Osteoartritis

La artritis es la inflamación (hinchazón) de las articulaciones. Causa dolor y con frecuencia limita el movimiento de las articulaciones afectadas. Existen muchos tipos de artritis. La osteoartritis es el tipo más común.

¿Qué es la osteoartritis?

La osteoartritis a veces se denomina enfermedad articular degenerativa o artritis por “desgaste”. Puede afectar cualquier articulación de su cuerpo. Con mayor frecuencia ocurre en las manos, las caderas y las rodillas. Causa el desgaste de la capa amortiguadora entre los huesos (llamada cartílago). Esto sucede lentamente y en general empeora con el tiempo.

Síntomas de la osteoartritis

Los síntomas más comunes de la osteoartritis incluyen:

  • dolor en la articulación;
  • rigidez en la articulación, especialmente después de no moverse, como después de dormir o sentarse;
  • hinchazón y sensibilidad en la articulación;
  • un chasquido al mover la articulación;
  • disminución del rango de movimiento en la articulación.

¿Qué causa la osteoartritis?

La causa exacta de la osteoartritis no se conoce. Puede ser hereditaria, lo que significa que se presenta en una misma familia. Las personas que practican deportes pueden desarrollarla porque los deportes pueden afectar mucho las articulaciones. Sin embargo, en la mayoría de las personas, parece estar relacionado con el desgaste que sufren las articulaciones a lo largo de los años.

¿Qué sucede cuando se afecta una articulación?

Normalmente, una capa lisa de cartílago actúa como una almohadilla entre los huesos de una articulación. El cartílago ayuda a que la articulación se mueva con facilidad y comodidad. En algunas personas, el cartílago se estrecha a medida que se usan las articulaciones. Este es el comienzo de la artrosis. Con el tiempo, el cartílago se desgasta y los huesos se frotan entre sí. El roce causa dolor, hinchazón y disminución del movimiento articular.

Los huesos incluso pueden comenzar a volverse demasiado gruesos en los extremos donde se unen para formar una articulación. Los pedazos de cartílago pueden aflojarse y estorbar el movimiento. Esto también puede causar dolor, inflamación y rigidez.

¿Quién desarrolla osteoartritis?

Existen algunos factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar osteoartritis, que incluyen:

  • Tener sobrepeso u obesidad. El exceso de peso puede empeorar la artritis en las rodillas, las caderas y la columna vertebral.
  • Lesión articular. Las articulaciones que se han lesionado tienen más probabilidades de verse afectadas por la osteoartritis.
  • La osteoartritis es más común en personas mayores porque han estado usando sus articulaciones por más tiempo.
  • Género. Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar osteoartritis que los hombres, especialmente después de los 50 años.
  • Las personas que tienen trabajos que requieren el mismo movimiento una y otra vez están en mayor riesgo.

¿Cómo se diagnostica la osteoartritis?

Su médico le hará preguntas sobre su dolor. Probablemente le preguntará si su dolor articular empeora con la actividad y mejora con el descanso. El médico lo examinará para ver si le cuesta mover la articulación. El médico puede ordenar una radiografía de la articulación que le esté causando problemas para ver qué causa el dolor. Los análisis de sangre pueden ayudar a descartar otras formas de artritis.

¿Se puede prevenir o evitar la artrosis?

No hay mucho que pueda hacer para evitar la osteoartritis a medida que envejece. Lo siguiente puede ayudar:

  • trate de no sobrecargar las articulaciones;
  • intente evitar trabajos o actividades que requieran movimientos repetitivos;
  • mantenga un peso corporal saludable;
  • haga ejercicios de entrenamiento de fuerza para mantener fuertes los músculos alrededor de las articulaciones. Esto es especialmente importante para las articulaciones que soportan peso, como las caderas, las rodillas y los tobillos.

Tratamiento de la osteoartritis

No existe cura para la osteoartritis. Probablemente empeorará con el tiempo. Pero el plan correcto puede ayudarlo a mantenerse activo, proteger las articulaciones del daño, limitar las lesiones y controlar el dolor. El médico le ayudará a crear un plan adecuado para usted. Lo tratará con una combinación de terapias que pueden incluir lo siguiente.

Actividad física

Es importante mantenerse lo más activo posible. Cuando las articulaciones duelen, las personas tienden a no usarlas tanto. Entonces los músculos se debilitan. Esto puede hacer que la articulación funcione con menos eficacia y puede dificultar el movimiento. Esto causa más dolor y el ciclo comienza de nuevo. Hable con el médico sobre las formas de controlar su dolor para que pueda mantenerse activo y evitar este problema.

El ejercicio mantiene los músculos fuertes y lo ayuda a mantenerse flexible. Los ejercicios que no tensan las articulaciones son los mejores. Para evitar el dolor y las lesiones, elija ejercicios de los cuales puedan hacerse pocas repeticiones o durante poco tiempo con un momento de descanso intermedio. Bailar, levantar pesas, nadar y andar en bicicleta son buenos ejercicios para las personas que tienen artritis. Evite las actividades que empeoren su dolor.

El médico también puede indicar terapia física. Esto generalmente incluye ejercicios de fortalecimiento muscular que pueden ayudar a que las articulaciones funcionen mejor y reducir el dolor de artritis.

