El tratamiento debe comenzar una o dos semanas después del nacimiento. Los métodos de corrección van desde manipular manualmente los pies a lo largo del tiempo hasta la reparación quirúrgica del pie.

Existe una alta tasa de éxito en el tratamiento del pie equinovaro. Después de la corrección, su hijo debería poder realizar actividades físicas varias y llevar una vida normal. Los niños que no reciben tratamiento del pie equinovaro no podrán caminar normalmente. Sus pies permanecerán deformados.

¿Cuáles son los síntomas del pie equinovaro?

Los síntomas del pie equinovaro varían, pero son fáciles de identificar por un profesional médico. El pie equinovaro puede ser más difícil de detectar si usted es padre primerizo y si la condición no es grave.

Algunos son:

  • El pie se gira hacia adentro y hacia abajo, con los dedos apuntando hacia el otro pie.
  • El pie equinovaro puede ser más pequeño que el otro pie (hasta ½ pulgada más corto).
  • El talón en el pie equinovaro puede ser más pequeño de lo normal.
  • En casos graves, el pie equinovaro puede estar rotado hacia arriba.
  • El músculo de la pantorrilla de la pierna que tiene el pie equinovaro será ligeramente más pequeño.

¿Qué causa el pie equinovaro?

Los médicos no están seguros sobre la causa del pie equinovaro. Cierta evidencia sugiere que existe un vínculo genético. Esto significa que se hereda de padres a hijos. Además, si usted ya tiene un hijo que nació con pie equinovaro, su próximo hijo tiene un mayor riesgo de tener pie equinovaro.

Asimismo, hay investigaciones que sugieren que el pie equinovaro es más común en los bebés cuyas madres fumaron o consumieron drogas recreativas (drogas callejeras) durante el embarazo. Esto es especialmente cierto si ya hay antecedentes familiares de pie equinovaro. Además, podría existir una relación entre la baja cantidad de líquido amniótico y el pie equinovaro. El líquido amniótico es el líquido que rodea al feto en el útero.

Si usted está embarazada y tiene antecedentes familiares de pie equinovaro, es posible que desee consultar a un asesor genético. Un asesor genético podrá darle más información sobre las posibilidades de que su bebé tenga pie equinovaro.

¿Cómo se diagnostica el pie equinovaro?

En la mayoría de los casos, el pie equinovaro se diagnostica después de que su bebé nace. Su médico podrá identificar el pie equinovaro según la apariencia inicial de los pies de su bebé. A veces, después de una inspección visual de los pies, también puede ordenar una radiografía para confirmar el diagnóstico.

El pie equinovaro también puede detectarse en el útero (mientras el bebé todavía está en el útero de la madre) durante una ecografía. La ecografía es un tipo de imagen utilizada para ver a los bebés en el útero. Forma parte de los controles de rutina que una mujer se realice una ecografía durante el embarazo para confirmar el crecimiento y el desarrollo del bebé.

Aunque el pie equinovaro se descubra en el útero, no hay nada que hacer para corregirlo hasta después de que nazca el bebé.

¿Se puede prevenir o evitar el pie equinovaro?

No se puede prevenir el pie equinovaro, ya que se desconoce su causa. Para reducir el riesgo de pie equinovaro, se recomienda no fumar ni consumir drogas recreativas si está embarazada.

Tratamiento del pie equinovaro

Existen dos métodos principales de tratar el pie equinovaro. Uno implica realizar estiramientos para corregir la forma del pie. El otro consiste en realizar una cirugía. La mayoría de los casos de pie equinovaro pueden tratarse con éxito sin necesidad de cirugía.

Para la mayoría de los bebés, el estiramiento y la remodelación del pie constituyen la mejor opción de tratamiento. Existen algunas técnicas fiables para tratar el pie equinovaro con estiramientos. La más utilizada es el método Ponseti. Generalmente, el tratamiento se inicia tan pronto como sea posible después del nacimiento, por lo general dentro de la primera semana de vida. Este es el mejor momento, y el más conveniente, para cambiar la forma del pie.

El método Ponseti

Con este método, los estiramientos se realizan en combinación con un yeso. Su médico (o un especialista en ortopedia) estirará el pie de su bebé hacia la posición correcta y luego colocará un yeso para mantenerlo allí. Cada semana, más o menos, el médico retirará el yeso, estirará más el pie hacia la posición correcta, y volverá a enyesarlo. Esto continuará hasta que el pie se encuentre por completo en la posición correcta (generalmente toma varios meses).

A veces, el médico también tendrá que cortar una parte del tendón de Aquiles que conecta el talón de su bebé con el músculo de la pantorrilla. Este procedimiento permitirá que los tendones crezcan hasta alcanzar una longitud normal. Si esto es necesario, el médico hará el corte antes de ponerse el yeso final a su bebé.

Una vez que se haya retirado el yeso final, es probable que su bebé tenga que usar zapatos especiales y, posiblemente, un aparato ortopédico. Sin embargo, no tendrá que usar estos elementos para siempre. Podría usarlos desde varios meses hasta unos pocos años. También tendrá que seguir haciendo ejercicios de estiramiento con su bebé.

Cirugía

Cuando el pie equinovaro es grave, la cirugía suele ser la mejor opción para su bebé. El cirujano (normalmente un cirujano ortopédico) trabajará para alargar los tendones de los pies y, tal vez, también necesite realinear los huesos y las articulaciones.

Después de la cirugía, su bebé probablemente también deba usar un yeso durante unos meses. Su médico también puede recetar zapatos especiales y un aparato ortopédico para su bebé una vez que se haya retirado el yeso.

En casos raros, el pie equinovaro no puede corregirse por completo. No obstante, la mayoría de las veces, los bebés que tenían pie equinovaro y recibieron tratamiento pueden llevar una vida activa a medida que crecen.

Vivir con pie equinovaro

Si el pie equinovaro de su hijo no se trata, no podrá caminar normalmente. A veces es posible caminar con pie equinovaro, pero resulta muy difícil. Los niños que tienen pies equinovaros tienden a caminar apoyándose en los lados de los pies. Esto puede causar grandes callos y dolor crónico.

A medida que su hijo crezca, tener pie equinovaro implicará llevar un estilo de vida menos activo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Si yo tuve pie equinovaro, ¿qué probabilidades hay de que mi bebé vaya a tenerlo?
  • ¿Qué tipo de atención de seguimiento necesitará mi bebé?
  • ¿Mi bebé podrá usar los pies plenamente después del tratamiento?
  • ¿Mi hijo podrá hacer deporte?
  • ¿Existen efectos secundarios a largo plazo por tener un pie equinovaro que se haya tratado?