Pesadillas y terrores nocturnos en los niños

Descripción general

¿Qué son las pesadillas?

Las pesadillas son sueños que producen miedo. La mayoría de los niños las tienen cada tanto. La mayoría de las pesadillas suceden muy tarde en el período de sueño (por lo general, entre las 4 a.m. y las 6 a.m.). Es posible que su hijo se despierte y vaya con usted para que lo consuele. Por lo general, su hijo podrá decirle qué sucedió en el sueño y por qué le produjo miedo. Es posible que su hijo tenga problemas para volver a dormirse. Su hijo podría volver a tener el mismo sueño otras noches.

¿Qué son los terrores nocturnos?

Algunos niños tienen un tipo de sueño distinto que produce miedo, que se llama "terror nocturno". Los terrores nocturnos se producen durante el sueño profundo (por lo general, entre la 1 a.m. y las 3 a.m.). Un niño que tenga un terror nocturno, a menudo, se despertará gritando. Es posible que sude y respire rápido. Es posible que las pupilas de su hijo (el centro de color negro del ojo) se vean más grandes que lo normal. En este momento, es posible que su hijo todavía esté dormido con los ojos abiertos. Estará confundido y podría no contestar cuando le pregunte qué sucede. Es posible que sea difícil despertar a su hijo. Cuando su hijo despierte, por lo general, no recordará qué sucedió. Es posible que los niños que tienen terrores nocturnos también caminen dormidos.

¿Mi hijo continuará teniendo pesadillas o terrores nocturnos?

Las pesadillas y los terrores nocturnos no se producen con tanta frecuencia a medida que los niños crecen. A menudo, las pesadillas y los terrores nocturnos se detienen por completo cuando su hijo es adolescente. Sin embargo, es posible que algunas personas, en especial aquellas que tienen imaginaciones activas y son creativas, continúen teniendo pesadillas y terrores nocturnos cuando son adultos.

Causas y factores de riesgo

¿Cuándo debo preocuparme por las pesadillas o los terrores nocturnos?

Por lo general, las pesadillas y los terrores nocturnos en los niños no están provocados por enfermedades mentales ni físicas. A menudo, las pesadillas se producen después de un evento físico o emocional estresante. En los primeros 6 meses después del evento, un niño podría tener pesadillas mientras se acostumbra a lo que sucedió en el evento. Si las pesadillas o los terrores nocturnos continúan sucediendo y perturban el sueño de su hijo, pueden afectar la capacidad de su hijo de funcionar durante el día. Hable con su médico sobre si el tratamiento ayudará a su hijo.

Tratamiento

¿Qué debo hacer?

Si su hijo tiene terrores nocturnos, hable con él con calma y suavemente, e intente que vuelva a la cama. No grite ni agite a su hijo.

Los terrores nocturnos y el sonambulismo requieren que proteja a su hijo durante el sueño. Asegúrese de que su hogar sea seguro (utilice puertas de seguridad para niños pequeños en escaleras y no utilice literas para niños que tienen pesadillas o terrores nocturnos a menudo). Hable con su médico si su hijo alguna vez se lastima mientras duerme. Es posible que su médico desee estudiar a su hijo durante el sueño.

Consejos para ayudar a su hijo a dormir mejor

  • Siga una rutina regular antes de acostarse. Actividades agradables, como leer, podrían ayudar a su hijo a relajarse.

  • La fatiga podría contribuir a los terrores nocturnos. Asegúrese de que su hijo duerma lo suficiente cada noche.

  • Si su hijo está estresado o ansioso, hable sobre lo que lo esté estresando. Juntos, intenten crear un plan para manejar el estrés.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Por qué mi hijo está teniendo pesadillas y terrores nocturnos?

  • ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar a mi hijo?

  • ¿Debo hablar con mi hijo sobre las pesadillas o los terrores nocturnos?

  • ¿Debo cerrar la puerta de mi hijo por la noche por protección?

  • ¿Ayudaría si duermo en la habitación de mi hijo?

  • ¿Existe algún tratamiento que podríamos intentar?

Las Citas

  • Nightmares and Disorders of Dreaming by JF Pagel, MD( 04/01/00, http://www.aafp.org/afp/20000401/2037.html)