Medicamentos:

Es probable que su médico le recomiende tomar medicamentos de venta libre para controlar su dolor. Estos son medicamentos que puede comprar sin una receta médica. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) reducen la inflamación y alivian el dolor. Incluyen aspirina, ibuprofeno (una marca: Advil) y naproxeno (una marca: Aleve). Otros analgésicos pueden ayudarlo a sentirse mejor, como el paracetamol (una marca: Tylenol).

El médico también puede recetarle medicamentos. Podrían ser analgésicos recetados o AINE recetados para tratar ciertos tipos de artritis.

Los medicamentos deben usarse sabiamente. Solo necesita la cantidad que lo haga sentir lo suficientemente bien como para seguir moviéndose. El uso excesivo de medicamentos puede aumentar el riesgo de efectos secundarios.

Dispositivos especiales

Los dispositivos de apoyo especiales pueden ayudar a las personas que tienen artritis a mantenerse independientes. Estos dispositivos ayudan a proteger sus articulaciones y lo mantienen en movimiento. Los dispositivos incluyen:

  • bastones;
  • muletas y
  • andadores.

Hable con su médico si cree que un dispositivo especial puede ayudar a su artritis.

Otros tratamientos

A veces la osteoartritis se vuelve grave. Puede causar dolor intenso articular, hinchazón y rigidez. Cuando otras terapias no han funcionado, el médico puede aplicarle una inyección en la articulación. La inyección podría contener analgésicos. Esto puede detener el dolor durante días o semanas. Agregar otro medicamento (llamado corticosteroide) puede mantener alejado el dolor y la inflamación por más tiempo.

Si esto no ayuda lo suficiente, el médico puede hablar con usted acerca de las inyecciones de ácido hialurónico. Sus articulaciones ya contienen ácido hialurónico. Si tiene osteoartritis, ese ácido se estrecha. Cuando esto sucede, no hay suficiente ácido hialurónico para proteger la articulación. Estas inyecciones ponen más ácido hialurónico en la articulación para ayudar a protegerla. Estas inyecciones generalmente solo se usan para la osteoartritis en la rodilla. Desafortunadamente, estas inyecciones no ayudan a todos. Y algunas investigaciones han demostrado que no funcionan. La Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos dice que no puede recomendar el uso de ácido hialurónico para la osteoartritis de la rodilla.

Hable con el médico acerca de las inyecciones para ver si serían una buena opción para usted.

¿Qué hay de la cirugía?

A veces, la osteoartritis es tan grave que se requiere cirugía para aliviar los síntomas. Existen muchas opciones quirúrgicas, que incluyen:

  • Artroscopia Con una pequeña cámara e instrumentos especiales, el cirujano puede ver qué tan dañada está la articulación. Puede eliminar las partes dañadas de la articulación y limpiar la articulación para eliminar cualquier parte suelta que pueda estar causándole dolor. Puede proporcionar alivio temporal del dolor o retrasar la necesidad de otras cirugías.
  • Osteotomía Esta cirugía repone o remodela los huesos en su articulación donde la osteoartritis ha causado daño. Puede desviar el peso de un área dañada o corregir la desalineación articular. Este procedimiento restaura el movimiento articular y alivia el dolor. Las personas que se someten a una osteotomía pueden necesitar una cirugía de reemplazo de articulación en el futuro.
  • Artroplastia Esto también se llama terapia de reemplazo articular. Un cirujano retira la articulación lesionada y la reemplaza por una articulación artificial hecha de metales, plástico o cerámica. Se puede reemplazar toda o parte de la articulación. La terapia de reemplazo articular puede ayudar a poner fin a su dolor y mejorar o restaurar el movimiento articular.

El tipo de cirugía realizada depende de varios factores. Estos incluyen su edad, su nivel de actividad, qué articulación está afectada y qué tan grave es el daño. Hable con el médico para saber qué tipo de cirugía será mejor para usted.

Vivir con osteoartritis

Existen algunas cosas que puede hacer para ayudarlo a manejar su vida cuando tiene osteoartritis. Ellas incluyen:

  • Perder peso si tiene sobrepeso. Esto puede reducir el esfuerzo en las articulaciones, especialmente en las caderas y las rodillas.
  • Hacer ejercicio regularmente por períodos cortos. Esto también puede ayudar a perder peso. Hablar con el médico acerca de un programa de ejercicios seguro para usted.
  • Visitar a un fisioterapeuta, si puede. Su médico puede ayudarlo a encontrar uno.
  • Usar bastón y otros dispositivos especiales para proteger las articulaciones.
  • Evitar levantar cosas pesadas.
  • Evitar sobrecargar las articulaciones.
  • No tirar de los objetos para moverlos; en cambio, empujarlos.
  • Tomar el medicamento de la manera que su médico le indique.
  • Usar terapias de calor y frío para reducir el dolor o la inflamación articular.
  • Considerar tomar suplementos nutricionales, como glucosamina y sulfato de condroitina. Pueden ayudar a mejorar los síntomas en algunas personas.
  • Obtener apoyo. Los grupos de apoyo para la artritis, los programas de autocontrol y los programas de educación para pacientes pueden ayudarlo a aprender sobre el cuidado personal y mejorar su perspectiva.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de artritis tengo?
  • ¿Cómo sabe que es osteoartritis y no otro tipo?
  • ¿Qué lo causó?
  • ¿Qué tipo de tratamiento será mejor para mí?
  • ¿Necesito un analgésico recetado?
  • ¿Empeorará mi artrosis con el tiempo?
  • ¿Necesitaré cirugía?