Parálisis cerebral

Parálisis cerebral

¿Qué es la parálisis cerebral?

La parálisis cerebral (PC) es un grupo de trastornos neurológicos (cerebrales). Estos afectan los movimientos corporales y la coordinación de los músculos. Suele manifestarse durante la lactancia o la primera infancia, a medida que se desarrolla el cerebro. Los niños con PC pueden tener los músculos rígidos o débiles. Esto puede hacer que realicen movimientos musculares inusuales. Es posible que los bebés con PC tarden más de lo habitual en empezar a darse vuelta, sentarse, gatear o caminar.

La PC puede ser leve o grave. Un niño con una PC leve puede tener movimientos extraños, pero es posible que necesite poca ayuda o ninguna. Es posible que un niño con una PC grave no pueda caminar. Puede tener dificultades para hablar y, quizá, necesite atención y asistencia de por vida.

Hay tres clases generales de PC:

  • La PC espástica es la forma más común. Hace que los músculos se pongan rígidos y dificulta el movimiento. Esta PC puede afectar un solo lado del cuerpo, solo las piernas o todo el cuerpo. Esto depende de la clase y la gravedad de la PC espástica.
  • La PC discinética provoca movimientos corporales descontrolados. Estos movimientos pueden ser lentos o rápidos y bruscos. Este tipo de PC afecta a todo el cuerpo.
  • La PC atáxica afecta al equilibrio, la coordinación y la percepción de la profundidad. Esta es la forma menos común de PC.

Algunos niños muestran signos de tener más de una clase de PC. A esto se lo denomina “forma mixta de PC”.

Muchos niños con PC también sufren otras enfermedades. Entre las más comunes, están las siguientes:

  • discapacidad intelectual o dificultades del aprendizaje
  • convulsiones
  • retraso en el crecimiento y el desarrollo
  • deformidades espinales
  • pérdida visual o auditiva
  • trastornos del habla
  • infecciones y enfermedades prolongadas.

Síntomas de la PC

Los niños con PC manifiestan una gran variedad de síntomas. Estos síntomas, por lo general, no empeoran con el paso del tiempo. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • músculos rígidos o demasiado flojos
  • movimientos descontrolados
  • falta de coordinación
  • dificultad para caminar (por ejemplo, que arrastre un pie o una pierna)
  • dificultad para controlar la motricidad fina (por ejemplo, dificultad para escribir o abotonarse una camisa)
  • dificultad para hablar, tragar o comer
  • babeo excesivo
  • convulsiones.

Los signos de la PC suelen aparecer en los primeros meses de vida del bebé. A menudo, son señales de retraso en el desarrollo. Esto significa que no alcanzan los logros en el desarrollo en el momento típico. Estos logros incluyen aprender a darse vuelta, sentarse, gatear o caminar.

¿Qué ocasiona la PC?

La PC es ocasionada por un desarrollo anormal del cerebro o una lesión cerebral. El daño cerebral puede producirse antes de que nazca el niño. También puede ocurrir durante el parto o en los primeros años de vida. En la mayor parte de los casos, la PC está presente en el nacimiento.

Por lo general, el cerebro le envía mensajes al cuerpo para indicarle exactamente cómo y cuándo moverse. Los niños con PC tienen dañada la parte del cerebro que envía estos mensajes. Esto afecta la manera en la que un niño con PC habla, camina y se mueve.

Determinadas infecciones en la madre embarazada pueden aumentar el riesgo de daño cerebral en el bebé en desarrollo y ocasionar PC. Entre ellas, se encuentran la rubeola y la varicela. En ocasiones, el cerebro de un bebé no se desarrolla de forma adecuada en el útero. Esta puede ser otra causa de PC. Los médicos no saben con certeza por qué sucede esto. En algunos casos, se la puede relacionar con la exposición de la madre a determinadas sustancias tóxicas.

Un trabajo de parto o un parto difíciles pueden causar PC. Esto puede ocurrir si hay falta de oxígeno en el cerebro del bebé durante el parto. La ictericia grave sin tratar en los recién nacidos también puede ocasionar PC.

La meningitis o la encefalitis viral en niños también puede provocar PC. La meningitis provoca la inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. La encefalitis viral causa inflamación del cerebro.

Otra causa de la PC pueden ser las lesiones cerebrales durante los primeros meses o años de vida. Esas pueden producirse por un accidente o porque el niño fue sacudido.

En muchos casos, nunca se encuentra la causa de la PC de un niño.

Factores de riesgo

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de un bebé de sufrir PC. Los factores de riesgo son los siguientes:

  • Infección en la madre durante el embarazo, como la rubeola.
  • Problemas con la circulación sanguínea en el cerebro antes del parto.
  • Desarrollo cerebral anormal.
  • Nacimientos prematuros o bajo peso al nacer.
  • Bebés en posición de nalgas en el comienzo del trabajo de parto.
  • Trabajo de parto y parto complicados, o parto múltiple.
  • Exposición de la madre a sustancias tóxicas.
  • Ictericia grave en recién nacidos.
  • Infecciones del bebé después del parto, como la meningitis bacteriana.
  • Lesiones en la cabeza después del parto.

