Melasma

¿Qué es el melasma?

El melasma es una afección común de la piel en la que aparecen manchas marrones. El melasma afecta con mayor frecuencia a la piel del rostro. También puede desarrollarse en los antebrazos y el cuello.

El melasma no es una enfermedad grave. Pero puede afectar su apariencia y la forma en que se siente al respecto.

Síntomas del melasma

El cambio en el color de la piel es el único síntoma del melasma. Las manchas marrones no duelen, no pican ni afectan físicamente. Generalmente las manchas tienen un color pardo uniforme y son simétricas. Tienden a aparecer en las mejillas, la frente, la nariz o el labio superior.

¿Qué causa el melasma?

Los médicos no saben exactamente qué causa el melasma. Probablemente suceda cuando las células productoras de color en la piel producen demasiados pigmentos. Cualquiera puede tenerlo, pero es más común entre las mujeres jóvenes. La afección a menudo se asocia con las hormonas femeninas: estrógeno y progesterona. Usted tiene un mayor riesgo de desarrollar melasma si es una mujer que:

  • Toma píldoras anticonceptivas.
  • Sigue una terapia de reemplazo hormonal.
  • Está embarazada. El melasma a menudo aparece durante el embarazo, en el segundo o tercer trimestre. A veces se llama la “máscara del embarazo”.

Estar bajo el sol durante mucho tiempo y con demasiada frecuencia también lo pone en riesgo de padecer esta afección. El melasma es común en personas que viven en climas tropicales. Las personas que tienen la piel más oscura también tienen más probabilidades de contraerlo.

¿Cómo se diagnostica el melasma?

Su médico podrá determinar si tiene melasma al observar su piel. Él puede usar una lámpara especial (llamada lámpara de Wood) que usa luz ultravioleta para un examen más detallado de su piel. En casos raros, es posible que su médico quiera tomar una porción muy pequeña de su piel (biopsia) para asegurarse de que las manchas marrones sean melasma.

¿Se puede prevenir o evitar el melasma?

Dado que los médicos no siempre saben qué causa el melasma, puede ser difícil de prevenir. La mejor manera de evitarlo es utilizar un protector solar de amplio espectro con factor de protección alto todos los días. También debe usar un sombrero de ala ancha para proteger su rostro siempre que se exponga al sol.

Tratamiento del melasma

La mayoría de las personas con melasma no necesitan tratamiento. El melasma puede desaparecer lentamente si deja de tomar píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal. Si apareció melasma durante el embarazo, puede desaparecer unos meses después de que tenga al bebé.

Si el melasma no desaparece o le molesta, puede tratarse. Es probable que su médico le recete una crema que contenga hidroquinona. También pueden usarse cremas que combinan hidroquinona con ácido kójico, ácido azelaico, tretinoína, corticosteroides o ácido glicólico para tratar el melasma. En algunos casos, su médico puede recomendarle un peeling químico, microdermabrasión o tratamiento con láser para ayudar a aclarar las manchas oscuras.

Vivir con melasma

Pueden pasar varios meses antes de que vea los resultados del tratamiento. Es importante seguir las recomendaciones de su médico, incluso si aún no ha visto ninguna mejora.

Es posible que deba seguir tratando su piel incluso después de que su melasma desaparezca. Esto puede ayudar a evitar que regrese. También es importante evitar estar al sol y usar protector solar diariamente. Esto también ayudará a evitar que regrese el melasma.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Por qué desarrollé melasma?
  • ¿Necesito tratamiento?
  • ¿Qué tratamiento es el mejor para mí?
  • ¿Debería dejar de tomar píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal?
  • ¿Mi melasma desaparecerá después de tener a mi bebé?
  • ¿Hay algo que pueda hacer en casa?
  • ¿Se irá el melasma alguna vez?
  • ¿Debo cambiar el maquillaje que uso?
  • ¿Debo evitar estar al aire libre durante largos períodos de tiempo?
  • ¿Qué factor de protección solar recomienda?