Neuropatía diabética

¿Qué es la neuropatía diabética?

La neuropatía diabética es un tipo de daño a los nervios que se produce en las personas que tienen diabetes . Este daño dificulta que sus nervios lleven mensajes al cerebro y a otras partes del cuerpo.

Síntomas de la neuropatía diabética

La neuropatía diabética puede causar los siguientes síntomas:

  • Entumecimiento (pérdida de sensibilidad) o un hormigueo doloroso y ardor en partes del cuerpo, especialmente en los pies, piernas y dedos de los pies.
  • Debilidad muscular y dificultad para caminar.
  • Sus pies se curan lentamente cuando usted tiene cortes, llagas o ampollas en ellos. Además, no duelen tanto como cabría esperar.

¿Qué causa la neuropatía diabética?

La diabetes hace que el nivel de azúcar en la sangre sea más alto de lo normal. Con el tiempo, los niveles altos de azúcar en la sangre dañan los vasos sanguíneos y los nervios. Es por eso que las personas que no controlan (o no pueden controlar) muy bien su azúcar en la sangre parecen tener más probabilidades de padecer neuropatía diabética.

Los hombres tienen más probabilidades de tener neuropatía diabética que las mujeres. Los niveles altos de colesterol y fumar también aumentan su riesgo.

¿Cómo se diagnostica la neuropatía diabética?

Su médico o enfermero deben revisarle los pies periódicamente cuando vaya a una consulta. Si usted es diabético y tiene síntomas de neuropatía diabética, su médico realizará un historial médico completo y lo someterá a un examen físico. Si nunca le han diagnosticado diabetes, es posible que su médico le pida primero un análisis de sangre. Se utilizan pruebas de función nerviosa para diagnosticar la neuropatía diabética. Las pruebas de función nerviosa medirán su respuesta a las señales eléctricas, la sensibilidad al tacto y los cambios de temperatura.

¿Se puede prevenir o evitar la neuropatía diabética?

Lo más importante es mantener su azúcar en la sangre bajo control. Tome sus medicamentos y/o insulina exactamente como lo prescribe su médico. Siga una dieta saludable. Si tiene sobrepeso, pídale a su médico que lo ayude a perder peso. Haga mucho ejercicio.

Aquí hay algunas otras formas de proteger sus pies:

  • Lávese los pies todos los días con agua tibia (no caliente) y jabón suave.
  • Seque bien sus pies, especialmente entre los dedos. Use una toalla suave y séquelos suavemente; no los frote.
  • Mantenga la piel de sus pies suave aplicando una pequeña cantidad de crema o loción, especialmente en los talones. Si la piel está agrietada, hable con su médico sobre cómo tratarla.
  • Revise sus pies todos los días. Es posible que necesite un espejo para mirar las plantas de sus pies. Llame a su médico si tiene enrojecimiento, hinchazón, dolor que no desaparece, entumecimiento u hormigueo en cualquier parte del pie.
  • No trate los callos, las callosidades o los juanetes sin consultar primero con su médico.
  • Corte las uñas de los pies en línea recta para evitar uñas encarnadas. Podría ayudar remojar sus uñas de los pies en agua tibia para ablandarlas antes de cortarlas. Lime los bordes de sus uñas de los pies con cuidado.
  • No deje que sus pies estén demasiado calientes o demasiado fríos.
  • No ande descalzo.

Al elegir calzado y calcetines, use estas pautas:

  • No use zapatos sin calcetines.
  • No use sandalias ni otros zapatos con punta abierta.
  • Evite los zapatos de tacón alto y con puntera estrecha.
  • Use calcetines cómodos que no estén muy ajustados. Cámbielos todos los días.
  • No use zapatos incómodos o ajustados que le raspen o le corten los pies. Si ha tenido problemas antes debido a zapatos que no le calzaban bien, es posible que quiera un zapato moldeado a medida.
  • Hable con su médico antes de comprar zapatos o plantillas especiales.
  • Compre zapatos nuevos al final del día, cuando sus pies estén un poco hinchados. Si los zapatos son cómodos cuando sus pies están hinchados, probablemente se sentirán cómodos todo el día.
  • Ablande gradualmente los zapatos nuevos.
  • Cambie los calcetines y los zapatos todos los días.
  • Todos los días mire dentro de sus zapatos para ver si tienen cosas como grava o el interior rasgado. Estas cosas podrían rozar sus pies y provocar ampollas o llagas.

Tratamiento de la neuropatía diabética

No hay cura para la neuropatía diabética. El tratamiento se centra en frenar el desarrollo de la afección. Puede hacer esto controlando los niveles de azúcar en la sangre y haciendo cambios en su estilo de vida. Estos cambios en el estilo de vida no solo ayudan a retrasar el daño en los nervios, sino que también promueven la salud general. Estos incluyen:

  • Seguir una dieta saludable
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Mantener un peso saludable.
  • Controlar la presión arterial.
  • No fumar.
  • Limitar el consumo de alcohol.

El tratamiento para la neuropatía diabética también se enfoca en aliviar el dolor y el malestar. Hay varios medicamentos disponibles que ayudan a aliviar el dolor de la neuropatía. Su médico lo ayudará a decidir cuál es el mejor para usted.

Vivir con neuropatía diabética

Cuidar bien los pies es fundamental cuando se tiene neuropatía diabética. Trate de evitar lesiones en los pies. Haga ejercicio para ayudar a mantener los músculos fuertes. Preste especial atención si ve una grieta o una llaga en cualquiera de sus pies. Mantenga su piel seca. Aplique una pequeña cantidad de loción a sus pies cada día para mantener su piel suave y reducir el agrietamiento. Si tiene algún problema, como aumento del adormecimiento, llagas o uñas encarnadas, informe a su médico de inmediato.

Preguntas para hacerle a su médico

  • No me han diagnosticado diabetes, pero tengo los pies entumecidos y, a veces, con hormigueo. ¿Debo hacerme la prueba de diabetes?
  • ¿Realmente necesito ajustar mi calzado?
  • Si tengo una úlcera en el pie, ¿debo consultar a mi médico inmediatamente o puedo controlarla yo mismo?
  • ¿Podría recomendarme una buena loción para mis pies?
  • ¿Alguna vez mejorará mi neuropatía?
  • ¿Hay algún medicamento que pueda tomar para detener el dolor?