¿Cómo se diagnostica la PC?

La PC se suele diagnosticar en los primeros dos años de vida del niño. Su médico examinará los músculos, la postura y los reflejos de su hijo. Le hará preguntas sobre el desarrollo físico de su hijo. Es posible que realice un seguimiento de su hijo durante un tiempo para registrar su crecimiento y desarrollo. Además, el médico podría solicitar pruebas especiales, como una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Se realizan para ayudar al médico a determinar si hay daño en el cerebro. Estas pruebas también pueden ser útiles para que el médico determine si los síntomas de su hijo son consecuencia de otro trastorno.

Es posible que los niños con síntomas más leves no reciban un diagnóstico hasta los 4 o 5 años.

¿Se puede prevenir o evitar la PC?

Algunos casos de PC no se pueden evitar. Son el resultado de complicaciones que se presentan durante el embarazo o el parto, y no pudieron preverse.

La mejor manera de prevenir la PC es tomar medidas para reducir los factores de riesgo. Para hacerlo, puede tomar estas medidas:

  • Mantener su salud física durante el embarazo. Por ejemplo, tener una dieta saludable, hacer ejercicio y descansar bien.
  • Tomar ácido fólico. Se ha demostrado que previene el nacimiento prematuro, que está relacionado con la PC.
  • Asistir a todas las consultas médicas prenatales. Dígale a su médico si siente que algo no anda bien.
  • Evite los hábitos poco saludables. Por ejemplo, beber alcohol, fumar o consumir drogas.
  • Observar al bebé después del parto para detectar ictericia. La ictericia sin tratar (piel de color amarillo) puede provocar PC.
  • Manténgase al día con las vacunas de su bebé. Algunas enfermedades evitables, como la rubeola (sarampión alemán), pueden ocasionar PC.
  • Evite lesiones o accidentes potenciales. Coloque el cinturón de seguridad de su hijo en el asiento de forma segura cuando viajen en automóvil. No sacuda a su bebé en ninguna circunstancia. Esto puede ocasionar una lesión cerebral que puede ocasionar PC. Asegúrese de que las personas que cuiden al bebé sean de confianza y no sacudan o lastimen a su bebé.

Tratamiento de la PC

No hay cura para la PC. Si su hijo tiene PC, el médico podrá ayudarlo a elaborar un plan de tratamiento. El tratamiento debería mejorar sus habilidades. El plan puede contemplar lo siguiente:

  • Fisioterapia:Hacer ejercicio y entrenamiento muscular ayudará a su hijo con el equilibrio, la flexibilidad, la coordinación y la fuerza. También puede contribuir a que su hijo aprenda a usar dispositivos de asistencia. Por ejemplo, muletas, aparatos ortopédicos, férulas o una silla de ruedas si es necesario.
  • Fonoaudiología:Un fonoaudiólogo puede ayudar a su hijo a hablar, usar lenguaje de señas, tragar y comer.
  • Terapia ocupacional:Le enseña a su hijo cómo ocuparse de sí mismo. Puede ser útil para que su hijo realice actividades cotidianas en la escuela o en el hogar. También permite que su hijo aprenda o mejore las habilidades de motricidad fina, como escribir.
  • Medicamentos:Es posible que el médico le recete relajantes musculares para aliviar la rigidez muscular. Si el niño tiene convulsiones, el médico podría sugerir que tome anticonvulsivos.
  • Cirugía:Los músculos o los tendones de su hijo pueden estar muy rígidos. Esto restringe la amplitud de movimiento en los brazos y las piernas. En estos casos, el médico podría recomendar una cirugía.

Vivir con PC

Muchas personas con PC están en tratamiento durante gran parte de su vida. Algunos usan otros métodos para controlar la enfermedad. Los dispositivos ortóticos estabilizan el movimiento. Entre ellos, se destacan los aparatos ortopédicos, las plataformas, las sillas especiales, los andadores o los scooters eléctricos. Se han diseñado numerosos dispositivos de asistencia para las personas con PC y otras enfermedades que provocan discapacidades. Algunos ejemplos son computadoras, software, sintetizadores de voz y libros con imágenes para ayudar con la comunicación.

Muchos padres prueban la medicina complementaria y alternativa (MCA) para sus niños. Si bien la FDA no ha aprobado estas terapias, algunos padres han notificado resultados positivos. Estas son algunas de las terapias alternativas:

  • terapia con oxígeno hiperbárico
  • estimulación eléctrica
  • estrategias de aprendizaje especializadas
  • terapia de células madre.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Dónde puedo obtener apoyo y asistencia en mi comunidad?
  • ¿Podrá mi hijo asistir a la escuela?
  • ¿Qué clase de equipo especial necesito en mi casa?
  • ¿Podrá mi hijo aprender a hablar?
  • ¿Podrá mi hijo caminar sin ayuda algún día?
  • ¿Podrá mi hijo vivir de forma independiente algún día?

Anuncio